Suscriptor digital

De Patoruzú a The Walking Dead: el negocio del cómic siempre se reinventa

Crédito: Mariano Enriquez
Dejaron de ser una propuesta adolescente para ir ganando mercado hasta conquistar públicos de todas las edades y sumar nuevos canales
Marysol Antón
(0)
17 de octubre de 2018  

90.000

Convocatoria

  • Son las personas que participaron de la última edición de ComicCon, el evento que reúne a los coleccionistas y fanáticos del cómic

Lejos están de ser un producto para adolescentes, como se los solía clasificar hasta no hace muchos años. Hoy, niños, jóvenes y adultos muestran su pasión por ellos sin tapujos. Cómics y mangas (la historieta de origen japonés) crecen en el mercado argentino, expandiendo su presencia a través de coleccionables, juegos y replicando el fenómeno en la apertura de comiquerías. También, proliferan grupos en redes sociales que no solo comparten su interés de manera virtual, sino que organizan intercambios y hasta exposiciones. Para dar cuenta del fenómeno basta mencionar que la última Comic Con reunió a más de 90.000 asistentes, y esperan que suceda lo mismo en la próxima, que se realizará en diciembre.

A través de Mercado Libre, en lo que va del año, se vendieron casi 24.000 artículos vinculados a los cómics, mostrando un crecimiento del 31% respecto de 2017; en la facturación la diferencia fue aún mayor: 73%. En la misma plataforma, en la categoría manga, el aumento de productos comprados es del 114% (casi 20.000 unidades), y la facturación se elevó un 149%. Incluso, la firma puede dar cuenta de cuáles son los títulos más demandados: P atoruzú, Gravity Falls, Batman, Watchmen, Star Wars en materia de cómics, y Yaoi, Naruto, Death Note, Detective Connan en cuanto a manga.

Cinco años atrás, cuando se realizó la primera Comic Con, en el predio de Dorrego, ese lugar ya les quedó chico. Era 2013 y 20.000 personas pasaron por la muestra. Actualmente, la feria de cómics y coleccionables ocupa el 100% de Costa Salguero. "El mercado de lectura creció acá y en el mundo, tanto en lectores como en cantidad de títulos. En la Argentina, además, ahora se consiguen más revistas y libros, vas a una librería y en sus estantes ves volúmenes", asegura Roberto Schenone, organizador de la Comic Con.

Con 31 años de experiencia en el tema, Rafael de la Iglesia, fundador del Club del Cómic, da cuenta del camino recorrido. "Estamos viviendo una evolución. A fines de los 80 alquilábamos las revistas porque no se conseguían los títulos y el manga ni se conocía en el país. Actualmente, tenemos editoriales que producen colecciones en el país. De manga se generan unos 30 títulos por mes, un número enorme para nuestro mercado. En Buenos Aires somos más de 20 comiquerías, más que las que tienen ciudades como Manhattan o Barcelona, por ejemplo. Nuestro trabajo fue muy grande en estas décadas, antes el cómic era un producto de nicho y ahora entran al local personas de todas las edades", describe este impulsor del tema.

Por su parte, La Revistería, con cinco locales en Capital Federal, destaca una creciente demanda de historietas en general. En su tienda en la calle Florida, en el centro porteño, cada mes se venden 12.500 publicaciones. "Tenemos 200 m2 llenos de títulos. Nos gusta que la gente entre y que investigue. Por eso, también organizamos eventos con presencia de autores, incluso los que publican solo en internet", cuenta Ricardo Villarreal, encargado del negocio.

Cuadro por cuadro

"Cuando empezamos, dos décadas atrás, nos dijeron que esta era una moda pasajera. Hoy lideramos el mercado", cuenta Javier Heredia, gerente de Producción y Licencias de editorial Ivrea, especializada en manga. Actualmente, la firma lanza unos 25 títulos al mes y tiene en su catálogo arriba de 100 series. "Las novedades venden unos 5000 ejemplares en su primer mes en la calle, y esto sucede porque se diversificaron los lugares donde comprar. También hay un recambio constante del público, están desde los que piden los clásicos ( Dragon Ball y Sailor Moon son dos series que arrastran, incluso son leídos por niños) hasta el que te demanda una colección que está al mismo tiempo lanzándose en Japón", agrega el directivo.

Mientras cada ejemplar de manga ronda los $300, algunos números que están agotados pueden verse publicados en páginas de subastas online en precios superiores a los $1500. "La producción crece exponencialmente cada año, ya sea por reimpresión o por renovación de catálogo", cuenta Heredia.

En el terreno de los cómics, Ovni Press es la empresa que lidera la publicación. Entre sus títulos más buscados están los de Marvel ( Deadpool, Thor), The Walking Dead y los de Cartoon Network. También producen manga, como Attack on Titan, que es uno de los más populares en estos días, tanto que Universal Studios Japan le dedicó una atracción. "Hasta antes de la devaluación lanzábamos 4 títulos por semana, ahora los redujimos a la mitad. No es por baja de demanda, sino porque las licencias y los contratos están en dólares", advierte Fabricio Castellano, director editorial de la compañía.

"De cada título se imprimen unos 5000 ejemplares. Por ejemplo, el volumen uno de The Walking Dead ya se reeditó cinco veces. Los mercados donde más se vende son Buenos Aires, Córdoba y Rosario, por eso estamos trabajando para crecer en el interior", suma Castellano.

Un negocio que se desprende de los cómics es el de los coleccionables. Desde remeras hasta tazas, los objetos que retratan a los personajes más buscados se venden tanto on como offline . En este contexto, existen unos muñecos que han ganado un lugar preponderante en las vidrieras: los Funko Pop, unos cabezones que son demandados tanto por niños como por grandes.

"Mientras a nivel mundial se vive una disminución de la venta de juguetes, que se ve reflejada en quiebras tan importantes como la de Toys R' US, nos encontramos con una marca como Funko, que en 20 años logró posicionarse y estar tanto en jugueterías como en disquerías, tiendas de videojuegos y de cómics. Hoy es la única firma en la bolsa que sigue creciendo. En América Latina se expande anualmente a triple dígito", afirma Gabriela Juárez, Argentina Brand Coordinator de Jvlat, empresa que comercializa la marca en la región. Los Funko tienen tanta demanda que incluso hay grupos en redes sociales, como el que lidera Octavio Pollono, donde 15.000 usuarios de Facebook se intercambian las novedades de estos cabezones, explica el coleccionista que organiza una convención anual para fanáticos como él.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?