Suscriptor digital

Malvinas: el emotivo encuentro de un coleccionista británico que le devolvió a un soldado argentino su casco

Un abrazo fraterno, el del británico y el argentino cuando le entregó el casco de Malvinas
Un abrazo fraterno, el del británico y el argentino cuando le entregó el casco de Malvinas
José María Costa
(0)
18 de octubre de 2018  • 02:17

Alejandro Gorzelany fue uno de los combatientes argentinos de Malvinas que sobrevivió a la guerra. Como todos, entregaron su ropa y armamento tras la rendición.

El soldado , clase 62, recibió a fines de julio pasado un mensaje por Facebook que lo dejó sin palabras. Un escocés, Edward Goodall, lo contactaba para contarle que tenía un casco de la guerra que en su interior llevaba su nombre escrito. Algo que ni el propio Gorzelany recordaba haber hecho.

El escocés es ingeniero de una empresa de helicópteros que era la que le hacía el soporte mecánico desde un barco a los equipos del ejército inglés en la Guerra de Malvinas. Él estuvo en Malvinas asistiendo a los helicópteros y cuando finalizó la guerra, vivió un mes en la isla.

Tras contarle que había comprado el objeto por Internet, le dijo que, si él lo deseaba, le devolvería su casco, ya que no podía quedárselo al conocer que él "era su dueño".

El momento en que Edward le devuelve a Alejandro su casco con el que combatió en Malvinas

01:26
Video

Tres meses después de ese primer contacto virtual, Alejandro y Eduard Goodall se conocieron en Inglaterra y el momento de la entrega del casco fue retratado en una serie de videos.

Abrazados, como si fueran amigos de toda la vida, ambos vivieron un encuentro emotivo. El británico le mostró como hizo para localizarlo y le entregó el casco. "Pasó mucho tiempo desde lo tuviste", le dijo el Goodall a Gorzelany, que decidió volver a ponerse el objeto que lo protegió en los fríos y oscuros días de la guerra.

El exsoldado no pudo contener sus lágrimas y emoción: "Muchísimas gracias", fue la frase que alcanzó a decir el argentino, mientras se volvía a abrazar con ese hombre que lo buscó sin importar las barreras idiomáticas y culturales.

Edward y Alejandro sellaron su amistad en el encuentro en Londres

01:39
Video

"Para mí es un momento muy emocionante. No pensé vivir algo así", agregó Gorzelany cuando recibió otros objetos que el coleccionista había comprado y decidió regalarle junto a una placa que hablaba de la amistad.

Gorzelany no fue con las manos vacías, sino que le llevó un regalo en agradecimiento: una medalla que de un lado tenía el nombre del escosés y del reverso el del soldado argentino.

El emotivo regalo de agradecimiento de Alejandro para Edward

01:23
Video

El relato del encuentro

En diálogo con LA NACION, aún en Europa, Alejandro contó: "Edward se contactó conmigo el 22 de julio. Recibí un mail que él escribió en un traductor. Me preguntaba si yo realmente era Alejandro Gorzelany, si no tenía problemas en recordar la guerra y que él tenía mi casco que se lo había comprado a un coleccionista en Londres".

"La noticia para mí fue impresionante e inesperada a esta altura de mi vida. Me sorprendí mucho y no creía al ciento por ciento que era mi casco. No entendía cómo lo podía haber identificado, no recordaba que le había escrito mi nombre antes de salir para la guerra de Malvinas. Al día siguiente, ya en mi oficina, recibo cinco fotos del casco donde se veía mi nombre escrito en el arnés. Se me caían las lágrimas, saber que alguien que fue un enemigo después de 36 años se haya ocupado de comprar el casco y buscar devolvérmelo, fue muy fuerte ", resumió el exsoldado.

Sobre la espera entre julio y el viaje que comenzó la semana pasada dijo: "La previa se me hizo larga. Yo llegué el 11 de octubre a la ciudad donde vive Edward y su familia. Fue un largo tiempo para entender la razón por la que me contactó. Desde ese primer contacto hasta que pude viajar, me la pasé hablando con él por redes sociales o teléfono, y nos hicimos amigos. Fue una profunda emoción. Sentí una caricia que la vida me dio al corazón y fue una parte que empezó a cerrar la herida y dolor de momentos difíciles que pasamos en Malvinas. Saber que alguien, que fue enemigo tuyo, es buena persona también y siente bronca por lo que hicieron los políticos en ese momento".

"¿Qué significó Malvinas para mí? Hoy veo a un chico de 18 años y es un bebe. Yo era un chico de 18 años que llamó para hacer el servicio militar y fue a una guerra. Como argentino que soy sentí las ganas de querer recuperar algo que es nuestro. Desde el Gobierno que había en ese momento, la población y nosotros mismos, éramos ingenuos de a dónde íbamos. Ellos venían con formación militar, indumentaria y comida adecuada para estar allá. Nosotros, en cambio, estábamos muertos de hambre y frío, maltratados y con falta de instrucción. Yo entré al servicio militar el 12 de marzo de 1982 y me llevaron a Malvinas en abril. Estaba todo mal balanceado. Fue una experiencia con dolor"

Ante la consulta qué representa para él tener el casco de nuevo, contó: "Intenté que no sea algo solo para mí. Con parte de mi batallón, unas 80 personas, nos seguimos viendo una vez al año para cenar y charlar. De estos, con 12 me hice muy amigo y nos vemos constantemente. Significa saber que en el mundo hay personas de buen corazón y que pretenden el bien. Es hermoso saber eso que uno puede compartir con otra gente que tiene ganas de hacer el bien, nada más".

"La reunión fue súper emotiva. Lloré, me abrazó y me emborraché con él porque nos hicimos amigos. Cuando me coloqué el casco sentí una profunda emoción", cerró Alejandro.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?