Suscriptor digital

Paradojas

Víctor Hugo Ghitta
Fuente: AP - Crédito: Edición fotográfica Dante Cosenza
(0)
17 de octubre de 2018  

GELSENKIRCHEN, ALEMANIA.- Cómo no evocar la infancia de nuestros hijos, el instante en que rieron de asombro, las caras de felicidad apretadas contra el cristal, encantados por la cercanía de los animales. Cómo no sonreír al recordar nuestro primer contacto con ellos, seres cuyos nombres desciframos siendo niños (mo-no, le-ón, ji-ra-fa, hi-po-pó-ta-mo) cuando aprendimos las primeras palabras y, lenguaje mediante, empezamos a comprender el mundo. Estos niños serán adultos mañana, y en medio de los agobios de la vida diaria recordarán con melancolía aquella felicidad temprana. Pero la vida tiene sus paradojas: en este zoo de Alemania, como sucede en casi todos los zoológicos del mundo, el oso es un animal en cautiverio, como el resto de las especies. El hombre lo ha encarcelado. ¿Puro candor? Por fortuna, las nuevas generaciones, como ante tantos otros temas, son portadoras de una nueva conciencia.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?