Suscriptor digital

El juez que rechazó detener a Moyano aclaró: "No me van a correr con aprietes"

Luis Carzoglio dijo que no se dejará influenciar
Luis Carzoglio dijo que no se dejará influenciar Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
(0)
16 de octubre de 2018  • 20:17

El juez Luis Carzoglio, quien rechazó detener a Pablo Moyano, dijo hoy que no lo van a "correr con aprietes", en referencia a las amenazas telefónicas que recibió. "Soy imparcial, no me voy a dejar influenciar", dijo en declaraciones a los medios.

El pedido de detención había sido planteado por el fiscal general de Lomas de Zamora Sebastián Scalera, quien tiene a su cargo una investigación por asociación ilícita vinculada a la barra brava de Independiente, club del cual el líder de Camioneros es vicepresidente.

Antes de que se conociera la decisión de Carzoglio, la mujer del juez denunció que recibió dos llamados telefónicos en los que una persona amenazó de muerte a toda la familia del magistrado. "Es verdad, mi señora hoy recibió dos llamados telefónicos a las 11.10 y 11.20 de la mañana amenazándola de muerte a ella y a mí".

El juez de la causa Moyano denunció amenazas

08:08
Video

El juez relacionó las amenazas recibidas a que se había filtrado antes su resolución en la que rechazaba la detención de Moyano. En ese sentido, Carzoglio consideró: "La filtración de la resolución se la adjudico al personal de la fiscalía general de cámara de Lomas de Zamora, que se llevó de acá el expediente. A los 20 minutos ya estaba en las redes la resolución".

"Las amenazas fueron con posterioridad a haber hecho la resolución y cuando había trascendido la resolución", enfatizó Carzoglio.

Por la causa ya fueron detenidos el exdirigente de Independiente Noray Nakis y el jefe de la barra brava, Pablo "Bebote" Álvarez, entre otros barras. Hugo Moyano, presidente del club, también figura como imputado. "El juez se la bancó, ha tenido la suficiente grandeza para no aflojar ante las presiones de funcionarios", dijo hoy Hugo durante un acto frente a una sede de la Secretaría de Trabajo, en Callao al 100, frente a 5000 gremialistas.

A continuación, el juez Carzoglio apuntó contra los medios. Mostró una actitud defensiva, especialmente frente a diversos periodistas y a La Nación y Clarín, que informaron acerca de s us controversiales causas y sus explicaciones pendientes en la Justicia. El juez consideró esas informaciones como una "campaña mediática que se ha realizado en mi contra con el objeto de afectar mi imparcialidad".

Luego, dijo que la información que dieron los medios "únicamente pudieron haber provenido de la Procuración General de la provincia de Buenos Aires", que dirige Julio Conte Grand.

Finalmente, Carzoglio defendió su resolución y afirmó: "A mi como juez no me van a apretar ni perseguir con este tipo de maniobras. En este país se tiene que terminar con los aprietes, las amenazas y con perturbar la acción de la Justicia".

Sobre las fundamentaciones de su resolución, Carzoglio no explicó demasiado. "Es una conferencia de prensa y las pautas las pongo yo - sentenció enfático - el juez habla por sus fallos".

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?