Suscriptor digital

Oportunidades: entre la incertidumbre y Estonia, casos de emprendedores que están moldeando el porvenir

Felipe Kusserow, Carlos Miceli, José Del Rio (LA NACION), Cecilia Mosto y Martín Zuker
Felipe Kusserow, Carlos Miceli, José Del Rio (LA NACION), Cecilia Mosto y Martín Zuker Crédito: Fabián Malavolta
Un restaurante hiperconectado, ser ciudadano digital del país báltico y un servicio para comprar y vender sin tarjeta, entre los proyectos que traen el futuro al presente
Lucila Lopardo
(0)
17 de octubre de 2018  

Incertidumbre. Esa es la palabra que eligen los argentinos para definir el futuro, según un relevamiento realizado por CIO Investigación para LA NACION. "Fue un desafío enorme, porque presentía que iban a salir todos conceptos malos o negativos", reconoció Cecilia Mosto, directora de la consultora. A partir de los resultados, la especialista explicó que existe una disociación entre lo que la sociedad espera del futuro y lo que los líderes de opinión, sobre todo la clase dirigente, transmiten al respecto. "Vivimos una política en la que escuchamos a los dirigentes importantes hablar del pasado. Está anclada, en el mejor de los casos, en el presente, y en el peor de los casos en un pasado lejano", aseguró.

El relevamiento también reflejó que la mitad de los encuestados cree que la Argentina se parecerá más a Chile, mientras que el otro 50%, a Venezuela. Sin embargo, cuando la pregunta se refiere al ideal de país, la mayoría mencionó a Estados Unidos. "El país deseado es con una impronta de mercado, capitalista. Además, preguntamos si en el futuro el modelo en la Argentina sería con mayor intervención del Estado o del sector privado, y en las respuestas prevalece la participación de los privados", agregó Mosto.

Entre los valores a destacar, muchos mencionaron la necesidad de cambiar las formas de trabajar y hablaron más de dinámicas como el home office y el trabajo a distancia. Durante su exposición, Mosto estuvo acompañada de tres emprendedores argentinos que apostaron a la digitalización y la incorporación de tecnología en sus negocios.

Martín Zuker es el cofundador y CEO de IDIoT -Investigación y Desarrollo en Internet of Things- y Foster Nutrition, el primer restaurante inteligente de América Latina. Aunque aplica el modelo de Amazon, Zuker asegura que la idea se le ocurrió hace 10 años, mientras estudiaba en el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA). "En ese momento era extremadamente difícil concretarlo, porque la tecnología era cara", reconoce.

Hoy, se puede ingresar a Foster y almorzar sin tener que interactuar con nadie. Su lema es "tres minutos para pedir, 57 para vos". Foster cuenta con un espacio especialmente ambientado para esto. "Es tipo coworking, con buena conexión de internet, arte y mesas comunitarias", describió. Con respecto al trabajo y su organización, el emprendedor detalló que, en el detrás de escena, hay un chef ejecutivo, un jefe de cocina, ayudantes y empleados encargados de mantenimiento. En el desarrollo se involucraron profesionales que no suelen estar en el mundo gastronómico, como ingenieros informáticos, electrónicos y diseñadores.

"Hoy, nos enfocamos en desarrollar tecnología para mejorar la experiencia del cliente y la administración por parte del comerciante", resaltó Zuker, y bromeó: "Tuve clientes que vinieron durante más de un mes, pero recién después de que incorporé el pago con código QR me dijeron 'acabo de vivir la experiencia más futurista de mi vida'".

Felipe Kusserow es líder de Producto en Nubi, emprendimiento que tiene por objetivo acercar soluciones financieras digitales. "La mitad de la población no tiene acceso a una cuenta bancaria, pero, como contraposición, casi el 80% de la población tiene acceso a internet", diagnosticó. El emprendedor destacó que la posibilidad de generar inclusión financiera no implica solo bajar los costos transaccionales, sino también la posibilidad de incluir financieramente a gente marginada.

Carlos Miceli, fundador de la Escuela de Nuevos Aliados y de Estonia Experience, llegó a Estonia en 2015 y se convirtió en el primer argentino en ser ciudadano digital. Hoy ya son 135, entre los que se encuentra el propio papa Francisco. "Esta movida puso a Estonia en el mapa como país avanzado. Permite que cualquier ciudadano del mundo se haga ciudadano digital y pueda acceder a servicios del gobierno desde cualquier lado del mundo, ya sea crear una empresa, pagar impuestos o firmar contratos", desarrolló.

Hoy, Miceli lleva a gente de todo el mundo a ver startups a Estonia. "Es un país que hasta 1991 era parte de la Unión Soviética, no tenía dinero y eso lo forzó a innovar", describió, y agregó que todas las implementaciones están destinadas a facilitar la vida de los ciudadanos. "Si querés crear una empresa, lo podés hacer en 15 minutos. Lo mismo pasa con la votación. Por ejemplo, podés votar el 15 de agosto desde tu teléfono y hasta el 15 de octubre podés cambiar el voto las veces que quieras", ejemplificó.

Para Miceli, Estonia es el ejemplo vivo de cómo una crisis puede unir a un país y llevarlo en la misma dirección. "Hoy, en la Argentina estamos divididos, pero las ganas de innovar están", comentó, y destacó que en Neuquén se encuentra el único caso de implementación del gobierno digital en América Latina. "Las ciudades que van a volverse más innovadoras son las más pequeñas, como Córdoba, Rosario o Neuquén, no las Buenos Aires", aseguró.

Al hablar de la posibilidad de hacer negocios entre Estonia y la Argentina a nivel país, Miceli reconoció que "es muy pronto". Y añadió: "La embajada de Finlandia es la encargada de Estonia y Letonia. Pero hay muchas posibilidades a nivel individual". Luego aclaró que en un país con 1,3 millones de habitantes, el objetivo es alcanzar los 10 millones de ciudadanos digitales para 2025.

Como ejemplo, habló de uno de los unicornios financieros estonios, que comenzó a trabajar con Nubi. "Si para mover US$1000 entre la Argentina y Estonia me cobran US$50, Transervice me cobra US$4, esa es una ventaja para cualquier argentino", resaltó.

A modo de cierre, Mosto destacó que, para los argentinos, la digitalización trae consigo la desaparición de las estructuras en el mundo del trabajo y, en particular, de la educación. El 70% de los encuestados estableció que las escuelas serán totalmente diferentes. "Las escuelas tienen que alcanzar una mayor relación con el afuera", detalló.

El cambio que se refleja en el estudio también alcanza a los docentes: "Tienen que tener una formación diferente", comentó Mosto, y agregó que son esos casos los que demuestran la brecha entre lo que uno piensa que es el futuro y lo que efectivamente está sucediendo en el presente: "La Argentina está lejos del futuro que piensa", concluyó.

Futuro de la gente que hace

  • Cecilia Mosto: "El país deseado tiene una impronta de mercado. Prevalecen los privados"
  • Martín Zuker: "Nos enfocamos en desarrollar tecnología para mejorar la experiencia del cliente y la administración del comerciante"
  • Felipe Kusserow: "La mitad de la población no tiene cuenta bancaria, pero casi el 80% tiene acceso a Internet"
  • Carlos Miceli: "En Estonia, si querés crear una empresa, lo podés hacer fácilmente en 15 minutos"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?