Mario Pergolini: "Hoy podemos hacer lo que queremos, pero hay que ser el mejor"

El exconductor de la Rock Pop y CQC y actual creador de empresas de software dice que en el presente hay oportunidades, pero que la competencia es muy grande
El exconductor de la Rock Pop y CQC y actual creador de empresas de software dice que en el presente hay oportunidades, pero que la competencia es muy grande Crédito: Fabián Malavolta
Lucila Lopardo
(0)
17 de octubre de 2018  

De ir con bermudas para conducir las mañanas de la Rock & Pop a formar su propia compañía de software en la que emplea programadores y hasta consulta a sociólogos y filósofos sobre el futuro de la tecnología y el camino hacia la innovación. Mario Pergolini fue el encargado de cerrar la mañana de " Negocios del Futuro ", encuentro organizado por LA NACION en el Malba. En un mano a mano con José Del Rio, secretario general de Redacción del diario, habló de sus nuevos proyectos y contó por qué, a pesar de conducir un noticiero en Instagram , no usa WhatsApp ni contesta el teléfono después de las siete de la tarde.

-Se conoce mucho de su perfil más radial y televisivo, pero no del presente y el futuro. ¿Qué es Dift?

-Dift surgió porque, cuando armamos Vorterix, nos dimos cuenta de que teníamos que comprar una tecnología que no estaba. Entonces, diseñamos una empresa que puede hacer un software que pueda trabajar para audiencias pero que internamente me diera herramientas para tener backend transmisiones, codec de video, todo lo que necesitaba. Una vez que lo hicimos para Vorterix, empezamos a trabajar para terceros. Nos dimos cuenta de que podíamos aprender de redes neuronales e inteligencia artificial, tener una mirada creativa y terminamos trabajando para grandes OTT. El formato que teníamos de vender publicidad a cambio de que la gente te escuche se ha triturado, la gente lo ha escupido. El 40% de la gente que navega en internet tiene adblockers, no quieren saber nada. Por eso, lo primero que hicimos es Ingame, un programa que sale en formato vertical. Es un programa de preguntas y respuestas en vivo que se ve por teléfono.

-Hoy en sus oficinas hay infinidad de programadores. ¿Se lo imaginaba?

-Fui uno de los primeros que tuve BBS, que terminó siendo internet; hice una de las primeras radios truchas que tuvo el país. Estaba tan mal hecha que empezábamos en el 89.9 y el programa terminaba en el 106.4. Pero hoy tenemos sociólogos, ingenieros consultamos a filósofos, psicólogos. Nunca hubiese pensado tener una empresa así.

-¿Qué pasa con los juegos?

-Gran parte de nuestra inversión está en los juegos. Hoy, los videojuegos generan más audiencias que los OTT de películas. Las audiencias de gente viendo jugar a través de plataformas especiales son millones y millones. Hay más gente participando de cosas relacionadas a los juegos que viendo series.

-¿Eso pasa porque la agenda mediática va por un lado y la realidad por otro?

-Cada vez más la información que nos llega es la que queremos que nos llegue, según el dispositivo y lo que estamos haciendo. Es el famoso me gusta o no me gusta. Lo que te gusta te lo sigue ofreciendo el algoritmo y lo que no, te lo saca para no perderte. De esa forma estás siempre conectado en el colectivo en el que te movés y con las informaciones que te gustan. Nosotros estamos haciendo videojuegos. Tengo un programa en Twitch, que es la cadena más grande del mundo de videojuegos. Se llama "No sé de qué se trata", básicamente me ponen un juego a ver si lo puedo jugar. El gran negocio económico está en una audiencia de entre 20 y 40 años, gente que se puede comprar una consola. Los juegos tienden a ser gratis y tener microcompras dentro. Todo eso está empezando a tener un valor.

-¿Cuánta ve el noticiero en Instragram?

-Unas 700.000 personas por día.

-¿Cómo se compara con el rating de un noticiero de TV?

-Primero, es más corto. Creo que ahí tiene una gran ventaja. Tenemos que aprender a qué audiencias queremos ir, porque esas audiencias tienen un formato y una manera de ver las cosas. Lo digo sin querer alentar a la demanda, porque si uno nada más hace lo que el público quiere puede terminar en que estén pasando cosas muy básicas. Pero, viendo cómo contarlas, en qué tiempo y que, si después se quieren amplificar, hagan swipe y vayan a lo que yo les quiero ofrecer.

-Twitter se posicionó como "lo que venía". ¿Cuál es tu análisis?

-Creo que Twitter pecó de creer que el libre albedrío iba a ser una de las ventajas, pero terminó siendo uno de los rechazos para un montón de gente. El hecho de no poder monetizarlo habla un poco mal de la dirección de la compañía. Todos estamos reviendo si vamos a dejar los comentarios abiertos en las notas, si todas las notas tienen que ser comentadas, si es tan importante estar inmiscuido en qué opina todo el mundo. Pasamos una primera etapa del mundo digital, se viene una más interesante, una más adulta, entendido por adulto el poder tomar un poco de distancia, responder menos caliente. Hoy un trending topic lo podés lograr en poco tiempo de forma muy sencilla. Lo que queda, lo que lo te hace estable, pasa por otros lados y hay que trabajarlos.

-¿Cómo ve el futuro del negocio de la televisión tradicional?

-Este acuerdo de "ustedes ven gratis, nosotros ponemos publicidad" está siendo destruido por completo. Esto hace que aumente la edad de las audiencias y entonces hay un montón de gamas de productos que no se les puede ofrecer, porque no están para verlo ¿Cómo se va a reconvertir la televisión de aire? Me es muy difícil verlo. La de cable va a tener que modificar qué es lo que está dando y el deporte le va a tener que ganar también, porque ya con el vivo no basta. Antes eran luchas gubernamentales. Hoy hay solamente 1,8 millones que pagan el fútbol, el resto no está preocupado por verlo, porque lo que quiere ver lo ve inmediatamente, como los goles, las faltas y los chistes. Todo eso ya lo tienen. Los medios se tienen que reconvertir, les guste o no.

-Desarrolla software, pero no usa WhatsApp...

-No uso WhatsApp, no tengo Facebook, no tengo el mail en mi celular. No me hace no ser menos tecnológico no usar WhatsApp. Las tecnologías tienen que ser herramientas que te puedan ayudar para hacer lo que vos querés. WhatsApp no me ayuda en lo más mínimo. El mundo funciona igual. Yo tengo negocios, tengo familia, mis hijos se comunican conmigo. Si pasa algo desgraciado, me entero rápidamente, no necesito estar conectado ni vinculado con todo el mundo. No soy un papi del colegio, ni lo quiero ser. Hay hasta una etiqueta de WhatsApp que hace que no puedas salir de los grupos. No voy a llegar a eso. Siendo como soy, es probable que me vaya de todos los grupos y, antes de irme, deje un mensaje de tipo "¿sabés por qué me voy?".

-¿Qué es el futuro?

-Es cierto que la Argentina no es un país normal, está comprobado. La incertidumbre, ese no saber qué viene, es alentador cuando creemos que la tecnología va a darnos todas las respuestas. Soy un claro ejemplo de haber cambiado de timón tres veces. A veces veo mi vida y siento que fue la vida de otro. Muchos me preguntan "¿por qué no volvés a la tele?" y yo les digo "esa es tu nostalgia, no es la mía". Es un momento en el que podemos hacer lo que queremos, pero eso sí, hay que ser el mejor, porque la competencia es muy grande. Por eso tenemos que estar muy atentos en lo que está pasando con nuestra educación.

El nuevo Mario

Instagram, juegos y publicidad

  • 700 mil: Es la cantidad de gente que ve el nuevo noticiero de Instagram conducido por Pergolini
  • Los eGames: "Hay más gente participando de co-sas relacionadas a los juegos que viendo series. Hoy, los videojuegos generan más audiencias que las películas on demand"
  • Cambio de formato: "El 40% de la gente usa adblockers. El formato de vender publicidad a cambio de que la gente te escuche se ha triturado"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?