Suscriptor digital

Se negó a declarar el sospechoso atrapado por el asesinato de la embarazada

Momento en el que el sospecho se da al fuga del hotel alojamiento

00:31
Video
Las cámaras de seguridad de un hotel alojamiento grabaron al detenido junto con la víctima
(0)
17 de octubre de 2018  

Ariel Norberto García, el hombre de 31 años acusado de haber asesinado en un hotel alojamiento de Florencio Varela a Carolina Estefanía Medina, se negó a declarar ante la fiscal Gisela Verónica Olszaniecki, que lo indagó por el homicidio y también por aborto, ya que la víctima perdió el embarazo de seis meses que cursaba al morir desangrada por un trauma severo que le destrozó sus órganos reproductivos y el aparato digestivo.

A la espera de que el juez de Garantías Adrián Villagra defina el pedido de prisión preventiva hecho por la fiscal, García quedará aprehendido, alojado en la comisaría 3ª de Florencio Varela, explicaron a LA NACION fuentes judiciales.

El hecho ocurrió entre la madrugada y la mañana del sábado pasado en el Hotel Susurros, situado en Humaitá 2173. Allí habían llegado García y Medina en un Ford Focus plateado que conducía él. A las 12.33, el Focus salió del espacio guardacoches de la habitación 10 y no frenó ante la barrera del estacionamiento; la venció y el auto se perdió por las calles de Florencio Varela.

Acto seguido, el encargado del establecimiento llamó al 911. Cuando los policías que fueron a atender la emergencia abrieron la puerta de la habitación 10, se toparon con una escena dantesca: una mujer con un avanzado embarazo semidesnuda y acostada en la cama sobre un enorme charco de su propia sangre, destrozada por dentro.

Daños internos

Según pudo confirmar LA NACION, el informe preliminar de la autopsia señaló que Medina falleció por un "shock hipovolémico por trauma en la zona del periné" provocado por la introducción de un objeto que, con violencia, le "destruyó por completo el aparato reproductor, urinario y digestivo".

Un hotel alojamiento de Florencio Varela
Un hotel alojamiento de Florencio Varela

Los investigadores no descartan que ese trauma haya sido producido con el pico de una botella de cerveza que la pareja había pedido a poco de entrar en el hotel y que desapareció. Las imágenes del momento en el que el Focus sortea por la fuerza la barrera del estacionamiento del Hotel Susurros permitieron a la policía rastrear, a través del número de la patente, al dueño del vehículo y, esencialmente, a su conductor. El coche está a nombre del padre de García.

Los detectives policiales rastrearon al sospechoso y lo ubicaron el sábado a la noche en la casa de su exesposa, en Don Bosco, partido de Quilmes. Allí había buscado ocultarse. Es ahora materia de investigación si la víctima y su victimario se conocían previamente o si habían trabado una relación fortuita la misma madrugada del crimen. Alfredo Roldán, que convivía con Medina, dijo a la policía que su pareja se había ido a las 2.30 del sábado y le había dicho que iba "a comprar algo". Él, dijo, se quedó descansando, al cuidado de los dos hijos de Carolina, y admitió, en esa declaración, que la joven era adicta al "paco" desde hacía aproximadamente cinco años.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?