Suscriptor digital

El fenómeno instamums: la maternidad de las influencers de moda

Los diferentes estilos de las influencers de moda llevan a Instagram su maternidad. Desde Chiara Ferragni hasta Chufy, las que muestran a sus hijos y las que no, las que mantienen inalterable su imagen y las que hacen un cambio de look viral cuando se convierten en madres
Los diferentes estilos de las influencers de moda llevan a Instagram su maternidad. Desde Chiara Ferragni hasta Chufy, las que muestran a sus hijos y las que no, las que mantienen inalterable su imagen y las que hacen un cambio de look viral cuando se convierten en madres
Ana Paula Queija
(0)
17 de octubre de 2018  

Integrar a la chica impecable que lleva sobre su piel todo lo que es tendencia con una que da la teta, cambia pañales y corre para llegar al colegio, entre miles de tareas maternales que atentan contra el estilo, no es tarea simple. Mucho menos, para mujeres cuyo trabajo implica exposición constante. Para las influencers de moda, su vínculo con el style es además un medio de vida, deben asistir a eventos de marcas, mostrar productos y lucir novedosas. Las firmas auspician sus looks y las prendas que ellas muestran son, en muchos casos, las que se agotan en las tiendas. ¿Dónde ubican las influencers de moda su rol de mamá?

La comunicación de moda fue mutando a lo largo de las décadas con relación a la maternidad. En los años 50, gran parte de las modelos aparecían en entornos domésticos, acompañadas por sus hijos y hasta por electrodomésticos. La evolución en el rol social de la mujer trajo aparejada una nueva forma de mostrarla en los medios, que comenzó a asociar al estilo con sus momentos de independencia: la mujer lucía perfecta cuando estaba alejada de todo lo que tuviera que ver con su cotidianeidad. Hoy, con la pretensión de transparencia que proponen las redes sociales, los íconos de la moda se mantienen genuinas y aparecen acompañadas por sus hijos, incorporando su perfil materno al de influencer. Sin embargo, no todas lo hacen de la misma manera.

Hay quienes deciden preservar a sus hijos de los likes y comentarios de sus seguidores, reconociendo su presencia y dándola a conocer, pero manteniéndolos alejados de la finalidad del perfil, que es comunicar moda. Es el caso de Sofía Sánchez de Betak, @chufy, diseñadora argentina que vive en Nueva York y que se convirtió en ícono de moda seguida por 241.000 personas. De sus nueve meses de embarazo, solo se vio una foto con panza, y desde que nació su beba en diciembre de 2017, se pueden ver unas pocas fotos con ella, entre decenas de imágenes de looks y front rows junto a estrellas como Sienna Miller. Nada cambió en su estilo ni en lo que transmite en su cuenta.

Ver esta publicación en Instagram

RSVP N??O??

Una publicación compartida de Sofia Sanchez de Betak (@chufy) el

En el otro extremo, están las influencers que al ser mamás comienzan a mutar de it girl a it family. Toda una familia se vuelve referente fashion y cada nueva foto los encuentra como si fueran la gráfica de una publicidad. Las marcas, entonces, comienzan a aliarse también con la imagen de la pareja y del hijo de la instagramer, como es el caso de la chica más influyente del mundo de la moda, Chiara Ferragni, @chiaraferragni, cuyo perfil dio un vuelco desde el nacimiento de su hijo Leo, y ahora es toda una familia influencer la que protagoniza la cuenta, con looks a veces combinados y de máxima tendencia para sus quince millones de seguidores.

Ver esta publicación en Instagram

Fendi family [R] #SuppliedByFendi #FisForFerragnez #mfw

Una publicación compartida de Chiara Ferragni (@chiaraferragni) el

Pasar la barrera de compartir

Están quienes continúan con su tarea tal como era, pero dejan atisbos de su vida familiar, intercalando algunas fotos de sus hijos, aunque totalmente disociadas de los posteos de moda. Leandra Medine Cohen, @leandramcohen, creadora de Man Repeller, parece tener dos facetas. Por un lado, la de mostrar looks callejeros, desfiles y salidas con amigos, siempre colorida y ecléctica, y por el otro, la de ser mamá de gemelas, en su casa, más tranquila y menos accesorizada.

En la misma línea está Pernille Teisbaek, @pernilleteisbaek, que en su board de looks monocromáticos y fríos postea fotos de cómo lleva sus prendas de embarazada, pero no traspasa la barrera de compartir alguna emoción y casi no muestra imágenes de su hijo mayor. En todos los casos, lo que se muestra es un recorte y cada una elige qué parte de sus días compartir.

Ver esta publicación en Instagram

#pernilleteisbaek [R]

Una publicación compartida de Ala B.A.N.G. (@alabang2) el

Hay influencers que convierten su perfil de moda en uno child friendly, y comienzan a utilizar su poder de difusión para un nuevo fin: ofrecerle a su universo instagramero un espacio donde aprender y enterarse de las novedades del mundo materno, sin perder el estilo.

La argentina Agustina Ramos Mejía, @lookconnected, empezó en 2013 con una cuenta enfocada en moda, pero decidió darle un vuelco a su proyecto y reinventarse siendo ahora instagramer de maternidad, aunque sigue dándole relevancia a la moda. Su lema es: "Somos mamás y no dejamos de ser mujeres nunca", y trata de dividir su perfil en tendencia para mujeres mamás y para chicos.

Por su parte, Rocío Calé, @mindthegapchica, a pocos días de haber sido madre por tercera vez, publicó la semana pasada una encuesta en la que propuso a sus seguidoras votar por su perfil moda o su versión mamá, y triunfó la primera opción: "Quería entender qué preferían mis seguidoras, y me gustó porque la esencia de mi blog es la moda", dice quien aprovecha su etapa de postparto para mostrar qué prendas pueden acompañar a la mujer en la lactancia, aún manteniendo el estilo.

Mamá instagramer es una perspectiva más realista que incluye a la mujer variadas versiones

Lulu Biaus, @lulubiaus, confiesa que luego de ser mamá, se encontró a sí misma tratando de montar una situación, eligiendo determinados looks y queriendo asistir a determinados eventos donde ya no estaba cómoda, hasta que se dio cuenta de que no era su lugar: "No podía estar produciéndome con tanta anticipación ni saliendo tanto a eventos nocturnos", así que tuvo que volver a construirse, conservando su eje que es la moda, pero desde un nuevo lugar.

La maternidad se volvió un discurso posible en el ámbito de la moda y traspasa las barreras de lo digital, haciéndose presente también en los desfiles. En la última semana de la moda en Nueva York, dos modelos embarazadas recorrieron la pasarela mostrando la colección de Rihanna, una de ellas a 14 horas de dar a luz. Una perspectiva más realista de la moda, que incluye a la mujer en variadas versiones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?