Suscriptor digital

En doce meses, las jubilaciones perdieron un 15,2% de su poder de compra

Fuente: Archivo - Crédito: Shutterstock
Silvia Stang
(0)
17 de octubre de 2018  • 16:42

En los últimos doce meses los haberes jubilatorios del sistema nacional perdieron un 15,2% de su poder de compra. La cifra surge de comparar el valor que tenían los ingresos en septiembre de 2017 y el de igual mes de este año, cuando hubo una recomposición de 6,68% que se sumó a otras dos que habían sido otorgadas según la nueva fórmula de movilidad.

Con ese último aumento nominal, la recomposición acumulada por los ingresos de los pasivos llega al 19,2%, si se consideran en forma acumulativa las subas aplicadas en marzo (5,71%), junio (5,69%) y la ya mencionada del mes pasado. Antes del tercer mes de este año, el incremento previo fue el de septiembre de 2017 (cuando todavía estaba vigente el sistema anterior, que preveía dos ajustes al año). Con respecto a los precios y tomando en cuenta el índice del noveno mes que hoy dio a conocer el Indec (del 6,5% mensual), la inflación acumuló en doce meses (octubre de 2017 a septiembre de 2018) un 40,5%.

Por eso, suponiendo un punto de partida en el cual una canasta hipotética de bienes y servicios se compraba con $100, hoy ese precio sería de $140,5. Como por cada $100 de jubilación que se recibían hace un año, hoy se perciben $119,2, entonces este último monto de dinero servirá para comprar el 84,8% de la canasta que antes se podía adquirir en forma completa.

Los incrementos de las jubilaciones que gestiona la Anses y de otras prestaciones, como la Asignación Universal por Hijo, están determinados, a partir de este año, por una fórmula que contempla el 70% de la inflación de un trimestre más el 30% de la variación, también trimestral, de la Remuneración Imponible Promedio Mensual (Ripte), un índice elaborado a partir de los salarios declarados por los empleadores al sistema previsional.

Se consideran esas variables, según lo dispuesto por ley, con un rezago de seis meses: por ejemplo, el ajuste de septiembre fue calculado sobre la base de lo ocurrido con la inflación y los salarios del primer trimestre de este año. Y lo que ocurre entonces es que, en un escenario de inflación en alza, los haberes van quedando rezagados, porque aumentan nominalmente en función de lo que pasó con los precios en un momento en el que estos avanzaban a una velocidad mucho menor a la actual.

En diciembre próximo, en tanto, los haberes subirán un 7,7%, según el resultado de la fórmula y tomando como referencia las variables del período de abril a junio pasado.

La recuperación del poder adquisitivo llegará cuando se logre revertir la tendencia del índice inflacionario y los precios suban a menor ritmo. Entonces, al considerarse para la actualización los meses en los cuales la inflación resultó más acelerada, se permitirá un mejor comportamiento para los ingresos en términos de su poder de compra.

Además de los 6,9 millones de jubilados y pensionados de la Anses, con el índice de movilidad se actualizan los valores de las asignaciones familiares y de la Asignación Universal por Hijo (AUH). En este último caso, el Gobierno dispuso para este año el pago de dos bonos especiales por cada niño: uno de $1200 que se abonó en septiembre y otro de $1500, que se hará efectivo en el último mes del año.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?