Suscriptor digital

Nick Hornby cumple y dignifica

Javier Porta Fouz
Javier Porta Fouz PARA LA NACION
(0)
18 de octubre de 2018  

En algunos momentos sucede: miramos la cartelera y sentimos que "no hay películas". Esa afirmación terminante es, claro, una exageración. Que las hay las hay, pero si uno empieza a descontar las animadas, las de superhéroes, las que quedan en cines lejanos y/o tienen medio horario por día, las que estábamos ansiosos por ver pero la única función subtitulada que se anuncia es en el shopping de las afueras de la periferia de la lejanía en la trasnoche de cada 29 de febrero... va quedando poco.

Podría precisarse un poco más esa formulación tajante de "no hay películas": se trata, simplemente, de lo que muchos decimos ante la notoria escasez de relatos que cuenten historias reconocibles, de personajes que nos importen, de esos que tienen emociones, anhelos, humor, algunas taras y obsesiones y también, quizás, algunas virtudes y hasta actos de arrojo o de valentía. Y que no tienen superpoderes más allá de enamorarse o enfervorizarse por una canción, un disco, un clásico deportivo, un libro, una película. Esos que se ponen a discutir sobre muchos temas, incluso esos que a priori no parecen tan importantes, pero terminan siendo cruciales y definitorios. Esos personajes con los que podríamos identificarnos por un rato y estar pendientes de su destino, esos a los que queremos que les vaya bien, o que al menos puedan arreglar sus abolladuras vitales.

Pero esta semana hay una película; es decir, una de esas películas: Amor de vinilo ( Juliet, Naked), basada en un -otro- especialmente recomendable libro de Nick Hornby. El escritor inglés, en sus adaptaciones al cine, es un proveedor confiable de esas características descriptas en el párrafo anterior. Así lo atestiguan las dos versiones de Fiebre en las gradas, un poco menos A Long Way Down ( En picado) y con convicción y notoriamente Alta fidelidad y Un gran chico.

Y así lo confirma Amor de vinilo, una de esas películas que despliegan mundos en los que no nos sentiríamos tan disconformes ni tan extraños al intentar habitarlos.

Fuente: LA NACION

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?