Suscriptor digital

Brexit: la UE acelera los planes de emergencia

Aún con la esperanza de llegar a un acuerdo, Bruselas se prepara ante el riesgo de una ruptura brutal
Diario El País
Bernardo de Miguel
(0)
18 de octubre de 2018  

La frontera en Irlanda se constituye como el punto que mantiene paralizadas las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido
La frontera en Irlanda se constituye como el punto que mantiene paralizadas las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido

Las negociaciones del Brexit encallaron el pasado domingo por las dificultades para resolver el problema de la frontera en Irlanda. Bruselas todavía espera alcanzar un acuerdo pero, por si acaso, ha anunciado que "intensifica" los planes de emergencia ante el riesgo de desastre.

El impasse en las negociaciones ha complicado el calendario previsto para cerrar un acuerdo y acerca un poco más a las dos partes al precipicio de un Brexit brutal.

"Debemos prepararnos para un escenario sin acuerdo, que ahora es más probable que nunca", advirtió el lunes el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la carta de invitación a los líderes europeos para la cumbre de hoy en Bruselas.

El ministro español de Exteriores, Josep Borrell, considera impensable que descarrile la negociación a la vista del tremendo impacto que tendría en Reino Unido y en la UE. España, uno de los países potencialmente más afectados por un Brexit sin acuerdo, ha pedido calma y asegura que aún hay tiempo de sobra para alcanzar un pacto con Londres. Francia, que milita entre los socios más duros en la negociación con Londres, también considera que todavía es posible el acuerdo.

Pero la Comisión reconoció el lunes que las luces de alarma han empezado a parpadear de manera más intensa ante la dificultad del gobierno de Theresa May de sacar adelante un pacto que evite una frontera física entre las dos partes de Irlanda y que satisfaga a los intereses contradictorios de su gobierno y del parlamento británico.

"Seguimos trabajando duro por un acuerdo, pero nuestros planes de adaptación y contingencia están en marcha y se han intensificado", señaló el portavoz de la Comisión Europea a horas de que los 27 líderes de la Unión decidan si merece la pena seguir adelante con la negociación. Todos los indicios apuntan a que el veredicto será positivo y se optará por prolongar el regateo con Londres hasta noviembre e, incluso, según fuentes diplomáticas, hasta final de año.

Pero las mismas fuentes reconocen que apurar tanto los plazos aumenta el riesgo de que cualquier tropiezo político, legal o parlamentario impida que el Tratado de salida pueda estar listo el 29 de marzo de 2019, último día de pertenencia del Reino Unido a la UE. Y ante esa tesitura, Bruselas prepara su dramático plan b, del que la Comisión informará a los líderes en la cumbre europea.

Los planes de emergencia ideados por la Comisión aspiran a preservar la estabilidad en las numerosas actividades económicas que se verían afectadas por un Brexit sin acuerdo, desde el sector aéreo al de la distribución o la transmisión de datos personales.

Fuentes europeas aseguran que algunos países, como Alemania, son partidarios de publicar los planes de contingencia para que las diferentes industrias sepan a qué atenerse. Pero fuentes de la Comisión se resisten, de momento, por temor a desestabilizar aún más la situación política en Londres.

El Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra también mantienen desde hace meses una coordinación estrecha ante el riesgo de inestabilidad financiera en las fechas próximas al 29 de marzo. El trabajo de esos grupos técnicos alcanzaría otra dimensión si la hipótesis de un Brexit brutal sube.

Frente a la alarma de Bruselas, Borrell abogó por desdramatizar la situación. "Hace días parecía que habría acuerdo esta semana y ahora parece que no será posible. Pero esta semana no es el final del plazo", señaló en Luxemburgo, donde asistía a una reunión del consejo de ministros de Exteriores de la UE. Borrell señaló que "tenemos tiempo, tenemos un mes" y recordó que "en Europa nunca se llega a un acuerdo antes del plazo límite".

El ministro español no da crédito a la posibilidad de una ruptura brutal. "Continuaremos negociando y me cuesta creer que no seremos capaces de alcanzar un acuerdo porque sería demasiado duro para las dos partes", apostó Borrell.

España es uno de los países potencialmente más afectados por un descarrilamiento del Brexit. Muchas de las principales compañías del IBEX 35 (Santander, Telefónica, Ferrovial...) tienen una presencia importante en el mercado británico y, precisamente, en actividades en las que el impacto de la falta de acuerdo podría ser mayor.

Reino Unido es el segundo destino de la inversión de España en el exterior (con 77.000 millones de euros, según datos de ICEX), solo por detrás de Estados Unidos. También es el tercer socio comercial de España, pero las exportaciones de bienes al mercado británico ya han acusado una ralentización desde el referéndum del Brexit en 2016.

Los turistas británicos son también la primera fuente de ingresos de la industria turística española, con una aportación de 18.500 millones de euros en 2017. Y a las decenas de miles de españoles que viven y trabajan en Reino Unido se unen los miles de españoles que cada día entran a trabajar en Gibraltar. Tanto las empresas como los trabajadores quedarían en una delicada situación si el Reino Unido saliera de la UE sin ningún tipo de pacto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?