Suscriptor digital

Para 2019 no hay "plan V": el candidato es Macri

Jorge Rosales
Jorge Rosales LA NACION
Mauricio Macri, junto a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta
Mauricio Macri, junto a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires María Eugenia Vidal y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
(0)
18 de octubre de 2018  • 00:16

En la Casa Rosada, insisten en que no es tiempo todavía para hablar de candidaturas, que todavía falta mucho para las presidenciales de 2019 . Sin embargo, la proyección de escenarios electorales es materia de análisis en los despachos más empinados de Balcarce 50. Y allí repiten hasta el cansancio que no hay "plan V" para octubre del año próximo: el candidato será Mauricio Macri .

Juran en Balcarce 50 que una posible postulación presidencial de María Eugenia Vidal no está en la mesa chica del oficialismo, a la que solo se sientan Macri, Vidal, Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña . "Es un orgullo para Cambiemos que en tres años de gobierno se considere a la gobernadora de Buenos Aires presidenciable. Pero este es un proyecto de ocho años con Macri", insisten para obturar las insistentes versiones de que la gobernadora bonaerense podría ser lanzada al ruedo para disputar el poder central.

Esa opción no es descabellada cuando la imagen del Gobierno y del propio Presidente han sufrido el desgaste por el impacto de la devaluación, el parate en la economía y la altísima inflación. Vidal sigue siendo una de las figuras más convocantes del oficialismo. De hecho, su nombre ha sido incorporado por algunos encuestadores cuando se pregunta por los escenarios para un eventual ballottage.

A pesar de la diplomacia y las formas, los silencios y algunas respuestas en la Casa Rosada denotan que hay algunas interferencias en la línea con La Plata. El reclamo de la mandataria bonaerense para que la provincia sea compensada por el deterioro que sufrió el Fondo del Conurbano por la inflación encuentra, en estas horas, esta respuesta: "El presupuesto es el que está en el Congreso, es allí donde hay que discutir cualquier cambio". Una respuesta que suena tibia frente al pedido de quien le ha dado las mayores satisfacciones a Cambiemos.

Según el jefe de Gabinete Marcos Peña, el cuarteto mayor de Pro tiene una "unión inquebrantable"
Según el jefe de Gabinete Marcos Peña, el cuarteto mayor de Pro tiene una "unión inquebrantable" Fuente: Archivo - Crédito: Presidencia

Marcos Peña les quita dramatismo a esos análisis. Dice, a quien quiera escucharlo, que el cuarteto mayor de Pro tiene una unión inquebrantable desde lo conceptual, político, estratégico y de proyecto desde hace más de 15 años. El plan, dicen, sigue siendo el mismo: repetir el esquema que los llevó al poder en 2015, es decir, volver a jugar con la fórmula Macri, Vidal, Rodríguez Larreta.

"Nosotros somos lo nuevo", responden sin chistar cuando se pregunta en el corazón del macrismo sobre posibles apariciones de candidatos que no provienen de la política para airear el cuadro de la política tradicional y competir el año próximo, como el animador Marcelo Tinelli o el neurocientífico Facundo Manes. Y no hay demanda de ese tipo de candidatos, porque no se trata de personas, sino de procesos mucho más profundos, insisten. No hay que confundirse con lo que pasó en Brasil con Jair Bolsonaro , remarcan, porque responde a otra demanda de la sociedad.

El escenario electoral, piensan en el laboratorio de Cambiemos, se terminará definiendo el año próximo por la demanda de los votantes y no por la oferta. Como pasó tres años atrás. Es un error, le dice Peña a su equipo, pensar que será solo la economía o el bolsillo lo que determinará el voto de 2019. Lo que definirá al votante será la integralidad de la agenda, donde la economía será un elemento más. La demanda sigue siendo la misma.

La evolución de la economía, sin embargo, será uno de los ejes centrales con los que deberá lidiar el oficialismo. La profundidad de la recesión, la devaluación y la inflación que castiga el poder de compra condicionarán la agenda política. El Gobierno, sin embargo, es optimista. Insisten en la Casa Rosada en que la Argentina saldrá de la crisis sin cambiar el rumbo, sin una debacle política ni helicópteros. Y que esa respuesta será valorizada por la sociedad porque no quiere volver a los años de los estallidos. El optimismo es lo último que se pierde en la casa de los presidentes.

La evolución de la economía, sin embargo, será uno de los ejes centrales con los que deberá lidiar el oficialismo

El Gobierno apuesta a que la recuperación de la economía se sentirá el año próximo, aunque el alivio no será para todos por igual. Llegará en etapas, del interior hacia el área metropolitana. Y el conurbano será el último que la sentirá, justamente donde se volverá a jugar la elección nacional.

Cambiemos, que selló en buena medida su suerte electoral en las expectativas que generó, hoy está frente a otro escenario que lo inquieta. Las mediciones le muestran al Gobierno que cayeron las expectativas de mejora, pero también que la percepción de hoy es que están mejor que antes. Por eso el desafío que afrontan es revertir las expectativas pesimistas.

Otro factor que interpela al oficialismo por estas horas es Elisa Carrió. La embestida contra el ministro de Justicia, Germán Garavano, y las denuncias de falta de transparencia y de acuerdos espurios con un sector del peronismo no son gratuitas. Ataca al corazón del contrato de Cambiemos con sus votantes. En el Gobierno dicen que no han medido en el electorado su impacto. Confían en que esta tensión con la socia fundadora de Cambiemos se irá resolviendo con el paso del tiempo. "No se necesita ningún hecho que ponga fin a la tensión", dicen en la Casa Rosada. "Es como una familia, en la que se banca a cada uno de sus integrantes, porque más allá de sus opiniones y posturas seguirán estando".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?