Suscriptor digital

Cae la confianza del resto del mundo en el liderazgo de EE.UU.

Emilio Cárdenas
Emilio Cárdenas PARA LA NACION
(0)
18 de octubre de 2018  • 00:56

En el centro del escenario mundial hay dos países líderes: China y los EE.UU. Muy distintos, por cierto y, por ende, merecedores de distintos niveles de confianza por parte de los demás. Y cuando hablamos de confianza, hablamos de respeto y -sobre todo- de credibilidad. Y hasta de la esperanza respecto de un futuro común y ordenado. En paz.

Una encuesta reciente del "Pew Research" Center arroja alguna luz sobre lo que en esa materia está ocurriendo. La investigación que analizaremos someramente se extendió desde mayo a agosto pasado y cubre las respuestas de personas que viven en 25 distintos países.

Lo más destacable es, quizás, cómo ha caído la confianza del resto del mundo en el liderazgo de EE.UU. Al cierre de la presidencia de Barack Obama ese nivel era bien alto, del 64%. Hoy, con Donald Trump en el timón del país del norte, es de apenas un 22%. Muy distinto, por cierto, desde que la caída es realmente muy pronunciada.

Un 75% de los entrevistados canadienses dice hoy no confiar en Donald Trump. Lo mismo ocurre con un 80% de los suecos. Y con 70% de los británicos. Así como con el 90% de los franceses y de los alemanes. Es evidente, entonces, que el corazón del mundo occidental hoy no parece confiar demasiado en el liderazgo de Donald Trump.

Y hay ciertamente algunos casos que lucen todavía algo más extremos, como sucede en el país vecino del sur de los EE.UU. En México, donde apenas un reducido 6% de los entrevistados dice confiar en el presidente Trump. No es algo sorprendente. Particularmente después de las muestras de desprecio evidenciadas por Donald Trump respecto de México y de los propios mexicanos durante la campaña electoral que lo llevara a la presidencia de los EE.UU.

Distinto es ciertamente el caso particular de Israel, donde el 69% de los encuestados se pronuncia abiertamente como confiando plenamente en el presidente norteamericano. Su decisión de reconocer a la ciudad de Jerusalén como la capital de Israel y la casi simultánea mudanza de su embajada a esa ciudad pueden tener mucho que ver con la antedicho.

No obstante, quienes en el exterior confían más en Donald Trump son hoy curiosamente los filipinos; ellos, bajo la presidencia de Rodrigo Duterte -un líder populista y autoritario cercano a Donald Trump- tienen una sorprendente opinión positiva sobre él: del 78%, nada menos.

En promedio, las opiniones sobre Donald Trump recogidas en el mundo exterior son, sin embargo, positivas. Son del 50% de los encuestados, mientras las opiniones negativas contra el presidente norteamericano son sólo del 43%. Pero todas las respuestas están edificadas sobre un alto nivel de desconfianza, atento a que hay un 70% de opiniones que expresan que a los norteamericanos lo que les sucede a quienes están en el extranjero realmente no les interesa demasiado. La frase "Primero América", utilizada por el propio Donald Trump, no puede sino generar esa lamentable impresión.

Si, en cambio, miramos lo que sucede con el actual liderazgo chino, nos encontramos con que el 56% de las respuestas dicen no confiar en China. No obstante lo cual, en promedio, un 70% de los encuestados sugiere que China tiene un papel importante, realmente central, en el mundo actual. Sólo un 36% dice no confiar en los EE.UU.

Para un 39% de las personas en todo el mundo, los EE.UU siguen siendo la principal potencia del globo. Pero, cuidado, hay un 34% de entrevistados que dicen, en cambio, que eso ya no es así y que, en rigor, el país más importante del mundo es China. Las opiniones sugieren el crecimiento de una visión que cree, más bien, en una suerte de "empate" entre ambos competidores.

Con todo, la posibilidad de que China de pronto sea el líder del mundo genera también desconfianza, desde que un 63% de los entrevistados prefiere que el liderazgo mundial siga siendo norteamericano y quede en sus manos. Sólo un escaso 19% se pronuncia hoy en favor de China. Menos de la quinta parte, entonces. Quienes más negativos parecen respecto de China son curiosamente sus propios países vecinos. Esto es, aquellos que son los que más y mejor la conocen.

La razón principal que impulsa los resquemores y las desconfianzas respecto de China pareciera ser su falta de respeto por los derechos humanos y la ausencia de libertades civiles y políticas centrales que pueden tenerse por garantizadas.

Cabe destacar que en los últimos años el porcentaje de respuestas que manifiestan estar preocupadas por la situación particular de las libertades en los EE.UU. ha estado creciendo. Lo que sugiere que muchos creen que el ambiente en los EE.UU. en materia de libertades personales está inmerso en un proceso de deterioro. Esta sensación es, por lo demás, particularmente alta en Alemania, España, Francia, y Polonia, países donde un 57% de los encuestados dice hoy tener serias dudas sobre este tema.

Así parecerían estar las cosas en el sensible capítulo de la confianza. Las respuestas, sin embargo, no son verdades incuestionables. Pero marcan tendencias que los encuestadores, con sus preguntas, procuran definir y expresar.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?