srcset

En San Isidro, una casa diseñada a la medida de una familia creativa

Lucrecia Álvarez
(0)
18 de octubre de 2018  

Laura Saint-Agne está enamorada de su hogar y puede contar cada detalle con precisión: desde la hora de los cuatro relojes de su estudio, pasando por las postales del corcho en la sala de ensayo, hasta cada sombrero de la cocina. Es una casa hecha a su medida.

Diseñadora de indumentaria, trabaja como productora de moda y tiene varias inquietudes más que se pueden ir rastreando por los ambientes. Su marido, Kalil Llamazares, también es diseñador, músico y artista plástico. Laura está enamorada de Kalil, por supuesto, lo dice de todas las formas posibles, hasta con el rojo de su cuarto. Y las hijas de ese amor son -cómo no- su mejor obra. Paz hace tela, y cuando cumplió 9 años quiso una guitarra eléctrica como regalo. Luna practica danza desde la primaria; además, pinta (hay un cuadro de ella en la cocina). La mamá, puro orgullo y risas, dice que si un día viene una de las dos a decirle que quiere ser contadora, se preguntaría qué hizo mal. Es que Laura está feliz de su vida y quiere esa joie de vivre para ellas. El escenario parece listo.

Laura en su estudio con alfombra de césped sintético y pintura de Kalil Llamazares. En el detalle, obra de César Lago.
Laura en su estudio con alfombra de césped sintético y pintura de Kalil Llamazares. En el detalle, obra de César Lago. Crédito: Magalí Saberian

Mesas 'Quiti' (Talleres Sustentables); alfombra tejida (Elementos Argentinos) y cuadro de la madre de Laura, la artista Coca Lattes.
Mesas 'Quiti' (Talleres Sustentables); alfombra tejida (Elementos Argentinos) y cuadro de la madre de Laura, la artista Coca Lattes. Crédito: Magalí Saberian

La casa propiamente dicha ocupa la planta baja, mientras que arriba, con un acceso independiente, están los cuatro ambientes de trabajo.

Mi estudio era todo blanco, pura practicidad y función. Recién cuando colgué los cuadros, sentí que estaba completo. Mi mamá es artista y vivo rodeada de eso desde chica: es mi ámbito natural
Laura Saint-Agne

La planta alta también tiene un living, donde un baúl antiguo se dispuso como superficie de apoyo.
La planta alta también tiene un living, donde un baúl antiguo se dispuso como superficie de apoyo. Crédito: Magalí Saberian

Un largo pasillo distribuidor conecta los espacios creativos. En él, mueble y dos estantes diseñados por Laura para las publicaciones donde salen sus producciones y otras que compra en los viajes.
Un largo pasillo distribuidor conecta los espacios creativos. En él, mueble y dos estantes diseñados por Laura para las publicaciones donde salen sus producciones y otras que compra en los viajes. Crédito: Magalí Saberian

Al final del pasillo, la sala donde Luna practica y da clases de danza tiene piso de madera con cámara de aire. Además, hay una zona de estudio equipada con un escritorio vintage para la compu, lámpara de pie 'Citripio' (Talleres Sustentables) y puf con pátina en color cobre (MS Deco).
Al final del pasillo, la sala donde Luna practica y da clases de danza tiene piso de madera con cámara de aire. Además, hay una zona de estudio equipada con un escritorio vintage para la compu, lámpara de pie 'Citripio' (Talleres Sustentables) y puf con pátina en color cobre (MS Deco). Crédito: Magalí Saberian

"En el espacio de Luna hay un escritorio para que tenga todo en un mismo lugar y pueda pivotar entre sus actividades. En casa, los cuartos son para dormir y cambiarse"

Los escritorios se colocaron frente a las ventanas, con vista al verde.
Los escritorios se colocaron frente a las ventanas, con vista al verde. Crédito: Magalí Saberian

En el espacio de Paz, guitarra eléctrica y un gran colchón para los piyamadas con sus amigas. En el rincón, banco de algodón rojo 'Milagritos' (Talleres Sustentables).
En el espacio de Paz, guitarra eléctrica y un gran colchón para los piyamadas con sus amigas. En el rincón, banco de algodón rojo 'Milagritos' (Talleres Sustentables). Crédito: Magalí Saberian

"Hice ambientes sobrios porque son lugares de trabajo. El de Paz es el más despojado porque hace tela y para balancearse necesita la superficie liberada".

La entrada exterior al nivel de "ocio creativo", como le llama Laura, es por una escalera de chapa negra.
La entrada exterior al nivel de "ocio creativo", como le llama Laura, es por una escalera de chapa negra. Crédito: Magalí Saberian

"Soy timonel, amo la náutica, y quise darme un gusto y recrear algo de ese mundo en la puerta del primer piso hecha con madera tipo deck en blanco y ventanita de camarote".

El estudio de Kalil es una sala de música totalmente acustizada con un sector revestido en papel geométrico (Editor Market) y un corcho con folletos y postales de California, el lugar de vacaciones predilecto de los dueños.

En la planta de arriba están los espacios de trabajo, en la de abajo, el área social y los dormitorios.
En la planta de arriba están los espacios de trabajo, en la de abajo, el área social y los dormitorios.

Plantas de hoja grande rodean el deck y y los sectores de piedra partida. Un jardín de poco mantenimiento y muchas reuniones en el que no faltan reposeras ni un bienvenido brasero.
Plantas de hoja grande rodean el deck y y los sectores de piedra partida. Un jardín de poco mantenimiento y muchas reuniones en el que no faltan reposeras ni un bienvenido brasero. Crédito: Magalí Saberian

"Le pedí sectores perfumados a la paisajista Marcela Brudnick. Para mí es un placer sentarnos con amigos a tomar algo y sentir el aroma dulzón de la enredadera a las siete de la tarde".

La dueña de casa trabajó como productora de su propio jardín: buscó referencias y armó un PowerPoint para orientar a la paisajista Marcela Brudnick. El resultado es este jardín seco con distintas situaciones de uso.

En la zona central, un solárium con deck y sillones y mesa 'Pastilla' en fibra de vidrio.
En la zona central, un solárium con deck y sillones y mesa 'Pastilla' en fibra de vidrio. Crédito: Magalí Saberian

"Estaba convencida de que las paredes tenían que ser negras. Fue jugado, pero ahora, con las plantas tropicales enormes, queda buenísimo", se alegra Laura.

Una pérgola sobre el piso de piedra remite a un parador de playa y tiene una lámpara galponera para poder usarla de noche. Ambientan esculturas de madera realizadas por Kalil y una vieja salamandra en desuso.
Una pérgola sobre el piso de piedra remite a un parador de playa y tiene una lámpara galponera para poder usarla de noche. Ambientan esculturas de madera realizadas por Kalil y una vieja salamandra en desuso. Crédito: Magalí Saberian

Al entrar a la casa, en la planta baja, aparece el living con la pared de machimbre pintada de verde y dos cuadros de Kalil hechos especialmente para este ambiente.
Al entrar a la casa, en la planta baja, aparece el living con la pared de machimbre pintada de verde y dos cuadros de Kalil hechos especialmente para este ambiente. Crédito: Magalí Saberian

"Adoro el living verde-loro. Los fines de semana a la nochecita, siempre me voy a leer al lado de la lámpara. Paso mucho tiempo ahí: esa es la mejor señal de que un espacio está bien resuelto".

El ambiente tiene una mesa de pallets sobre una alfombra tejida (Elementos Argentinos).
El ambiente tiene una mesa de pallets sobre una alfombra tejida (Elementos Argentinos). Crédito: Magalí Saberian

Completan los sillones de madera y tiento con cueros de oveja, comprados en Tigre, y banquitos que Laura consigue y va distribuyendo por toda la casa.

El living está integrado al comedor con vajillero antiguo y sillas años 60 retapizadas.
El living está integrado al comedor con vajillero antiguo y sillas años 60 retapizadas. Crédito: Magalí Saberian

"A la cocina entro sólo a tomar café, así que hice todo lo posible para que parezca un bar. El comedor es mínimo, para cumplir. Recibimos gente todo el tiempo, pero siempre estamos en los livings o afuera".

Las puertas de la casa se intervinieron inspiradas en las formas de Alexander Calder.

La cocina -que se conecta con el resto de los ambientes por medio de una barra- está pintada de negro y fue ambientada con sombreros y espejo vintage. Tiene sillas años 50 (Mercado de Pulgas de Dorrego) y alfombra tejida (Elementos Argentinos).

En la habitación principal, Laura pintó un gran cuadrado rojo, igual que la ventana y el taparrollo.
En la habitación principal, Laura pintó un gran cuadrado rojo, igual que la ventana y el taparrollo. Crédito: Magalí Saberian

"No creo que el dormitorio deba tener tonos apacibles; creo que debe tener un color lleno de vida y pasión. ¡Ojalá mi cuarto siga siendo rojo muchos años más!".

Sobre la cama, almohadones tejidos a mano y alfombra con diseño geométrico (todo de Elementos Argentinos).

Una original biblioteca con banquitos de carpintero pintados. En el baño, azulejos blancos con pastina negra.
Una original biblioteca con banquitos de carpintero pintados. En el baño, azulejos blancos con pastina negra. Crédito: Magalí Saberian

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?