Suscriptor digital

¿Cómo son los cepillos de dientes de bambú que facturan $2 millones en el país?

Con la idea de sumar un elemento biodegradable, venden cepillos de dientes de bambú para reemplazar al plástico
Con la idea de sumar un elemento biodegradable, venden cepillos de dientes de bambú para reemplazar al plástico Crédito: Prensa Miraki
Julia D'Arrisso
(0)
22 de octubre de 2018  • 10:12

Sumar un granito de arena al cuidado del medioambiente puede surgir de algo cotidiano, como cambiar el mango del cepillo de dientes. Meraki es un concepto griego que significa hacer algo con amor y voluntad, y dejar algo personal en un proyecto. Bajo esa noción y con la idea de hacer productos pensados para mejorar el medio ambiente nacieron los cepillos de dientes hechos a base de bambú.

"Me gusta viajar y cuando lo hacía, lo único que veía eran problemáticas ambientales. Quise tomar riendas en el asunto y cambiar desde los consumidores hasta las empresas. Me pareció que la mejor idea era crear productos que sean biodegradables", contó Francisco Mirabella, el creador de la compañía.

Para 2016, su hermano, que vivía en Australía, le trajo un cepillo de dientes hecho con bambú. Y así lo eligió. "Me pareció un mensaje claro, es algo pequeño pero que tiene gran impacto", dijo Mirabella.

Desde ese momento comenzó el proceso de investigación para importar el producto y la primera prueba piloto, para la que trajo 1000 cepillos en octubre de 2016, que pasaron a 50.000 para marzo de 2017.

"Nos contactamos con una empresa china que hace cepillos genéricos y le añadimos la marca, el diseño, los colores. Empezamos a ir a ferias y después hicimos alianzas y ahora estamos en Córdoba, Mendoza, Santa Fe, Chubut", explicó Mirabella.

La idea era incorporar un elemento ecológico a un hábito cotidiano. Los cepillos de dientes tradicionales están hechos con plástico, que tardan más de 500 años en biodegradarse, mientras que el bambú permanece 180 días aproximadamente. El único elemento no biodegradable son las cerdas, que están hechas con nylon -representan un 3% del producto.

Los cepillos dentales Meraki contienen cuatro colores para distinguirse y tres tipos de cerdas
Los cepillos dentales Meraki contienen cuatro colores para distinguirse y tres tipos de cerdas Crédito: Prensa Meraki

"Buscamos la disminución de materiales dañinos para el medio ambiente en la vida cotidiana, reemplazándolos por materiales biodegradables y/o ecológicos", consigna el sitio web de la pequeña empresa. "La idea es que la gente valore sus productos y que generen conciencia hacia dónde van", expresó Mirabella.

Pero después de las primeras ventas en la empresa detectaron el primer problema: los cepillos no tenían distinción, con lo que cualquier familia podía confundir a quién pertenecía cada uno. Por eso, incorporaron un punto de distintos colores en las cerdas: violeta, amarillo, azul y verde son las opciones disponibles.

A su vez, también hay tres tipos de cerda: suaves, medianas y duras, que se identifican por una, dos o tres líneas en la base del cepillo.

El costo de cada cepillo dental es de $95 y su conservación es de tres meses, igual que un cepillo de plástico.

La compañía tuvo una facturación anual en 2017 de dos millones de pesos y espera que este año cierre cerca de los tres millones. "Estamos aumentando las ventas en un 30 ó 40 por ciento en volumen", dijeron en la compañía.

Actualmente, la pequeña empresa de cepillos de dientes comercializa vía e-commerce y en más de 450 puntos del país, principalmente en tiendas saludables y almacenes orgánicos, y planea expandirse a farmacias. Además, busca llegar a los mercados de a Brasil y España, y ya funciona en Uruguay.

El próximo paso de Meraki es sumar nuevos productos con elementos ecológicos: el objetivo es agregar peines, cepillos para uñas y otros elementos de higiene que habitualmente estén hechos con plástico y puedan adaptarse a un producto más amigable con el medioambiente.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?