Suscriptor digital

Un "Nunca Más" de la corrupción y el temor al populismo, ejes de un debate entre empresarios

Fuente: LA NACION - Crédito: Hernán Zenteno
Francisco Jueguen
(0)
18 de octubre de 2018  • 14:40

MAR DEL PLATA.- No fue el panel más aplaudido del día. Luego de los elogios que cosecharon prestigiosos pensadores argentinos y también la banca ética en el arranque del encuentro, al empresariado le llegó el momento de mirarse en el espejo. Y el reflejo, descripto por sus propios pares, fue de indignación, sorpresa y preocupación por los recientes escándalos de corrupción que desnudan al poder.

Un atisbo de la denuncia que recorrió ayer el 54º Coloquio de IDEA en esta ciudad ya la había esbozado anteanoche Javier Goñi, presidente de IDEA, cuando reclamó que aquellos que hubieran cometido un delito paguen por él. Pero a media mañana de esta segunda jornada, varios directivos le dieron continuidad con tal intensidad que el "Nunca Más", tan argentino, se convirtió durante esta cumbre empresaria en un grito en pos de una inmediata mayor transparencia.

Pero el caso de los "Cuadernos de la coimas", evocado en cada pasillo del Hotel Sheraton, no fue el único tema de conversación. Sumado a la crisis económica, se convirtieron en una llamada de atención sobre el futuro más cercano. Para los directivos reunidos en el panel denominado "Nuestro Rol" -que interpela la responsabilidad de los hombres de negocios en estos desbarajustes- tales problemas abren la posibilidad real -antes imposible- de la vuelta del populismo.

"Tengo un sentimiento de desilusión", afirmó Carola Fratini Lagos, directora de IDEA y Regional Head of Commercial Insurance de Zurich. "La reciente historia de corrupción me avergüenza. Perdimos el norte, pero siento mucha esperanza. Hay empresarios que estamos haciendo las cosas bien. Podemos convertirnos en algo distinto. Hay cosas en la que todos decimos 'Nunca Más'. El cambio comienza por nosotros. Tenemos que alinearnos con nuestros valores", aclaró.

"Tengo sentimientos encontrados. Estoy preocupado, pero empiezo a tener optimismo, esperanza", ratificó Roberto Murchison director de IDEA y presidente del Grupo Murchison. "Viendo los casos de corrupción en el continente y en la Argentina; esto crea escepticismo en la ciudadanía sobre el sistema, los gremios, las empresas, la Justicia. Es tierra fértil para los populismos. Hasta hace poco era poco probable que volviéramos a tener un gobierno populista. Ahora, la posibilidad de que esto ocurra ha dejado de ser cero", agregó.

"El tema de Los Cuadernos de Centeno me da esperanza. Desde el punto de vista empresario, la corrupción, hacer las cosas mal, ha dejado de tener un costo cero. Todo lo que se hace bajo el sol se termina sabiendo. Eso genera cambios culturales interesante y buenos", señaló el empresario del rubro logístico.

"Me siento reflexivo", dijo Sergio Kaufman, CEO de Accenture para América latina cuando el prosecretario general de redacción de Clarín, Fernando González, le dio la palabra. "Hay que dejar de pedir un subsidio o que nos protejan, que el dólar está caro o barato, o reclamar créditos blandos. Buena parte del reclamo viene por ahí, afirmó. "Quizás Centeno escribió el primer capítulo, pero es un libro grande. Tenemos que revisar cómo se gestionan las protecciones políticas, muchas veces, a través de medios espurios", completó el directivo de la firma multinacional.

"Esto genera muchas sorpresa y indignación, porque sí veíamos una serie de hechos que imaginábamos de corrupción, pero imaginábamos no el tamaño y la magnitud de algo tan sistémico y de estas proporciones", analizó Gastón Remy, CEO de Vista Oil & Gas. Tanto fue así, que -a un año- el tema del financiamiento de las campañas políticas volvió al escenario de IDEA, con el remanido proyecto de bancarización de los aportes privados. "Los bolsos demuestran lo que ya estaban haciendo. Acá lo que se discute es si hay intermediación del Estado. El financiamiento ya lo hace el privado a través de los impuesto", afirmó.

Desde afuera del panel también llegaban críticas. "Vengo sosteniendo desde siempre que los empresarios tienen un peso específico que tienen que ejercer y que han ejercido poco en los últimos años, sobre todo, durante el Gobierno anterior. Y eso despertó infinidad de consecuencias. En la época del kirchnerismo, yo que apoyé IDEA siempre, encontrar empresarios importantes en este coloquio era como hacer una búsqueda del tesoro. Acá no venía nadie porque tenían miedo, y así terminó", dijo Caludio Belocopitt, presidente de SwissMedical.

"Me parece bien que con este tema se vaya a fondo y haya un antes y un después de este momento", agregó el bodeguero Alberto Arizu. "Toda la vida hemos hablado de corrupción y es un buen momento para decir, basta, nunca más la corrupción".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?