Suscriptor digital

El 84% de los ejecutivos cree que la economía está peor, pero son optimistas para el próximos semestre

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro V. Rizzi
Ignacio Federico
(0)
18 de octubre de 2018  • 16:31

Pese a la complicada situación que atraviesa la economía argentina, los empresarios no pierden del todo el optimismo. o creen que lo peor ya pasó. De hecho, el 56% de los hombres de negocios dice que la situación económica estará mejor el próximo semestre, según revela la encuesta de Expectativas de Ejecutivos que realiza la consultora D'Alessio IROL entre 232 consultados y que presentó hoy en el 54° Coloquio de IDEA.

Sin embargo, de ese número, un 50% dice que la situación será "moderadamente mejor", mientras el restante 6% dice que será "mucho mejor". En tanto, un 20% dice que estará igual, un 16% que será "moderadamente peor" y un 8%, "mucho peor".

Sobre la evaluación económica del actual semestre, los hombres de negocios tienen una percepción adversa: para el 84% está peor (para el 52% moderadamente peor y para el 32% mucho peor). Estos valores contrastan con las expectativas del año pasado, cuando se evidenció el mayor optimismo en dos décadas (el 86% dijo que le economía iba estar mejor).

Los que consideraron que le economía está "mucho peor" esgrimieron argumentos como la devaluación de la moneda, la caída del nivel de actividad, la baja del consumo, la falta de inversión y las elevadas tasas de interés, por nombrar las principales.

Además, la evaluación de la situación económica por parte de los empresarios es la peor desde 2002. En un índice que va de 0 (mucho peor) a 100 (mucho mejor), el promedio de la visión de los hombres de negocios fue 23 para el semestre que va de mayo a octubre de este año, según el estudio de D'Alessio IROL. Esta evaluación contrasta contra la expectativa que tenían los ejecutivos cuando se les preguntó hace seis meses cómo estaría la economía hoy: el índice daba 56, es decir la evaluación fue marcadamente inferior a lo esperado. De cara al futuro, vuelve a evidenciarse un retorno al optimismo (58).

"Esta crisis agarró a todos por sorpresa", analizó el economista Miguel Kiguel, titular de la consultora Econviews, quien presentó el estudio junto a Eduardo D'Alessio Y continuó: "Esta crisis no se parece a ninguna anterior, cada crisis es distinta. En 2001 hubo devaluación pero tambipen crisis bancaria. Hoy no hay crisis bancaria ni riesgo de default, es la típica crisis cambiaria, que antes se llamaba crisis de balanza de pagos".

El optimismo de los empresarios llega de la mano de las exportaciones: el 51% de los consultados cree los envíos de su empresa al exterior aumentarán dentro de doce meses, mientras que el 41% dice que no se modificarán y el 8% que disminuirán. Esto muestra una mejor respecto de junio último, cuando un 43% creía que sus ventas externas crecerían.

Respecto de las inversiones, el 43% dijo que no habrá modificaciones de acá a un año, mientras que un 39% cree que disminuirán y un 18%, que aumentarán. "Esta posición se destaca mayormente en empresas grandes e industria", explica el informe.

En tanto, el 43% de los hombres de negocios prevé un aumento de las ventas (sobre todo empresas medianas y de servicios), pero un 39% dice que disminuirá. Sin embargo, solo un 22% dice que su rentabilidad se incrementará.

En cuanto al empleo, 2 de cada 10 empresarios confían en que aumentará y el 47% que no se modificará. "Si bien aumenta el desempleo, no es tan fuerte. Las empresas apuestan a que la economía va a rebotar. Por eso tratan de no echar, sino más bien sacar horas extras, bajan turnos o apelan a las suspensiones. Apuestan al rebote y saben que es costoso sacar gente y volver a contratar", dijo Kiguel

"Hay una apuesta implícita a que falta poco para que la economía dé la vuelta", dijo Eduardo D'Alessio, presidente de la firma que hizo el estudio.

A la hora de hablar de precios con respecto a la inflación en el último año, el 46% dijo que fue menor (36% en el caso de la industria y 51% en el caso del sector de los servicios) y el 26% dijo que fue mayor (36% y 21%, respectivamente). "El sector industrial mantiene precios contra la inflación, mientras que los servicios anotan una pérdida significativa", analiza el informe. Kiguel añadió: "Los salarios vienen atrasados versus otras subas de precios. La inflación se desbocó. Es más alta desde principios de los 90 y genera conflicto con los salarios", dijo Kiguel.

Un análisis aparte mereció la cadena de pagos, una de las cuestiones muchas veces castigada durante tiempos de crisis y que afecta sobre todo a las pymes. La primera pregunta del estudio fue: ¿Siente que se ha extendió el plazo de cobranza en su empresa? Ocho de cada diez consultados dijeron que sí. ¿Y qué cree que pasará en los próximos meses? La mitad dijo que permanecerá igual, el 44% que se extenderá y sólo el 6% que se acortará.

"No se rompe la cadena de pagos, pero sí se estira. Hay cheques rechazados, pero el nivel no es grande", dijo Kiguel, y le puso números: los cheques rechazados subieron de 1,9% a 2,5% del total de los emitidos. "Siguen siendo valores bajos", acotó.

Entre los temas que más preocupan a los empresarios para el próximo año, los salarios picaron en punta, seguidos por la retención de talento, la reforma impositiva, la tecnología y la obtención de créditos.

Y entro los principales factores para aumentar la competitividad del país, el podio estuvo conformado por "bajar la inflación", "reforma impositiva" y "reforma laboral".x

A la hora de atribuir razones a los actuales problemas de la economía argentina, los empresarios fueron contundentes: el déficit fiscal (68%), la falta de acuerdos entre las distintas fuerzas políticas (34%), la confianza (31%) y el déficit de la balanza de pagos (19%). "Se pone el énfasis en lo fiscal cuando la crisis que tenemos es monetaria, cambiaria", analizó Kiguel. Y añadió: "El déficit fiscal es un problema, pero no el único".

En esta línea, las soluciones de corto plazo según los empresarios serían bajar el gasto público, lograr consensos generales en temas cruciales y controlar la inflación. Pensando en el mediano y largo plazo, insistieron en bajar el gasto público y sumaron invertir en educación y trabajar en una política económica de largo plazo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?