Suscriptor digital

David Guetta, sobre el suicidio de Avicii: "Sabía que algo así podía suceder"

El DJ francés reflexiona sobre su actividad: "Yo cambié mi vida después de lo que pasó"
El DJ francés reflexiona sobre su actividad: "Yo cambié mi vida después de lo que pasó" Fuente: AFP
Sebastián Ramos
(0)
19 de octubre de 2018  

"No sabía que podía estar de fiesta los lunes, los martes, los jueves, los viernes, los sábados y los domingos sin parar... pero una vez que empezás, podés estar todo el año de gira". Las palabras de Avicii que intentan describir el ritmo frenético de los últimos años de su vida, antes de suicidarse, el 20 de abril de este año, dan comienzo al documental que Netflix estrenó meses atrás, Avicii- Historias verdaderas. Inmediatamente después, se lo ve al DJ sueco chocando las manos con su amigo David Guetta durante una de aquellas noches interminables.

Desde Ibiza, mientras se prepara para cerrar la temporada de discotecas en Pachá, el local que lo catapultó a la fama en la década del 90, y coincidiendo con la edición mundial de su séptimo álbum de estudio, Guetta atiende su celular y cuenta cómo la muerte de Avicii cambió su estilo de vida. "Fue un shock terrible y me puso muy triste -dice-. Desafortunadamente, si bien me sorprendió, porque nadie está preparado para una noticia como esa, sabía que algo así podía suceder. Perdí a un amigo, pero también a un artista enorme, extremadamente talentoso. Creo que él nos hizo replantearnos muchas cosas a todos. Yo cambié mi vida después de lo que pasó".

A punto de cumplir 51 años, el superexitoso y millonario DJ francés se toma su tiempo para responder acerca del triste final de su amigo y reflexionar sobre la escena dance, que lo tiene como uno de sus referentes indiscutibles.

Flames - Fuente: YouTube

03:13
Video

"Todos nosotros pasamos por algo así -asegura el DJ-, estamos todo el tiempo empujando los límites un poco más allá, debido a la constante presión de tener que entregar y entregar y entregar... Así, uno llega a perder el respeto por uno mismo. Discos, promoción, shows... no se para nunca y el tiempo para vos es muy limitado. Si no querés deprimirte, tenés que tener tiempo para vos, para tu familia, tiempo para no ser productivo y eso es lo que generalmente se olvida. El problema es que vivimos nuestras vidas sintiendo que cada minuto tiene que ser productivo. Y eso no es verdad. Lo que descubrí haciendo este álbum es que tener tiempo para mí, para ser improductivo, de hecho me convirtió en un ser creativo de una forma que nunca lo había sido. La creatividad no es para robots. Si hacés 160 shows al año, es muy difícil ser creativo, porque la mayoría del tiempo estás exhausto. Por eso he cambiado mi vida y creo que muchos DJ también tomaron decisiones después de lo que pasó con Avicii, los ayudó a parar".

-En más de una oportunidad dijiste que una de las claves para mantenerte en lo alto de la escena DJ fue "no alcohol, no drogas"...

-Todo el mundo es diferente. Alguna gente ingresa a la escena por el "estilo de vida". Yo entré a la escena por la música. Son distintas motivaciones. Después de un fin de semana, lo que yo quiero es volver al estudio y hacer música. La mayoría de los DJ que consumen drogas y van a los after hours y tocan todo el fin de semana, de lunes a jueves no hacen otra cosa que dormir, y es entendible. Por eso probablemente esta forma de vivir mi vida sea parte de mi éxito: he trabajado más días durante décadas.

David Guetta nació en París hace medio siglo, producto de la unión de un marroquí de origen judío y una belga, un origen multicultural que el mismo DJ asegura haber trasladado a su música. "Desde los 21 años tomo un avión todos los días hacia diferentes países y quizá por eso no miro la vida desde la perspectiva de ser un extranjero. Soy una persona muy abierta a las diferentes culturas, a cada tipo de lugar. Más allá de la música, esta forma de ser me hizo también una persona más abierta".

Alguna gente ingresa a la escena por el estilo de vida. Yo entré a la escena por la música. Son distintas motivaciones

DJ desde los años 80, fue en la década del 90 cuando Guetta, junto a Laurent Garnier y Daft Punk, entre otros, se consagró como referente de la música house en Francia. Pero un hecho aparentemente extramusical fue el que disparó su popularidad: en 1994 se casó con Cathy Lobé, la mujer que se encargó del detrás de escena del DJ, ofició de mánager, de relaciones públicas, de bailarina y, finalmente, de socia, no solo del negocio en torno al merchandising y las fiestas en París o en Ibiza, sino también de varias discotecas que poco a poco fueron comprando. "He oído decir que detrás de un gran hombre hay una gran mujer: Quizá sea cierto, pero no en mi caso. ¡Cathy no está detrás de nadie!", dijo alguna vez Guetta sobre quien es la madre de sus dos hijos y quien fuera su esposa y socia por cerca de veinte años (se divorciaron en 2014) de un negocio musical que, según la revista Forbes, llegó a facturar 25 millones de euros anuales.

Así, tras más de dos décadas pinchando discos, lo cierto es que la marca Guetta, la que lo convirtió en uno de los DJ y productores más populares y requeridos del planeta, especialmente desde que logró fusionar en perfecta armonía la escena dance con el pop, se construyó en el nuevo milenio.

Volver a empezar

Por estos días el DJ acaba de lanzar su séptimo disco (el primero, Just a Little More Love, se editó en 2002), titulado lisa y llanamente 7. Un álbum doble que incluye su versión más pop en el CD 1 (con un variopinto staff de cantantes invitados, de Sia a J Balvin y de Justin Bieber a Nicki Minaj) y su Jack Back Project (su álter ego más underground) en el CD 2.

Play Hard - Fuente: YouTube

04:01
Video

"He hecho todo tipo de sesiones en mi carrera", dice ahora el DJ al reflexionar sobre el concepto dual de 7. "Pero en los últimos años me había metido tanto en el sentimiento pop que la posibilidad de caer y no conseguir un éxito me empezó a asustar -expresa-. Esa energía fue tan negativa y tan mala para mi creatividad que quise hacer este disco desde una perspectiva completamente diferente. Una perspectiva muy libre, que me permitiera hacer música solo por diversión, sin ningún tipo de acercamiento comercial y en la que pudiera experimentar como lo había hecho en mi primer disco".

Guetta dice que este disco salió de su corazón y que esa libertad lo hizo muy feliz: "Durante diez años he intentado combinar elementos dance con pop, porque amo la música dance, pero también amo las canciones hermosas. Pero esta vez también quería hacer la música que solía hacer cuando empecé, sin importar si se trata de un hit o no".

-¿La nueva era digital cambió tu forma de producir y hacer música o solo la manera de distribuirla?

-Cambió todo completamente, porque la distribución ahora también es parte del proceso. Cuando miro a los raperos, por ejemplo, que editan mucha música, me doy cuenta de que a veces los discos incluso no están completamente terminados y a nadie le importa. En los viejos tiempos, si eras un gran artista, editabas un simple y dentro de seis meses, otro, y si no funcionaba era una catástrofe. Pero ahora eso terminó, realmente no pasa nada si ese disco no funciona. Yo quiero lanzar más música al exterior, tener una mayor oferta, porque la gente consume tu música de manera más rápida. Esa es la forma como quiero que sea mi música y también haciendo un álbum doble como este, porque quiero editar mucha música y hay más cosas por venir. Quizás incluso en un formato como el streaming.

Según la visión del francés, tras un período en el que la música dance se masificó y se comercializó como nunca antes, ahora la escena underground ha vuelto con fuerza. "Siempre se trata de reacciones y lo que viene creo que es algo muy grande, que seguramente va a provenir del under. El EDM (Electronic Dance Music) fue muy, pero muy fuerte en todo el mundo durante muchos años y después vino el tropical house -dice-, que fue algo más blando, porque en un punto ya no se podía más, todo era muy ruidoso. Luego la escena se hizo muy, pero muy pop y todos estaban tratando de sonar en las radios. Ahora el underground está explotando otra vez, como si fuera un ciclo. Como sucede también cuando lo que era tendencia veinte años atrás se revisita para crear lo que ahora es tendencia".

En Ibiza, algo así como su segundo hogar, las opiniones sobre Guetta están divididas. Unos dicen que fue el responsable de devolverle el esplendor perdido a la isla blanca; otros lo culpan de haber terminado con el espíritu underground de la escena dance ibicenca con su música comercial. Ambos, en cierto punto, tienen razón.

"Cuando llegué por primera vez a la isla, la cultura DJ era más pequeña, por ahí más íntima, pero creo que la fuerza de la cultura todavía está aquí. Por eso amo tanto a Ibiza. Sí, es una isla portuaria, pero también un lugar donde se respira la cultura hippie y que tiene una gran cultura musical. Ibiza sigue teniendo algo mágico que la hace diferente a cualquier otro lugar".

Cuando el ritmo interminable ya no es el mismo

La muerte de Avicii, a los 28 años, impactó fuerte en la escena de la música dance y encendió el cartel de alerta en más de un artista. El DJ y productor holandés Hardwell, seudónimo de Robbert van de Corput, anunció el mes pasado que se retiraba de la escena. "He llegado a la conclusión de que hay muchas cosas que quiero compartir con mi familia y amigos. Ser Hardwell es un trabajo a tiempo completo que resta energía, amor, creatividad y atención a mi vida como persona normal", aseguró esta superestrella de la música electrónica de apenas 30 años.

Dos años antes, coincidiendo con el retiro de los escenarios de Avicii, el DJ Sound Remedy también se alejó de la escena: "Esta industria está llena de sanguijuelas que intentan frenar tu talento y ganar dinero. Céntrate en la música y sé optimista", aconsejó en un comunicado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?