Suscriptor digital

El Gobierno vuelve a poner sobre la mesa la reforma laboral

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Francisco Jueguen
(0)
18 de octubre de 2018  • 16:39

MAR DEL PLATA.- No hay conflictividad que valga. En un momento complejo de la economía y en un contexto de tirantez con la CGT, el Gobierno vuelve a poner sobre la mesa la posibilidad de impulsar nuevamente su paquete de leyes laborales desde el año que viene.

La agenda de la reforma laboral fue música para los oídos de los cientos de empresarios en esta ciudad en la que se desarrolla el 54º Coloquio de IDEA y el encargado de retomarla fue nada más y nada menos que el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica. "Queremos avanzar en discutir nuevos formatos laborales que no le quiten derechos al trabajador y que le den trabajo a quienes no lo tienen", afirmó Sica en un panel del evento en el que fue interpelado por Mariano Bosch, CEO de AdecoAgro. "Enviamos tres leyes a la legislatura y estamos siempre atentos con nuestros diputados y senadores para poder movilizarlas", agregó.

"No podemos seguir haciendo el juego de la avestruz. Tenemos que dar la discusión, sentarnos sin prejuicios ni ideologías. Se precisan marcos laborales que se adecuen a los nuevos cambios. Hay que llevarlo adelante el año que viene", agregó el funcionario, que pidió a todos los actores sentarse a discutir con los datos duros del mercado laboral, que actualmente muestran a más de un 30% de los argentinos en la informalidad.

Luego, en conferencia de prensa, Sica fue más prudente. "El año pasado había un principio de acuerdo sobre tres leyes que habían ingresado en la legislatura", dijo Sica ante la pregunta de LA NACION. "Estamos atentos y trabajando para movilizarlas Mientras tanto seguimos con los acuerdos sectoriales. No es que vamos a darle un nuevo impulso. Necesitamos que nos acompañen otras fuerzas políticas", agregó más cauteloso el ministro de Producción.

Sica afirmó que las preguntas que más le hicieron los empresarios en el 54º Coloquio de Idea tienen que ver con la situación macroeconómica, el proceso de estabilización, la evolución de la actividad y la negociación sobre el presupuesto 2019 que se da en el Congreso. Además, como novedad, el funcionario recalcó que abrirá un diálogo con los empresarios para repensar la forma como se relacionan a través las entidades representativas: las cámaras.

Por otro lado, Sica volvió a a defender las retenciones a las exportaciones en el contexto del acuerdo con el FMI y el equilibrio fiscal comprometido para el año que viene, y señaló que, pese a que el Gobierno quería avanzar con la baja del gasto, se encontró con un freno de los políticos, fundamentalmente los gobernadores y los intendentes opositores.

"Las retenciones son el peor impuesto que podemos cobrar", dijo el funcionario luego de la pregunta sobre el aumento de impuestos al sector que el oficialismo dice querer impulsar. "Tuvimos que hacer algo que es contracultural respecto a los que queremos como Gobierno. Cuando se hace política económica en términos simples hay que pensar en generar el bien común y en hacer un sacrificio de corto para poder ser sustentable en el mediano plazo".

"Había que equilibrar la macroeconomía. Tuvimos que señales muy claras en medio de una crisis de que íbamos a cubrir el equilibrio fiscal y a tener una inflación más baja. (...) quisimos avanzar más fuerte con el gasto, pero las restricciones políticas nos llevaron a un callejón sin salida", dijo Sica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?