Suscriptor digital

Wanderlust: una mirada humorística a la distancia entre el amor y el sexo

Toni Collette, terapeuta en crisis existencial
Toni Collette, terapeuta en crisis existencial Crédito: Netflix
Paula Vázquez Prieto
(0)
19 de octubre de 2018  

Wanderlust (gran bretaña, 2018) / Creada por: Nick Payne / Elenco: Toni Collette, Steven Mackintosh, Zawe Ashton, Joe Hurst, Paul Kaye, Sophie Okonedo, Emma D'Arcy, Celeste Dring / Disponible en: Netflix / Nuestra opinión: muy buena

Ya sabemos que las crisis matrimoniales han sido materia de dramas existenciales, comedias alocadas y alguna que otra historia de terror. Lo interesante de la nueva serie de la BBC -en coproducción con Netflix- no es la idea de plantear una pareja abierta al sexo casual con otros, o el pensar el disfrute más allá de los prejuicios como una "nueva normalidad", sino el tono que ha elegido para contar la historia, para combinar el ingenio y el humor sin desatender la complejidad de los sentimientos. La clave de la serie, creada y escrita por Nick Payne, está en no sobrecargar la trama de conflictos externos o vaivenes narrativos, sino en acompañar decididamente a sus personajes en toda búsqueda que emprendan, aún en sus aristas más intensas y absurdas.

Joy (Toni Collette) y Alan (Steven Mackintosh) están casados hace más de veinte años y tienen tres hijos. Ella es psicoterapeuta y él, profesor de literatura. Su vida sale de la aparente linealidad por un accidente vial que obliga a Joy al reposo y a su posterior rehabilitación. Ese hecho, que ocurre antes del inicio del relato, se intercala como un fantasma en las primeras escenas, marcando en la vida de Joy un reinicio luego de la convalecencia. Un reinicio en la vida en movimiento pero sobre todo en la vida sexual, porque lo que Joy descubre es que el accidente puso de manifiesto una monotonía que antes resultaba imperceptible y que ahora despierta un deseo casi urgente por subvertirla. El logro es poner en imágenes cómo ese deseo se contagia a los otros personajes -hijos, vecinos, colegas, pacientes-, impregna sus reacciones, impulsa sus recorridos, convirtiéndose a veces en detonante de bromas infantiles y en otras en disparador de decisiones drásticas.

Es claro que Payne piensa a Toni Collette como la fuerza sobre la que gravitan todos los quiebres de la historia. Sus roles son múltiples y se despliegan episodio tras episodio: como mujer, como esposa, como madre, como profesional, como confidente. Esas falsas divisiones se contienen en su propio cuerpo, el que se agita con el impulso de hacer aquello que desea más allá de la mirada externa.

Los personajes de Wanderlust son laberínticos y reflexivos, sus necesidades son dispares y contradictorias, y sus dilemas son siempre adultos. La serie juega todo el tiempo con las distancias entre el sexo y el amor, el compromiso y el placer, la autonomía y el egoísmo. Y lo hace con humor y sin atisbo alguno de solemnidad. Porque los mejores rumbos de la ficción se alcanzan cuando podemos reírnos o emocionarnos con los personajes, y no a costa de ellos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?