Alberto Arizu, de Luigi Bosca: "Argentina tiene que olvidarse del dólar y preocuparse por el peso"

Alberto Arizu, director de Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina, se mostró preocupado por las tasas de interés, pero destacó que la industria vitivinícola argentina tiene potencial para duplicar sus exportaciones

3:18
Video
(0)
18 de octubre de 2018  • 18:17

"Argentina tiene que olvidarse del dólar y preocuparse por el peso", afirmó Alberto Arizu, director de la bodega Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina, la institución que se encarga de promover al vino argentino a nivel internacional.

"El dólar tiene que flotar. Ha sido muy caro para el país tener un tipo de cambio administrado y sostenerlo bajo durante muchos años", sostuvo el empresario en diálogo con LA NACION, en el marco de la edición 2018 del Coloquio de IDEA en Mar del Plata.

Según Arizu, el tipo de cambio actual mejoró la competitividad de la industria vitivinícola, que está recuperando su dinámica luego de un inicio de año de caída en las ventas: "Con este nivel se recuperó el retraso que tenía (el dólar) y eso aventaja mucho al sector, sobre todo al impuso a las exportaciones".

De acuerdo con las cifras del titular de Luigi Bosca, en los primeros cinco meses del año el sector acumuló una caída del 7%, y luego la tendencia se revirtió. "Ahora tenemos una caída del 2%, pero hay una inercia, sobre todo en el vino embotellado, que es lo que más nos ocupa, el verdadero valor agregado, la marca que llega a la góndola".

En ese sentido, afirmó que el escenario seguirá mejorando en los próximos meses. "Estamos viendo que los grandes compradores llegan a la Argentina y buscan segmentos en los que antes la Argentina no estaba tan interesada porque teníamos problemas de margen. Son operaciones nuevas que vamos a verlas principalmente en los primeros meses de 2019", afirmó.

Consultado por el escenario macroeconómico, Arizu expresó su inquietud por las tasas de interés y reclamó una mirada de largo plazo. "Afectan mucho al sector, que tiene mucho capital inmovilizado y tiene que financiar capital de trabajo. Es nuestra principal preocupación. Pero hay que dejar de hablar de variables y empezar a hablar de plan económico y de competitividad sistémica de largo plazo"

Por último, Arizu enfatizó que la industria del vino argentino tiene potencial de duplicar u exportación. "En términos de vinos, Argentina es el quinto productor del mundo pero es el séptimo exportador. El país exporta entre el 28% y el 30% de su producción, que representa el 40% de su facturación total. Si comparamos con países similares en esta industria, como Chile o Australia, la Argentina debería tener a nivel mundial un share del 6% o el 7% y hoy tiene casi un 3%".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.