Suscriptor digital

Test drive: el Subaru Impreza sigue fiel a la tradición

Ofrece el clásico conjunto de motor bóxer y tracción integral, una marca en el orillo de la firma japonesa, y le agrega un equipamiento de seguridad y confort de alto nivel
Gabriel Tomich
(0)
20 de octubre de 2018  

El renovado Subaru Impreza
El renovado Subaru Impreza

Si hay un fabricante de automóviles que es fiel a sus ideas y conceptos, ese es Subaru. Así, la fórmula compuesta por un motor bóxer y la tracción integral permanente es la marca registrada de Fuji Heavy Industries, una combinación archiprobada en competición (con varios títulos de pilotos y marcas en el Campeonato Mundial de Rally) y en la calle.

Esos triunfos en las carreras tienen nombre y apellido: Subaru Impreza, que hoy se ofrece en nuestro país con carrocería hatchback, en versiones Dynamic (solo le falta los tapizados de cuero y el techo solar) y Limited (que probamos) y sedán (4 puertas), con equipamiento Limited (full). Todas ellos con la misma mecánica.

Esa fidelidad conceptual tiene su correlato práctico: el Subaru Impreza tiene un comportamiento dinámico excepcional, gracias a la doble tracción (Symmetrical All Wheel Drive), exclusiva en el segmento de los medianos, y el bajo centro de gravedad que provoca el motor de cilindros opuestos; así, el Impreza dobla como sobre rieles y resulta muy seguro en caminos de montaña, sinuosos o con mucha lluvia, sin olvidar que también ayuda y mucho en caso de bajar al ripio o un camino de tierra; por las dudas, cuenta además con control electrónico de estabilidad y otras ayudas electrónicas (luz alta inteligente y asistente de arranque en pendiente). Además, frena con mucha solvencia: cuenta con frenos a discos ventilados adelante y atrás y la batería electrónica de ABS y distribuidor de potencia de frenaje (EBD). El confort de marcha urbano es impecable, gracias al buen balance de las suspensiones (McPherson adelante e independiente de doble brazo oscilante, atrás. Eso sí, es bastante bajo (130 mm de despeje y voladizo delantero largo), por lo que hay que negociar las cunetas y otros desniveles con cuidado para no golpearlo demasiado.

Una de las ventajas de este nuevo Subaru Impreza es la notoria reducción del consumo del motor de 4 cilindros 2.0 L, que en modelos precedentes del Impreza solía pasar con holgura los 11 L/100 km en ciudad y hoy registra 9,6 L/100 km. Como se dijo, se trata de un propulsor bóxer (cilindros opuestos o a 180°) con inyección directa y sistema variable de apertura de válvulas de admisión y escape (DAVCS), que entrega una potencia de 156 CV a 6000 rpm y un par motor (torque) de 20 kgm a 4000 vueltas. En combinación con la caja automática Lineartronic del tipo CVT (variable continua), con 7 marchas predefinidas en caso de utilizarla en modo manual (los cambios se hacen con las muy prácticas levas o paddle-shifts al volante) que sube rápido de vueltas y no da la sensación de "patinar", como ocurre con otras transmisiones similares. Esta eficacia redunda sin duda en la aceleración (0-100 km/h en 9,2 s y recuperación 80-120 km/h en 6,3 s) y en el consumo (9,6 L/100 km en ciudad y 9 L/100 km a 120 km/h).

La posición de manejo resulta óptima y muy ergonómica porque el volante ajusta en altura y profundidad, y la butaca eléctrica ofrece 8 regulaciones. Además, el confort interior para otros tres adultos también es impecable; es más, los asientos posteriores son reclinables y muy cómodos, pero el túnel de transmisión hacia las ruedas traseras dificulta la estancia de un quinto pasajero en la plaza central trasera. El baúl tiene una capacidad de 385 litros, que no está mal para un hatch y, si se necesita más, ahora está el sedán (460 L).

El equipamiento de seguridad pasivo incluye 7 airbags (frontales, laterales, de cortina y de rodilla para el conductor), cámara de retroceso direccional, anclajes Isofix para SRI, freno de estacionamiento electrónico y más. Por el lado del confort, resulta muy completo y lujoso: incorpora pantalla táctil de 8" con el sistema Subaru de infotainment, climatizador bizona, interfaz para Apple CarPlay y Android Auto, dos puertos USB y entrada auxiliar, tapizados de cuero, sistema de acceso y arranque Keyless (sin llave y mucho más. El precio de esta versión Limited de 5 puertas es de $1.310.000, mientras que la Dynamic tiene desde el jueves una bonificación de $120.000, por lo que ambas conjugan una excelente relación costo-beneficio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?