Suscriptor digital

El boxeo salió ileso de Buenos Aires 2018

Osvaldo Príncipi
Osvaldo Príncipi PARA LA NACION
Brian Arregui, oro en la categoría welter
Brian Arregui, oro en la categoría welter Fuente: AFP
(0)
19 de octubre de 2018  • 08:00

El boxeo salió airoso de todas las vicisitudes adosadas por el olimpismo de Buenos Aires 2018. Pocas veces tuvo tanta presión como en esta oportunidad y su participación estuvo condicionada, como nunca, por obra y gracia de su miserabilidad dirigencial.

Su formato de competencia no varió; se mantuvo intacto en estos torneos juveniles. No fue afectado ni reducido como acaeció en otras disciplinas tradicionales y la obtención de la medalla de oro por parte del entrerriano Brian Arregui revitalizó el poder pugilístico argentino en los Juegos Olímpicos, con sus 24 medallas obtenidas desde París 1924.

Las primeras planas fueron para Arregui, un joven papá de 18 años, lleno de vida e ilusiones que comienza a soñar con lo máximo. Como lo hizo cuando pisó por primera vez el gimnasio "Juan Capilla Cardozo", de Villaguay, con solo 9 años de edad. Justificó su condición de campeón en 69 kilos ganando inobjetablemente tres batallas en cuatro días. Las primeras - pelea y revancha-, con el uzbeco Jackhongir Rakhmonov, aseguraron su proyección a lo más alto del podio y sólo debió afianzar tal producido en el match final ante el marroquí Yassine Mar Elouarz, de calidad inferior.

¿Que se avecina para su futuro?

La deducción lógica invita a esperar los Juegos de Tokio 2020 en el caso de que la International Boxing Association (AIBA) solucione sus disloques políticos y prescinda de su actual presidente Gafur Rakhimov, uzbeco, desacreditado por completo por el Comité Olímpico Internacional (COI) por sus sospechosos antecedentes. Gafur no piensa renunciar. Y no hay otra salida.

Arregui mecanizó bien el estilo de combinaciones rápidas en el centro del ring, entrando y saliendo -permanentemente- de la escena de fuego. Todos estos estilos se repiten en la mayoría de los púgiles olímpicos que carecen de capacidad para provocar una maniobra gravitante para ganar los combates y convencer al público y a los jurados: encerrar al rival contra las cuerdas, castigando arriba y abajo. Acción en desuso por completo en este certamen.

Su equipo, conformado por Darío Pérez, su maestro de Entre Ríos, y los entrenadores nacionales Fabricio Nieva, Mariano Carrera, Javier Alvarez, Victor Castro y Roberto Arrieta, deberá escoger, con mucho tacto, cada uno de los campeonatos internacionales a los cuales se lo invite a participar teniendo en cuenta - aún- su noviciado. Escapar de las ligas profesionales encubiertas de AIBA resultará vital para mantenerlo intacto. Sin " reventarlo" en el camino a Tokio.

Los argentinos cumplieron y llegaron más lejos de lo esperado. Mirko Cuello y Victoria Saputo, los restantes, se tutearon con las medallas de bronce en notables actuaciones.

Debieron boxear cinco representantes pero sólo hubo cupo para tres. En fin.

AIBA es una "productora" de desprolijidades y falencias. Elevó a tres minutos el tiempo de duración, de cada round, en los combates femeninos para menores de 19 años. Solo aquí y en la indolente Comisión Atlética de Nevada, pueden ocurrir estos experimentos que no tuvieron objeción médica alguna.

Nadie sabe lo que pasará con el futuro del boxeo amateur internacional. A pocos parece importarles. En silencio, las fuerzas del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y Asociación Mundial de Boxeo (AMB), comienzan a espiar por la cerradura.

Todos esperan las elecciones de AIBA, el 22 del mes próximo. Sobre todo, el alemán Thomas Bach, mandamás del COI, para ver qué resuelve sobre el destino del "noble arte".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?