Suscriptor digital

La mascota Pandi: la desilusión de Thomas Bach después de un código aduanero erróneo

Pandi: la mascota al menos pudo entregarse como el tradicional souvenir que se ofrece en las premiaciones a cada atleta
Pandi: la mascota al menos pudo entregarse como el tradicional souvenir que se ofrece en las premiaciones a cada atleta Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Gustavo S. González
(0)
18 de octubre de 2018  • 23:59

Thomas Bach , el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI) calificó como "no tan bueno" el problema con la mascota "Pandi" en los Juegos Olímpicos de la Juventud . "Que la mascota no se haya podido vender es una pena. Es un tema pequeño, claro, pero es una pena", detalló el alemán. Un tema que se originó en un error administrativo importante: de los 3000 que ingresaron al país, 1700 fueron destinados a los atletas que obtuvieron medallas y a la "familia olímpica", y los 1300 restantes debieron ser comercializados, si no fuera porque entraron con un régimen aduanero que prohíbe ese destino. Solo admite que se regalen. Entonces se los hizo ingresar por el mismo decreto impositivo de la AFIP previsto, por caso, para que entre una garrocha o un arco de arquería.

La Unidad Especial Juegos Olímpicos de la Ciudad llamó a concursos públicos para cubrir los servicios de los Juegos Olímpicos Buenos Aires 2018. Luego de que dos oferentes fueran descartados "por exigencias leoninas", según una fuente de la Ciudad, la única oferta, de Carlos Eguía, fue aceptada porque tenía antecedentes de prestaciones similares en Cirque du Soleil y Lollapalooza . "No sé de dónde salió que la firma se denominaba 'Quiero ver guita', se presentó como Carlos Germán Eguía", enfatizó Juan Areco, subsecretario de la unidad especial que trabajó en paralelo con el ente organizador del Comité Olímpico Argentino (COA). Aquel nombre había trascendido en algunas publicaciones.

En los carteles de cada puesto de venta de merchandising en los parques el muñeco Pandi fue tachado de la lista. La verdad, con el precio estipulado de $ 1500, varios de los asistentes que formaban fila lo habrían tachado de su canasta de compras. Como valor de referencia, el Área Funcional Técnica de la Ciudad había informado un precio de $ 300 por cada uno de los 1700 que debían darse como souvenir a los atletas, lo que generaría una erogación de $ 510.000, que finalmente no se realizó porque el licenciatario los cedió sin cargo. Por las filas que se formaron en los distintos puntos de venta para el resto de los artículos (vasos, gorras), se intuye que el negocio para el privado no resultó deficitario.

"Para nosotros no trajo problemas porque Carlos Eguía cumplió al entregar los 1700, y no cobró por ello. La Ciudad no puso un peso. Era la única opción viable. El problema fue con el trámite del despachante de Aduana que trabajó con él", amplió Areco, que ignora el destino que tendrán los 1300 peluches de la mascota que no fueron vendidos y aseguró que no se comprarán nuevos en el futuro para venta al público.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?