Suscriptor digital

Sorgo precoz, un forraje estratégico

El cultivo, en el caso para forraje, puede ser un recurso estratégico
El cultivo, en el caso para forraje, puede ser un recurso estratégico
Jorge Villalba
(0)
20 de octubre de 2018  • 03:00

Las elevadas temperaturas y las escasas lluvias del verano causan un bache forrajero. Los recursos disponibles en ese período son, por lo general, deficientes en proteína y en energía. Esto complica la realización de los destetes tempranos (enero/febrero) y afecta las categorías de engorde que tienen altos requerimientos nutricionales, al punto que muchos establecimientos deben recurrir a la suplementación o al encierre a corral en ese período. Esto ocurre sobre todo en el sudeste bonaerense.

El sorgo de pastoreo precoz provee forraje verde de excelente calidad desde diciembre hasta abril o mayo. Hemos logrado este resultado cambiando el sistema de manejo utilizado durante los últimos 60 años, que recomienda iniciar el pastoreo cuando el sorgo supera los 60 centímetros y el uso de parcelas mediante alambrado eléctrico. Iniciamos este sistema en 2008 con el ingeniero Alberto Allasia y con el colega Ignacio Villalba, comenzando el pastoreo cuando el sorgo alcanzó los 15 cm, manteniéndolo a esa altura mediante pastoreo continuo, lo que simplifica y baja costos.

Este sistema de manejo nos permite capitalizar las virtudes de este valioso aliado de la ganadería: su capacidad de rebrote, resistencia a la sequía y al pisoteo y sus bajos requerimientos en calidad de suelo. También nos posibilita usufructuar su alta calidad nutricional. Esta última virtud la proveen los múltiples macollos que induce el pastoreo precoz, ocurriendo un comportamiento cespitoso del sorgo, en lugar de las varas únicas y de baja calidad que se observan en el sistema tradicional.

La proteína bruta de este verdeo se mantiene alrededor del 20% y su digestibilidad, alrededor del 75%, lo que significa una energía de 2,7 megacalorías. Suplementado con grano da excelentes resultados en animales de engorde, pero puede utilizarse con cualquier categoría de carne o de leche. Es común que provea forraje de calidad durante 120 días. La metodología recomendada es la siguiente:

  • Siembra, 25-30 kilos por hectárea en noviembre. Labranza convencional o siembra directa con 50-80 kg/ha de FDA o de un "arrancador" en la línea.
  • Inicio de Pastoreo a 20-25 días de la siembra, previo análisis de cianhídrico negativo.
  • Nunca con animales "hambreados". Siempre con un recurso alternativo disponible (PP-CN-Rollo), ya que tiene baja materia seca (16-20% aproximadamente).
  • Tipo de pastoreo, continuo, con una carga fija de 5-10 novillitos por hectárea o su equivalente. Con acceso a potrero de campo natural, pastura o rollo.
  • Suplementación con grano en comederos para animales en engorde, al 1% del peso vivo. Una vez adaptados al grano puede utilizarse silo autoconsumo.

Entre las ventajas de este sistema de pastoreo podemos destacar que no causa timpanismo; que tiene baja exigencia de calidad de suelo, y que es de bajo costo. Alcanza con sembrar un 5% del área ganadera, permitiendo descansar en ese período las pasturas que disminuyen su productividad y su vida útil en el verano. Por último, este sistema provee dos bienes escasos en verano: proteína y energía.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?