Suscriptor digital

Los docentes bonaerenses pararon y ya anuncian una nueva huelga

Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo
Marcharon contra Vidal y hoy continuarán la medida de fuerza; el miércoles próximo se sumarán a la protesta de la Ctera, para reclamar contra el presupuesto educativo
María José Lucesole
(0)
19 de octubre de 2018  

LA PLATA.- Fin de una huelga. Inicio de otra. El Frente de Unidad Docente Bonaerense concluirá hoy el paro por 48 horas en este territorio y se prepara para adherir a la huelga nacional citada para el miércoles próximo por la Ctera, a nivel nacional.

El paro nacional fue convocado por la Ctera, junto a una marcha al Congreso, para protestar por "el ajuste de los recursos asignados a la educación", contemplado en el proyecto del presupuesto 2019 que el oficialismo aspira a tratar el miércoles que viene.

Los gremios bonaerenses ya confirmaron que acompañan el paro nacional docente y la marcha convocada "contra el ajuste en el presupuesto educativo".

"La Ctera no va a ser cómplice de un presupuesto educativo a la medida de los mandatos del FMI, que traerá como consecuencia más ajuste y una educación cada vez más pauperizada", advirtieron los gremios. Si por alguna razón el proyecto no se trata el miércoles, los docentes trasladarán la protesta al día en que se realice la sesión legislativa.

Junto con el comienzo del paro por 48 horas en las escuelas bonaerenses, ayer se realizó una marcha en esta capital: sindicatos docentes, judiciales, estatales y de la salud se movilizaron frente a la sede de la gobernación de la provincia de Buenos Aires.

En la primera jornada del paro que se extenderá hasta hoy -con lo que se habrán perdido 26 jornadas de clases en el año-, el Frente de Unidad Docente aseguró que la adhesión a la protesta fue del 90 por ciento.

En cambio, el gobierno de María Eugenia Vidal aseguró que no superó un acatamiento del 43% y que solo hubo 132 servicios educativos cerrados en la provincia.

Operativo postergado

Por la huelga ayer se pospuso, en tanto, la prueba Aprender, que se realiza en todo el país para evaluar el nivel de aprendizaje de los alumnos de sexto grado en Lengua y Matemática. No hay fecha aún para la prueba, que no se suspendió, según insistieron las autoridades educativas, sino que se postergó a raíz de la medida de fuerza

Pese al paro, hay escuelas que se niegan a prolongar los días de huelga docente y dan pelea dentro de las aulas.

Los gremios docentes consideran que aceptar la suba del 31,7% interanual que realizó el gobierno bonaerense significaría convalidar un "acuerdo a la baja del bolsillo de los maestros".

La puja salarial que comenzó en marzo se hace, así, cada vez más tensa. El gobierno de Vidal informó que pagará por decreto, a cuenta de un posible acuerdo posterior en paritaria, la suma ofrecida que los docentes rechazaron.

La puja volvió a tensarse esta semana y, una vez más, los perjudicados por la pulseada son los 4,5 millones de alumnos que cursan en las aulas bonaerenses.

En particular, los que asisten a 12.000 establecimientos públicos, donde las medidas de fuerza en reclamo de una recomposición salarial se sienten con más fuerza.

Aprendizajes perdidos

Según los registros oficiales, nunca antes desde 2000 se habían perdido tantos días de clases en las aulas de esta provincia: 26 días se llevan perdidos en el distrito bonaerense, con la suma de los paros nacionales más los paros provinciales y las medias jornadas de suspensión de tareas sorpresivas. El cese de actividades programado para el miércoles próximo llevará a 27 la cantidad de días de clases perdidos en el año.

En 2014 se perdieron 20 días de clases en este territorio. Antes se habían perdido 19 jornadas en 2013, 17 jornadas en 2012 y 2013 y no más de una decena de jornadas en el resto de los años. La semana que viene se sumará otro día al triste récord de 2018. Será, sin dudas, el peor año en educación en lo que va del milenio, en el que ya se acumulan 173 días con medidas de fuerza. Es decir que en los últimos 18 años prácticamente un ciclo entero se perdió por paros.

Los jóvenes que ingresaron en primer grado en el ciclo lectivo de 2000 egresarán este año con 173 días menos de clases que las generaciones que los precedieron.

El gobierno de Vidal aún no definió cómo recuperará los contenidos pese a que evalúa extender el ciclo a fin de año. El año pasado había adoptado una resolución similar ante la pérdida de 17 jornadas de clases, pero finalmente la dejó sin efecto.

Mientras el gobierno bonaerense analiza cómo recuperar los contenidos, los sindicatos se preparan para renovar su lucha.

"Estamos cada vez más fuertes en las escuelas. Los padres se dan cuenta de que a los maestros el salario no les alcanza", dijo ayer a LA NACION el secretario general del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?