Suscriptor digital

Inflación y reformas laboral y tributaria, las tres prioridades de la agenda empresaria

Marcaron la necesidad de estabilizar la economía y contar con una legislación acorde con las nuevas tecnologías; "Queremos avanzar en discutir nuevos formatos", les dijo el ministro Sica
Ignacio Federico
(0)
19 de octubre de 2018  

MAR DEL PLATA.- La niebla se disipó y los ejecutivos que no habían logrado llegar a esta ciudad el miércoles finalmente dieron el presente ayer, en el segundo día del 54° Coloquio de IDEA . Lo hicieron con una agenda cargada de prioridades para debatir, entre las que se destacan bajar la inflación y avanzar en las reformas impositiva y laboral. Esos son los tres factores claves que propusieron los empresarios para aumentar la competitividad del país, según reveló la encuesta de expectativas que cada año presenta la consultora D'Alessio IROL en este encuentro.

"Es necesaria una reforma laboral moderna, porque tenemos convenios en muchas actividades que son vetustos, de otra época, que no le sirven a la gente", dijo Claudio Belocopitt, CEO de Swiss Medical Group, en diálogo con LA NACION, y añadió: "Pero la discusión pasa por entender que tenemos que hacer una reforma que les sirva a los empleados y a las empresas".

Coincidió Alberto Arizu, director de la Bodega Luigi Bosca y presidente de Wines of Argentina, quien dijo que es "fundamental" avanzar en esta iniciativa, porque el país tiene "el gran problema de contar con una masa laboral registrada muy baja que tiene que cargar con el peso de los impuestos para sostener un sistema muy grande y un Estado excesivamente grande". Y enfatizó: "La reforma laboral debe formar parte de la agenda, la Argentina tiene que ser competitiva. Por otro lado, tenemos que disminuir el tamaño del Estado".

En la misma línea, la presidenta del 54° Coloquio de IDEA y CEO de Latam Airlines Argentina, Rosario Altgelt, dijo que el principal desvelo de la economía es el problema de la competitividad y que, si bien una reforma laboral puede ayudar, hay un camino que recorrer en cada empresa. "La competitividad se empieza resolviendo dentro de la compañía", expresó.

Para el tributarista César Litvin, socio de Lisicki, Litvin y Asociados, si bien tienen un condimento político, las reformas tributarias y laborales son "las patas esenciales" para que lleguen inversiones al país. "Los inversores nos preguntan cómo es el sistema impositivo, cuáles son los impuestos a pagar y cómo es el régimen laboral, qué flexibilidad tiene y qué idea moderna hay, pero estamos con una ley del medievo", explicó.

Es que, para los empresarios, la ley laboral actual no se adecua a esta coyuntura ni a la transformación digital que llega al mundo del trabajo. "Los países están entrando en una competencia muy importante para atraer inversiones y los capitales son mimosos, van adonde mejor los tratan, es decir, adonde haya leyes que sean adecuadas a la coyuntura", añadió Litvin, quien propuso mirar el caso brasileño: "El año pasado Brasil hizo una reforma laboral muy cuestionada por el populismo, pero que se adecua más a la flexibilidad laboral que hay en los países industrializados. Brasil nos lleva un año de ventaja".

En línea con el sentir empresario, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, puso el tema sobre la mesa. "Queremos avanzar en discutir nuevos formatos laborales que no le quiten derechos al trabajador y que les den trabajo a quienes no lo tienen", afirmó en un panel del evento en el que fue interpelado por Mariano Bosch, CEO de Adecoagro. "Enviamos tres leyes al Congreso y estamos siempre atentos con nuestros diputados y senadores para poder movilizarlas", agregó.

"No podemos seguir haciendo el juego del avestruz. Tenemos que dar la discusión, sentarnos sin prejuicios ni ideologías. Se precisan marcos laborales que se adecuen a los nuevos cambios. Hay que llevarlo adelante el año que viene", agregó el funcionario.

Ante la pregunta de cuál fue el aumento de sus precios con respecto a la inflación en el último año, el 46% de los encuestados dijo que fue menor y el 26%, que fue mayor. "El sector industrial mantiene precios contra la inflación, mientras que los servicios anotan una pérdida significativa", analizó Eduardo D'Alessio al presentar el informe junto al economista Miguel Kiguel, que añadió: "Los salarios vienen atrasados versus otras subas de precios. La inflación se desbocó".

"Hay que eliminar la inflación. Con una agenda inflacionaria es difícil trabajar", afirmó Roberto Murchison, director de IDEA y presidente del Grupo Murchison. "Cuando hay inflación, la discusión empresario-gremial es infantil. No hablás de productividad, de formas de trabajo, de las nuevas tecnologías que deberían estar en la conversación", agregó.

"La inflación es una mezcla de cosas que refleja el valor de los productos", explicó Carola Fratini Lagos, directora de IDEA y de Zurich a nivel regional, cuando la consultaron sobre las causas de los números de septiembre. "La incertidumbre es sobre la reposición y los costos a futuro, más allá de las situaciones de la macroeconomía. La culpa no es 100% de los empresarios. Hay que trabajar para bajar los costos e intentar no trasladar el aumento que tuvieron esos costos a las cosas. Es necesario vivir en un contexto con una menor inflación", agregó.

Un análisis aparte mereció la cadena de pagos, muchas veces castigada en las crisis y que afecta sobre todo a las pymes. La primera pregunta del estudio fue: ¿siente que se ha extendido el plazo de cobranza en su empresa? Ocho de cada diez consultados dijeron que sí. ¿Y qué cree que pasará en los próximos meses? La mitad dijo que permanecerá igual; el 44%, que se extenderá, y solo el 6%, que se acortará.

"No se rompe la cadena de pagos, pero sí se estira. Hay cheques rechazados, pero el nivel no es grande", dijo Kiguel, y le puso números: los cheques rechazados subieron de 1,9% a 2,5% del total de los emitidos.

Pero la agenda de los empresarios también está cargada de otros temas. Entre las cuestiones que más preocupan a los ejecutivos para el próximo año, los salarios picaron en punta, seguidos por la retención de talento, la reforma impositiva, la tecnología y la obtención de créditos.

Por otro lado, como causas de los problemas de la economía señalaron el déficit fiscal (68%), la falta de acuerdos entre las distintas fuerzas políticas (34%), la confianza (31%) y el déficit de la balanza de pagos (19%), según la encuesta. "Se pone el énfasis en lo fiscal cuando la crisis que tenemos es monetaria, cambiaria", analizó Kiguel. "El déficit fiscal es un problema, pero no el único", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?