Suscriptor digital

Para el Gobierno, la protesta responde a los planes electorales del PJ

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica
El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica Crédito: Victoria Gesualdi/AFV
Sica sostuvo que "no es una medida oportuna" y adelantó que continuarán con el diálogo
Santiago Dapelo
(0)
19 de octubre de 2018  

El Gobierno criticó el paro nacional que anunció ayer la CGT y anticipó que no habrá una convocatoria formal, sino que mantendrá el mismo esquema de diálogo que utilizó hasta ahora: conversaciones por sector.

El encargado de responder a los triunviros que adelantaron la medida de fuerza fue el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica . Desde Mar del Plata, donde participó del Coloquio de IDEA , el funcionario sostuvo que no es una "medida oportuna".

En la Casa Rosada, observaron una relación directa entre el acto que protagonizó gran parte del peronismo en Tucumán, anteayer por el Día de la Lealtad, entre los que estuvieron los principales referentes de la central obrera y la formalización de la huelga.

"Es otro paro político. Nos quieren apretar? pero su enojo es con la Justicia no con nosotros. Deben estar preocupados por su futuro", describieron fuentes cercanas al presidente Mauricio Macri.

La CGT anunció ayer la quinta medida de fuerza nacional contra el gobierno de Macri. La última fue el 25 de septiembre, hace menos de un mes. Héctor Daer y Carlos Acuña, los dos jefes de la central, informaron ayer la decisión de parar por 36 horas en noviembre. La fecha aún no se definió, señal que en el Gobierno tomaron como un gesto que abre la negociación.

"Se terminó el diálogo con el Gobierno, estamos desilusionados", lanzó Acuña, un dirigente que responde a Luis Barrionuevo y al líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Y agregó: "Si el Gobierno sigue con esta política económica, la CGT convocará a un paro nacional con movilización en noviembre".

Ayer, como sucede desde hace varios meses, la CGT exigió un cambio en el rumbo económico de la gestión y rechazó el acuerdo con el FMI.

La estrategia del Gobierno

Pese a que el sindicalismo subió la presión, Sica evitó la confrontación.

"Ya nos expresamos respecto de una medida similar hace 20 días. La huelga es un derecho constitucional de los trabajadores. Pero creemos que en este momento es una medida no constructiva. Seguimos trabajando con los gremios para cuidar el empleo en el corto y largo plazo", dijo el ministro.

En una breve conferencia de prensa tras su exposición en IDEA, Sica aseguró que "no es una medida oportuna" y advirtió que el sindicalismo no ganará "nada".

En ese sentido, Sica subrayó que "en las industrias a veces el ausentismo se da más por las dificultades del transporte que por una adhesión al paro".

Como argumento, desde el Gobierno recordaron que el costo del paro general de septiembre fue de unos $31.600 millones.

El cálculo que realizó el Ministerio de Hacienda, a cargo de Nicolás Dujovne, lo hizo sobre la base de la incidencia que tienen en la economía cada una de las industrias que se vieron afectadas por la huelga.

En su discurso ante los empresarios, el ministro de Producción también hizo referencia a la reforma laboral que el Gobierno busca impulsar en el Congreso desde hace más de un año.

Si bien hasta ahora el oficialismo siempre chocó contra la resistencia del peronismo y la CGT, el funcionario se mostró optimista.

"No dejamos de impulsarla nunca. Mientras tanto buscamos acuerdos sectoriales, como el de Vaca Muerta. Seguimos trabajando y vamos a buscar que se trate y que nos acompañen las otras fuerzas políticas", detalló el ministro.

Según pudo saber la nacion, el gobierno nacional solo volverá a intentar aprobar la reforma laboral, uno de los puntos que le reclaman a Macri los potenciales inversores, en caso de lograr la reelección. "Antes no hay margen", reconocieron fuentes oficiales.

Otro de los temas que el Gobierno sigue con atención es la fecha que finalmente termine por elegir la CGT.

Cerca del Presidente creen que parte del sindicalismo, en sociedad con las organizaciones sociales, buscará generar un clima de conflictividad callejera los últimos días de noviembre.

La razón es simple: el 30 de noviembre se llevará a cabo el G-20 y en esos días estarán en nuestro país 20 de los líderes más importantes del mundo como Donald Trump (Estados Unidos), Xi Jinping (China) y Vladimir Putin (Rusia), entre otros.

Con la colaboración de Maia Jastreblansky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?