Suscriptor digital

Scioli quedó al borde del juicio oral por contratar a un empresario amigo y hacer gastos irregulares

Scioli quedó en la mira del fiscal por una amplia serie de irregularidades
Scioli quedó en la mira del fiscal por una amplia serie de irregularidades Fuente: Archivo
Iván Ruiz
(0)
19 de octubre de 2018  • 11:17

Daniel Scioli y decenas de exfuncionarios bonaerenses irán a juicio oral por distintos actos de corrupción durante su gestión en la provincia de Buenos Aires. El fiscal Álvaro Garganta presentó ayer la elevación a juicio por cinco hechos delictivos, en la causa que inició la diputada Elisa Carrió por las "cajas negras" del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires.

El fiscal Garganta dio por probado en la megacausa judicial que Scioli; su jefe de Gabinete, Alberto Pérez; el ministro de Salud, Alejandro Collia; y otros exfuncionarios de alto rango, como Walter Carbone, Guillermo Scarcella (Aguas Bonaerenses) y Antonio La Scaleia (IOMA), cometieron los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública, tráfico de influencias e incumplimiento de los deberes con la complicidad de distintos empresarios "amigos" como Juan Carlos Mancinelli, Ricardo Miller y Pablo Elías.

La elevación a juicio del fiscal quedará en manos de la jueza Marcela Garmendia (la Cámara deberá decidir primero si continúa al frente de la causa), que deberá impulsar el expediente a juicio.

Se descarta que las defensas apelarán el dictamen del fiscal Garganta, lo que podría retrasar la sentencia. El exgobernador había sido procesado en marzo pasado.

Scioli quedó directamente involucrado en la contratación "irregular" de la empresa Miller Building International para la construcción de ocho Unidades de Pronta Atención (UPA), con distintas ampliaciones, por un total de $117 millones entre 2011 y 2015, "con motivo de la relación personal y comercial" que mantenían el empresario y el entonces gobernador bonaerense.

El fiscal dio por probado que el excandidato a presidente en 2015 del Frente para la Victoria "recibía dádivas por esta relación".

"Scioli fue el instigador de las negociaciones incompatibles de la función pública y el autor del delito de tráfico de influencias", sostuvo Garganta en su dictamen.

El fiscal detalló que, mientras Miller ganaba las licitaciones, le alquilaba a Scioli un predio en Villa La Ñata (Tigre) por un "precio millonario" para un inmueble que estaba prácticamente sin terminar, al que "luego le realizó innumerables mejoras de gran calidad, para finalmente y con la particularidad de que nunca fue explotado comercialmente por el empresario, se lo terminó comprando".

Informe impositivo

Garganta agregó en su dictamen un informe de ARBA, que da cuenta de que el inmueble de Scioli fue alquilado por el empresario con 1300 metros cuadrados construidos, pero que cuando terminó el período de alquiler, la propiedad ya tenía 3000 metros cuadrados.

El fiscal sumó los testimonios de empleados del supuesto salón para realizar eventos privados, quienes dijeron que el negocio solo se ponía en funcionamiento ocasionalmente para celebrar los cumpleaños de la familia Miller.

La relación entre Scioli y el empresario se reafirmó en los últimos años -según determinó el fiscal- porque Miller Building construyó el estadio de futsal de La Ñata Sporting Club (que estaba frente a la casa del gobernador), donde Scioli jugó al fútbol durante toda su gestión bonaerense.

Según las facturas que la empresa presentó en la AFIP, el empresario le facturó a una empresa del dirigente kirchnerista solo $500.000 por la obra. Y, además, el fiscal Garganta sostiene que el entonces gobernador solía utilizar el helicóptero del empresario en reiteradas ocasiones para moverse por la provincia de Buenos Aires.

Después de hacerse público el dictamen del fiscal, Scioli sostuvo ayer -a través de sus defensores- que sería "muy grave" enjuiciarlo "por sospechas infundadas".

Sus abogados, además, aclararon que la elevación a juicio es una instancia más del proceso y que "se encuentra sujeto a la revisión" de la Cámara.

Otros implicados

Alberto Pérez, hombre de confianza del gobernador y jefe de Gabinete durante su gestión, también irá a juicio oral, al igual que Carbone, el hombre que tenía una caja fuerte escondida en una escultura de un dragón. Ambos fueron señalados como coautores de administración fraudulenta.

El fiscal dio por probado que desde la Jefatura de Gabinete, Pérez realizaba pagos en favor de la oficina de Carbone para encuentros públicos que no se realizaban o que efectivamente se celebraban con sobreprecios, a través de facturas falsas.

"Existen elementos suficientes para tener por acreditado que entre los años 2014 y 2015, los funcionarios sustrajeron en por lo menos 25 ocasiones la suma aproximada de $10,7 millones destinados a supuestos eventos, mediante autorización expresa de pago en efectivo del primero a favor del segundo, que luego rendían con facturas apócrifas", dijo el fiscal Garganta en su dictamen.

El fiscal, además, entendió que se utilizó dinero del Estado para realizar la campaña presidencial de Scioli en 2015, a través de la impresión de material proselitista camuflado como "folletería del cambio climático", que se hizo mediante contrataciones directas.

Daniel Scioli, diputado nacional

El exgobernador fue procesado en marzo y enfrenta ahora el pedido del fiscal para elevar a juicio oral la megacausa en la que se investigan irregularidades en su gestión

Dádivas

Su relación con el empresario Miller lo complicó. El fiscal dio por probado que lo beneficiaba en las licitaciones para construir las UPA, mientras le alquilaba un terreno a una empresa del gobernador

Eventos públicos

Alberto Pérez y Walter Carbone, dos hombre de su máxima confianza, irán a juicio por hacer pagos para eventos que nunca se realizaron o que se hicieron con sobreprecios usando facturas apócrifas

Internaciones

La Scaleia fue acusado de una defraudación por $650 millones en IOMA, la obra social de la provincia, al armar un "circuito paralelo" para beneficiar a empresas en el servicio de internación domiciliaria

Camiones

Guillermo Scarcella favoreció a su exsocio Pablo Elías con la contratación de camiones para Aguas Bonaerense, con contratos millonarios direccionados para una sociedad nueva y sin antecedentes

Por: Iván Ruiz

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?