Suscriptor digital

Al final, no se gana para sustos

Cristian Mira
Cristian Mira LA NACION
El tributo de Bienes Personales para los inmuebles rurales se debatirá en el Congreso
El tributo de Bienes Personales para los inmuebles rurales se debatirá en el Congreso
(0)
20 de octubre de 2018  • 04:00

No se gana para sustos. Cuando todavía el agro no terminó de asimilar la reimplantación de los derechos de exportación a los cereales que se habían llevado a cero en diciembre de 2015 y el freno al sendero de baja a las retenciones de la soja, el Congreso avanza en el tributo a los bienes personales para los inmuebles rurales.

El argumento que al eliminarse el impuesto a la Ganancia Mínima Presunta debía reemplazarse por bienes personales se contradice con quienes declaman desde el oficialismo que se deben reducir las cargas al sector privado para que este exprese todo su potencial. Con más crudeza lo dijo el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etechevehere, en declaraciones a LA NACION. "Es necesario que a través del Presupuesto logremos déficit cero el año que viene", dijo.

Nuevamente, como sucedió con la reimplantación de las retenciones, el peso mayor del ajuste recae sobre la actividad privada y no sobre el gasto público.

Desde el Gobierno sostienen que la suba del tipo de cambio -que en seis meses pasó de $25 a $37 por dólar- le representó a quienes exportan una mejora en la competitividad que compensa la mayor carga tributaria. Eso podría ser válido en el corto plazo, pero en el mediano los costos de producción se adaptan al nuevo valor del dólar. Esa defensa, además, es endeble para las actividades agropecuarias como la lechería o buena parte de la ganadería que tienen costos en dólares y venden en pesos. Esa visión, además, no tiene en cuenta que la devaluación no fue desatada por obra y gracia de un plan económico ordenado y preciso sino que la impuso el mercado.

Más contradictorio todavía es la fijación de nuevos impuestos cuando en las previsiones económicas para 2019 se dice que los dólares del campo ayudarán a salir de la recesión. "Resulta paradójico que, en un momento en el que el sector privado necesita incentivos positivos para producir, invertir y renovar la confianza en el país, desde el sector público se busque que el grueso del ajuste recaiga sobre el campo y los productores", afirmó la Mesa de Enlace en un tono que parece haber sacado al ruralismo del letargo que venía atravesando.

Los dirigentes, además, expresaron que el Estado, en todos sus niveles, "continúa mostrando una ausencia de voluntad de dar el ejemplo realizando su propio ajuste sobre sus onerosos presupuestos y obscenos niveles de gasto".

No solo con bienes personales el Presupuesto 2019 trae sorpresas para el agro. El Poder Ejecutivo pide aval para aumentar los derechos de exportación hasta 33% si fuera necesario hasta 2020. En el Congreso afirman que ese artículo del proyecto tendrá vigencia solo para la soja y no para todos los productos como se supuso inicialmente.

Como resulte, no parece ser la mejor señal para quienes quieren producir. "Nos encontramos ante un panorama absolutamente desalentador", dijo la Mesa de Enlace en el mismo comunicado. Quienes tienen la sana vocación de cultivar el optimismo permanente no deberían leer esa frase en clave de "el campo siempre llora". Deberían medir con precisión el impacto que provocan estas medidas en quienes deciden invertir para producir. Tampoco deberían confiar en que "si vienen los otros (léase peronismo) van a estar peor". Valga como ejemplo la discusión de bienes personales. Paradójicamente, uno de los que salió al cruce de la propuesta inicial de fijar una tasa de hasta 0,75% fue el diputado del Frente Renovador, Marcos Lavagna, que lidera Sergio Massa, tan denostado por un desafortunado tuit.

Estas discusiones sobre carga impositiva para la producción corren el foco de lo que debería ser hoy la atención del sector. Por ejemplo, cómo prepararse para la enorme transformación tecnológica que vive hoy el mundo y que modificarán sustancialmente la forma de producir y relacionarse. Se pierde más tiempo en hacer cuentas sobre el último impuesto que en aprender sobre "big data", robótica, internet de las cosas o las "agtech". Y ese cambio tecnológico incluye al campo no solo como proveedor de alimentos sino también de fibra y energía. Hay mucho para crear y cambiar. Sin embargo todavía hay que estar atentos a las sorpresas que deparan el Boletín Oficial o las discusiones legislativas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?