Suscriptor digital

Hallan entre los escombros del Museo Nacional en Río de Janeiro el cráneo del fósil humano más antiguo de las Américas

Los fragmentos del cráneo conocido como "Luzia"
Los fragmentos del cráneo conocido como "Luzia" Fuente: AFP
Alberto Armendáriz
(0)
19 de octubre de 2018  • 17:22

RIO DE JANEIRO.- Tras el disgusto que significó el mes pasado el incendio del Museo Nacional en Río de Janeiro, que albergaba invaluables colecciones de paleontología, antropología y arqueología compuestas por cerca de 20 millones de piezas, la dirección de la institución anunció que entre los escombros fue hallado el cráneo de "Luzia", el fósil humano más antiguo de las Américas, con unos 12.000 años.

"Claro que en virtud de lo sucedido, el cráneo sufrió alteraciones, tiene algunos daños. Pero estamos celebrando", resaltó la arqueóloga Claudia Rodrigues, que coordina la excavación en las ruinas del Palacio de São Cristóvão, majestuoso edificio neoclásico construido en 1801, que entre 1808 y 1822 sirvió de residencia a la familia real portuguesa, se volvió sede del museo de historia natural en 1892, y quedó casi totalmente destruido por las llamas la noche del 2 de septiembre último.

Según el director del Museo Nacional, Alexander Kellner, se recuperó un 80% de la calavera femenina, cuyos diferentes fragmentos estaban unidos por un pegamento que se derritió en el incendio; otras partes podrían ser encontradas más adelante para completar el cráneo. El hallazgo se hizo hace algunos días, pero antes de cualquier anuncio se esperó a su identificación positiva; también se han encontrado varios huesos de dinosaurios.

Hasta ahora, los especialistas se habían limitado a examinar las grandes cantidades de escombros retirados del museo, en la Quinta de Boa Vista, ya que ingenieros y obreros todavía trabajaban en la estabilización de la estructura del edificio, del cual sólo se mantuvieron en pie las fachadas. Las colecciones de invertebrados e insectos sobrevivieron al siniestro porque se hallaban en un anexo que no alcanzado por el fuego; también quedó intacto el meteorito Bendegó, de 5,3 toneladas, el más grande hallado en territorio brasileño, que estaba expuesto en el hall central.

En cambio, se perdieron para siempre las colecciones de momias egipcias y precolombinas más importantes de América latina, frescos originarios de Pompeya, objetos de culturas africanas, los más variados artefactos y obras de artes de los últimos 200 años de historia brasileña, así como la mayor parte de la biblioteca de investigación con 530.000 títulos.

Los restos de "Luzia" habían sido descubiertos entre 1974 y 1975 en la región de Lagoa Santa, estado de Minas Gerais. Con estos fósiles humanos se demostró que el continente americano fue ocupado por dos corrientes migratorias de Homo sapiens venidos del noreste de Asia.

Luego del incendio, el Ministerio de Educación liberó US$ 2,4 millones de fondos de emergencia para las tareas de rescate y recuperación del acervo del museo, que era administrado por la Universidad Federal de Río de Janeiro. El director, Keller, apuntó que el Congreso debe aún aprobar US$ 15 millones en el presupuesto del próximo año para comenzar las labores de reconstrucción del edificio, pero que serán necesarios unos US$ 80 millones para que el museo vuelva a abrir al público, en unos tres años.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?