Suscriptor digital

Nepotismo y vergüenza: el papelón que protagonizó la Argentina en el Mundial de Pelota

Miranda, uno de los jugadores argentinos que sufrió la experiencia en el Mundial de Pelota.
Miranda, uno de los jugadores argentinos que sufrió la experiencia en el Mundial de Pelota.
Patricio Insua
(0)
20 de octubre de 2018  • 01:00

Entre los 32 jugadores de la delegación argentina un nombre agregado a último momento desentonaba. Fue el de Federico Fernández, incluido como suplente en frontenis, una de las diez modalidades en las que la Argentina presentó equipo para el XVIII Campeonato del Mundo de Pelota, que desde el 14 y hasta este sábado se disputa en Barcelona. En caso de que algo le sucediera a alguno de los integrantes de la dupla compuesta por Jonathan Miranda y Rodrigo Aitra, la alternativa era Fernández. Pero resultó que no se trataba de un relevo como tal, sino de un jugador de paleta goma en trinquete pero sin ninguna experiencia en frontenis y quien es nada menos que el hijo del presidente de la Confederación Argentina de Pelota (CAP), Hugo Fernández.

Cuando Miranda no pudo seguir en la competencia por un golpe contra una de las paredes del frontón que le causó una fisura de clavícula (lesión por la que no tuvo un acompañamiento acorde de la dirigencia), el camino argentino en el Mundial se terminó al no tener otro jugador. LA NACION dialogó con integrantes de la delegación que prefirieron el anonimato, pero no ocultaron su enojo por lo ocurrido.

El frontenis es una especialidad que se juega con raquetas de tenis modificadas con encordados reforzados y una pelota de goma maciza, en un frontón de 30 metros de largo. Federico Fernández jamás lo había practicado y por eso luego de los compromisos ante Estados Unidos y México, la decisión de la CAP fue no presentarse al choque frente a Cuba.

Parte del equipo argentino que participó del Mundial de Pelota.
Parte del equipo argentino que participó del Mundial de Pelota.

Un mes antes de entregarse la lista para el Campeonato del Mundo, el grupo de jugadores de frontenis se enteró que no viajarían cuatro jugadores sino solo dos (tanto en la rama masculina como femenina) por un recorte presupuestario, mientras que el resto de las modalidades sí acudiría al Mundial con la cantidad máxima de integrantes permitida (cuatro en los juegos de pareja y dos en los individuales). La pareja elegida para viajar era la de Jonathan Miranda y Tomás Suárez, que habían ganado la medalla de oro en los Juegos Odesur disputados en Cochabamba, Bolivia. Pero un problema físico de Suárez le abrió el camino mundialista a Rodrigo Aitra.

Miranda y Aitra se entrenaron junto con Emiliano García, otro jugador que los acompañó en la preparación a sabiendas de que no podría viajar. Tan buena es la relación forjaron entre los tres que le pidieron a la CAP si García podía viajar a Barcelona pagándose su propio pasaje, posibilidad que les negaron. Fue camino al aeropuerto de Ezeiza que, indignados, se enteraron de que Fernández viajaba como suplente.

Por la renuncia del entrenador un mes antes de la competencia, la dupla de frontenis viajó sin guía táctica y comenzaron las prácticas en Barcelona sin saber quién los entrenaría. Hasta que designaron a Adrián Rodríguez, vicepresidente de la CAP y quien luego sería expulsado del certamen por transmitir en redes sociales imágenes de un partido. La Federación Internacional de Pelota Vasca lo obligó a devolver su acreditar y le prohibió continuar instalado en el hotel con el resto de la delegación argentina.

Por la imposibilidad de seguir participando, después de haber viajado sin entrenador y sin suplente, el equipo de frontenis fue el único que quedó afuera de competencia en la primera ronda y desde entonces los jugadores debieron pagarse las comidas durante su estada. Miranda y Aitra fueron con un sueño a Barcelona y quedaron envueltos en una experiencia traumática, destratados por una dirigencia que les recortó las posibilidades deportivas y los soltó a su suerte.

Aitra, otro de los jugadores argentinos que sufrió la experiencia en el Mundial de Pelota.
Aitra, otro de los jugadores argentinos que sufrió la experiencia en el Mundial de Pelota.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?