Suscriptor digital

Ordenar la macro y dar contención a las pymes

Damián Di Pace
(0)
21 de octubre de 2018  

La política del Banco Central es contundente en su objetivo de absorber pesos del mercado. La "era Sturzenegger" quedará marcada por las "metas de inflación" que no funcionaron; la "era Caputo", por el desarme de Lebac y las intervenciones en el mercado que no frenaron al dólar; la "era Sandleris" comienza sin que le tiemble el pulso para subir la tasa de interés, elevar los encajes y llegar a la "escasez de pesos".

-¿Qué efecto tiene esta política monetaria en el corto plazo?

-Este nivel de tasa afecta la actividad, deteriora el consumo y les genera a las pymes y al comercio minorista tradicional una imposibilidad de financiar su capital de trabajo recurriendo al descuento de cheques, el giro en descubierto y la venta de dólares ahorrados. Sin embargo, las medidas son de refugio temporal. Al sector empresarial le da vueltas nuevamente el "impuesto inflacionario": vienen listados de precios con aumentos que incrementan la facturación, pero se vende menos volumen con caída de la rentabilidad por el alza de costos. El licuado es para un choque perfecto.

-¿Qué pasa con el comercio minorista tradicional?

-La recaudación de la AFIP creció en septiembre un 32%, pero solo por el IVA se recaudó un 53% más y, en el impuesto al cheque, la suba fue de 36,4 %. Las ventas minoristas, según datos de la CAME, cayeron 9,2% ese mes y acumulan un deterioro del 4,3% en el año. A partir de abril, con el objetivo de blanquear ventas, el comerciante está obligado a contar con una terminal POS en su local para cobrar con tarjeta de débito. El problema es que, por mayor facturación, salta de régimen simplificado al de responsable inscripto con una caída de ventas. Y eso lo lleva a pagar Ganancias, IVA, Ingresos Brutos, tasas municipales y provinciales, y a tener que contratar a un estudio contable.

-¿Cómo contener a la microeconomía en el actual contexto?

-El Gobierno debería estabilizar la macro, el tipo de cambio y la inflación, para ir bajando la tasa de interés. La economía no rebota igual con miles de pymes abiertas que cerradas, o con miles de trabajadores fuera o dentro del sistema. Así como el decreto 793/2018 exceptuó a las pymes de los derechos de exportación si operan a través de Exporta Simple, hay que tomar medidas urgentes para las que están en el mercado interno. Sería muy importante extender el régimen simplificado hacia un impuesto progresivo por tramos, al estilo chileno o uruguayo. Eso no generaría pérdidas de recaudación, sino que evitaría que pierda al contribuyente. En Uruguay, el régimen simplificado es hasta US$500.000, con impuestos que van desde el 3,3% al 15% de la facturación. La CAME, por su parte, pidió compensar aportes patronales, respetar el plan de reducción de Ingresos Brutos y tener tasas diferenciales para pymes.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?