Suscriptor digital

¿Qué hará Bolsonaro cuando sea presidente?

Juan Carlos de Pablo
(0)
21 de octubre de 2018  

Es altísimamente probable que el domingo próximo Jair Bolsonaro se convierta en el próximo presidente de Brasil. Porque en la primera vuelta obtuvo 17 puntos porcentuales más que el segundo candidato, diferencia que se mantiene según las encuestas. ¿Qué relación existirá entre lo que dijo en la campaña electoral y su accionar concreto como presidente?

Al respecto entrevisté al ruso Anatoly Fiodorovich Dobrynin (1919-2010), ingeniero de profesión, quien entre 1962 y 1986 fue embajador de su país ante los Estados Unidos y desempeñó su cargo ante seis presidentes norteamericanos. Henry Kissinger describe en sus Memorias, quitándose el sombrero, lo que significó pulsear con Dobrynin.

-¿Ingeniero en cargo diplomático?

-No entiendo la sorpresa, porque Guido José Mario Di Tella, también ingeniero, fue embajador ante los Estados Unidos y canciller de su país; y algún día ustedes le reconocerán sus logros. Mi ingreso a la diplomacia soviética lo explico al comienzo de mi autobiografía, titulada En confianza.

-Lo escucho.

-Calculando que ganaba la Segunda Guerra Mundial, en 1944, Stalin decidió reemplazar al cuerpo diplomático soviético, con "sangre nueva". Yo trabajaba en una fábrica de aviones. Un funcionario del Partido Comunista me convocó y me dijo que "existe una opinión para que usted sea enviado a la Escuela de Alta Diplomacia". Le dije que no me interesaba, a lo cual respondió que habiendo el Partido tomado la decisión, no importaba si yo estaba de acuerdo o no. Aprendí, de inmediato, cómo funcionaba el sistema.

-Todo indica que Bolsonaro será el próximo presidente de Brasil. ¿Qué dice su experiencia, sobre la relación que existe entre lo que un candidato dice en la campaña electoral, y lo que termina haciendo cuando ocupa el cargo que obtuvo en las urnas?

-Otto von Bismarck afirmó que nunca se miente tanto como antes de una elección, durante una guerra o después de una cacería. Sobre lo primero le recomiendo la lectura de La política en el siglo XXI. Arte, mito o ciencia, escrito por Jaime Rolando Durán Barba y Santiago Nieto, quienes desarrollaron una importante obviedad, a saber: si querés maximizar la probabilidad de ganar una elección, empezá por entender al ser humano común y corriente, como votante.

-¿No hay excepciones a esta regla?

-Sí, una de ellas la sufrí en carne propia. Ronald Reagan, candidato a presidente de los Estados Unidos en 1980, fue durísimo con la Unión Soviética. Cuando todos esperábamos que se olvidara, o al menos morigerara, sus promesas de campaña, como presidente Reagan sorprendió a todos, cumpliendo su palabra. Pero como digo, es más la excepción que la regla.

-En la Argentina, tenemos los ejemplos de Arturo Frondizi y Carlos Saúl Menem.

-Sí, en el caso de Frondizi, es cierto que su política petrolera fue muy diferente de la que había propuesto en Petróleo y política, publicado en 1954, pero también lo es que durante la campaña electoral de 1958 explicó lo que finalmente hizo. Además de lo cual, como bien explicaba Emilio Perina, habían cambiado las circunstancias, porque la nacionalización del Canal de Suez, ocurrida en 1956, indujo a buscar petróleo en el mundo, y habiéndolo encontrado disminuyó el valor estratégico de las reservas.

-¿Y el caso Menem?

-Quien se tomó el trabajo de leer los discursos del candidato Menem, encontró menos discrepancia entre sus dichos y su accionar como presidente. Pero la enorme mayoría de la población se acuerda de las patillas y el "salariazo", y por eso registra un notable cambio de expectativas entre el 14 de mayo y el 8 de julio de 1989, con importantes ayudas iniciales de Álvaro Carlos Alsogaray y Bernardo Neustadt.

-Charles de Gaulle es otro ejemplo interesante.

-Particularmente cuando en 1958 volvió a la presidencia de la nación, y en la cuestión de la independencia de Argelia. Porque el candidato De Gaulle había prometido que seguiría siendo francesa, y el presidente De Gaulle dispuso su independencia. A propósito: sobrevivió de milagro a más de un atentado contra su vida.

-¿Qué se puede esperar en Brasil, si gana Bolsonaro?

-Este somero repaso por la historia muestra ejemplos de los más diversos, y por consiguiente una pobre guía para pronosticar en un caso específico. Al respecto es importante semblantear la personalidad, pero también prestarles atención a las circunstancias.

-Explíquese.

-Los seres humanos cambian, pero no cambian su estilo o su forma de ser. Si Bolsonaro tiene que modificar algunas de las cosas que dijo, lo va a hacer, pero dentro de su estilo. Por eso es muy importante lo que vaya diciendo en la transición entre su triunfo electoral y el comienzo de su gestión.

-Además de lo cual están las circunstancias.

-El trabajo de un presidente no se circunscribe a plantear grandes líneas de acción en su discurso inaugural, y tomar sol durante el resto de su gestión. Particularmente, en un mundo tan cambiante como el actual. Por lo cual habrá que inferir, a través de sus decisiones, cómo modificará Bolsonaro su accionar, cuando cambien las circunstancias.

-Don Anatoly, muchas gracias.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?