Suscriptor digital

Un número récord de gente de 85 años o más está trabajando

Los avances de la ciencia logran que se prolonguela expectativa de vida con calidad; qué hacen quienes siguen vigentes
Los avances de la ciencia logran que se prolonguela expectativa de vida con calidad; qué hacen quienes siguen vigentes Crédito: Shutterstock
Andrew Van Dam
(0)
21 de octubre de 2018  

Los setenta podrán ser los nuevos sesenta y los ochenta los nuevos setenta, pero aún así, si tiene 85 años es bastante mayor para trabajar en Estados Unidos. Y sin embargo, en algunos sentidos, es la era del trabajador muy mayor en EE.UU.

En total 255.000 estadounidenses de 85 años o más trabajaron en los últimos 12 meses. Es un 4,4 por ciento de los estadounidenses de esa edad, comparado con el 2,6 por ciento en 2006, antes de la recesión. Es la cifra más elevada de la que se tenga registro.

Hacen todo tipo de trabajos: guardias en cruces, productores agropecuarios, incluso camioneros, como reveló mi colega Heather Long en una historia de primera plana. Por cierto, hay entre 1000 y 3000 camioneros de 85 años o más, basado en las cifras de la oficina del censo de 2016. Sus filas han aumentado prácticamente al doble desde la Gran Recesión.

La fuerza laboral envejecida de Estados Unidos ha definido el mercado en la era post-Gran Recesión. Los de la generación del baby boom y sus padres están trabajando más tiempo al extenderse la expectativa de vida, reducirse los fondos de jubilación, elevarse los niveles educativos y hacerse menos demandante el trabajo desde el punto de vista físico.

Las cifras del departamento de trabajo muestran que en todas las edades por encima de los 55 años los residentes en EE.UU. están trabajando o buscando trabajo en porcentajes que son los más elevados de los que se tenga registro.

En lo más bajo de la curva de la edad, vale lo opuesto. Los trabajadores de 30 años o menos se quedan al margen en porcentajes que no se ven desde las décadas de 1960 y 1970, cuando las mujeres aún no ingresaban a la fuerza laboral al nivel que lo hacen hoy.

La gente que trabaja a los 85 años o más es inusual. Tienen puestos muy distintos de los de sus pares y rivales más jóvenes aunque no varían significativamente en términos de raza, etnia o geografía.

La mayoría de los trabajadores mayores están concentrados en solo 26 de las 455 ocupaciones que siguen los datos de la oficina del censo. Esas mismas 26 ocupaciones albergan a menos de un tercio de la fuerza laboral.

Los trabajadores de 85 años o más son más comunes en las industrias que requieren menos esfuerzo físico, tales como administración y ventas, que en las más demandantes como manufactura y construcción.

Nadie cuestiona que los trabajadores mayores aportan lo suyo. Al fin de cuentas, algunos de los trabajadores más destacados de Estados Unidos tienen alrededor de 85 años. La ministra de la Corte Suprema de mayor edad, Ruth Bader Ginsburg, tiene 85 años y contando. Rupert Murdoch tiene justo 87 años. Lo mismo sucede con George Soros, Warren Buffett y Toni Morrison.

Si queremos un cuadro más matizado podemos considerar las ocupaciones específicas en las que es más probable que se encuentre un trabajador del grupo de los 85 años o más. Para poder hacer un análisis detallado de una población tan pequeña hicimos un agregado de los datos del censo de 2001 hasta 2016.

Hay una relativa probabilidad de que los guardias de cruces tengan 85 años o más. Lo mismo vale para los músicos, cualquiera que trabaje en una funeraria y los presentadores de productos como los que se ven en corralones de materiales.

Pero eso solo pinta la mitad del cuadro. Es poca la gente de cualquier edad que tiene la oportunidad de trabajar como guardia de cruce, director de funeraria o músico. Por lo que aunque puedan ser empleos aptos para gente de mayor edad, no son los empleos que tiene la mayoría de la gente grande.

El empleo más numeroso entre la gente de 85 o más es el de granjero o ranchero. También es el empleo en que la distribución de trabajadores mayores es más diferente de la distribución del resto de la población. Esa categoría, que es distinta a la de operarios agrícolas, reúne un 3,5 por ciento de los trabajadores mayores, pero solo 0,5 por ciento del resto de la población laboral.

Los cambios generacionales explican gran parte de esta divisoria. Cuando los trabajadores mayores estaban entrando a la fuerza laboral, los granjeros y rancheros tenían muchas más opciones que los científicos informáticos y eso determina sus opciones profesionales actuales, pasadas siete décadas.

Pero no explica todo. Si tiene más de 85 años y aún sigue en la fuerza laboral, díganos lo que hace para ganarse la vida y por qué sigue trabajando. ¿Es por elección o por necesidad? ¿Y se sentiría cómodo manejando un camión? Los empleadores quieren saber.

Vitales y productivos

El trabajo mejora la calidad de vida física y mental

255.000

Estadounidenses

Trabajan aunque hayan superado los 85 años

4,4%

De quienes tienen esta edad

Siguen en actividad. Era solo un 2,6% en 2006

26

Ocupaciones distintas

Dentro de un total de 455 que sigue la oficina de censo, son las preferida de los mayores

Traducción Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?