Suscriptor digital

El modelo de negocios y las emociones organizacionales

Rodolfo Rivarola
Rodolfo Rivarola PARA LA NACION
(0)
21 de octubre de 2018  

El impacto de lo digital en las empresas ya lleva varios años, y las tecnologías disruptivas de dinámica exponencial ya van siendo cada vez más reconocidas por más gente. Es necesario reconocerlo: cada día nos sorprenden menos. A medida que aumenta el conocimiento y baja la sorpresa, crecen los nervios y la ansiedad de ver cómo lo aplico en mi empresa y qué impacto va a tener en nuestra dinámica empresarial.

En conversaciones con personas de alta dirección, puedo distinguir dos preocupaciones. La gran mayoría de los empresarios ven amenazados sus negocios tradicionales. ¿Cuándo cambiar la vaca lechera? ¿A qué ritmo ir introduciendo los cambios? ¿Por dónde vendrá el golpe de knock out? Son preguntas que se hacen quienes están al frente de negocios tradicionales exitosos.

Por otro lado, los emprendedores digitales quisieran que sus talentos tuvieran mayores capacidades de management y negocios. ¿Cómo lograr que entiendan de gestión de personas ?que sostengan a la gente para que siga ...que vean la importancia que tienen los procesos y la eficiencia... Son cuestiones que se debaten los nativos digitales al frente de proyectos innovadores.

Para los primeros, es clave comenzar bajando la ansiedad, detectando en qué fase están frente a las tecnologías. La fase 1 se da cuando la empresa se enfrenta a un temor ante el desconocimiento. Para ello es clave al menos tener un mayor awareness sobre tecnologías disruptivas. La fase 2 incluye a quienes ya han experimentado con alguna tecnología disruptiva, desde lo comercial con algo de e-commerce, desde lo productivo o la logística usando drones o robotics, ya sea aprovechando data-analitics o machine learning para el back office u otras funciones de la organización.

Estas organizaciones operan con nuevas tecnologías, pero con un modelo de negocios tradicional. Tienen el riesgo de no ver venir el cambio ya que están convencidos de que ellos "de esto ya saben". En la fase 3 incluye solo a aquellas organizaciones que se han cuestionado un cambio en el modelo de negocio y sus implicancias culturales.

Las nuevas tecnologías permiten casi todo. Por ello, la primera reacción nos abruma ante las infinitas posibilidades, y nos hace perder el rumbo. Si bien todo es posible, o casi todo, la buena estrategia requiere priorizar y elegir. Para ello, sigue siendo indispensable anclar y repensar el modelo de negocios. Este funciona como brújula ante los infinitos rumbos que nos proponen las tecnologías.

Las tecnologías de dinámica exponencial generan diversas emociones que condicionan a la organización. El entusiasmo de quienes innovan, el terror de la gerencia, la ansiedad en quienes dirigen y el enfado de quienes implementan. Es importante poder leer las emociones, sostener la tensión que generan, y co-crear un story-telling de lo que se está viviendo.

Es crítico que la alta dirección le dedique tiempo a armar el andamiaje contenedor que permita que la organización no se bloquee ante la disrupción exponencial. Repensar el modelo de negocios servirá como sostén estratégico de la empresa. Coescribir el story-telling que se está viviendo permitirá contener y encauzar las emociones de modo constructivo, evitando el bloqueo y las resistencias.

El autor es decano del IAE Business School

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?