Suscriptor digital

Creció 42% el costo de la esterilización monetaria

La City porteña sigue viviendo días tranquilos
La City porteña sigue viviendo días tranquilos Fuente: Archivo
El BCRA debe pagar $8400 millones en intereses la semana próxima por el plan que armó para domar al dólar y tratar de bajarle ritmo a la inercia inflacionaria
Javier Blanco
(0)
20 de octubre de 2018  

Se suele decir que en la vida todo tiene un precio. El dicho, que no solo se aplica a lo rigurosamente económico, en este caso sirve para mostrar el creciente costo que el Banco Central (BCRA) debe afrontar por su nueva política de esterilización monetaria. Se trata de la emisión de letras de liquidez (Leliq) para ir hacia su meta de variación nula en la oferta de dinero en los próximos meses y ayudar también, por esa vía, a tranquilizar el dólar .

La factura por estas colocaciones, iniciadas con periodicidad diaria desde inicios del mes, comenzó siendo de $5900 millones semanales, pero ya creció a $6400 millones esta semana y se disparará a $8400 millones durante la que viene, con lo que habrá crecido 42,4% en menos de un mes. Es decir, pasó de un promedio de $1180 millones a otro de $1680 millones por día hábil.

Todo porque el stock de deuda asumida por estas colocaciones creció de $423.850 millones a $453.000 millones desde comienzos de mes, y ya se engrosó hasta los $605.200 millones para la semana que viene tras las fuertes emisiones realizadas en los últimos tres días, cuando el BCRA intensificó la absorción de pesos para retirar del mercado $156.500 millones. Y porque las tasas de interés que el BCRA les paga a los bancos por estos títulos, que habían arrancado en el 67,175% anual, saltaron a un rango que va del 72 al 73%, nivel en el que se estabilizó en los últimos días (fue del 72,88% ayer).

Los analistas reconocen que el gasto de esterilización es alto, pero a la vez señalan que no hace más que dejar a la vista la "situación de emergencia" que dio impulso al nuevo plan tras la revisión del acuerdo con el FMI.

"Es un número elevado, sin dudas, y que va a crecer más por el esfuerzo de contracción al que se comprometió el BCRA, pero que, por la propia naturaleza del esquema -en tanto se cumpla-, no presenta riesgo de desbordarse hasta mediados de 2019", juzga el economista jefe de la consultora Elypsis, Gabriel Zelpo, quien además acota que para realizar la cuenta mejor habría que considerar "el ahorro que obtiene por la violenta caída que tuvo el pasivo contraído en Lebac".

Zelpo explica que en tanto el BCRA cumpla con la meta de variación 0 de la base monetaria, las necesidades de esterilización dejarán de creer en los próximos meses.

"Al estar limitada la expansión monetaria también se limitan las necesidades de absorción. Y si la situación se estabiliza, como todo parece indicar, el elevado costo de esta deuda tendría que ir a la baja, y la demanda de pesos recomponerse, motivos por lo que no vemos una dinámica explosiva en el corto plazo como otros", acota.

Para Santiago López Alfaro, de Delphos Investment, no hay duda de que el mercado tiene un ojo puesto en "la nueva bola de deuda del Central que se está volviendo a armar" aunque eso no disparará la alarma en tanto se confirme próximamente como un fenómeno "transitorio".Para el analista, el elevado costo que supone este esquema monetario y cambiario no es un dato nuevo. Pero para que esta deuda no vuelva a ser desestabilizadora "deberá tender a estabilizarse y bajar su costo en poco tiempo mientras, a la vez, las variables contras las que se mira este pasivo (reservas, PBI, demanda de dinero) tendrán que empezar a recomponerse". Por ahora lo que está a la vista es que "los pasivos del BCRA han disminuido fuerte en los últimos meses, parcialmente a costa del Tesoro", aunque el aumento de esta deuda por estos días a algunos les provoque ruido.

López Alfaro reconoce que "hay analistas que son muy escépticos con el programa básicamente porque creen que arrancó tarde. "Nosotros aún creemos que tiene buenas chances de bajar la inflación y recuperar anclas nominales para la economía; solo dudamos sobre su factibilidad política y social, dado que es un plan muy contractivo y se empieza a notar cierta fatiga de la crisis en la sociedad".

En la consultora Quantum Finanzas, que dirige el economista Daniel Marx, comparten esa inquietud. "Quedan por atender determinados interrogantes sobre el grado de sostenibilidad del programa de estabilización, incluyendo las consecuencias sociales y políticas de su implementación y las chances de lograr la convergencia fiscal en 2019", señalaron ayer en un informe en el que reconocen que haber logrado "reducir la volatilidad del tipo de cambio ayuda mucho" pese a que parte de eso se logró con una sobredosis de tasa solo sostenible "por un tiempo", ya que de lo contrario se vuelve contra la solidez del propio esquema.

Dólar estable tras la rueda más calma del mes

El dólar cerró la semana estable tras la rueda más calma y menos volátil de negocios en lo que va del mes, con oscilaciones de precios que apenas llegaron al 0,7% entre mínimos y máximos del día. La divisa quedó a un promedio de $37,53 para la venta al público, apenas 2 centavos por encima de su cierre previo y 7 centavos por debajo de su nivel de clausura de $37,60 del viernes anterior. Eso fue porque el billete no llegó a mostrar la baja de 11 centavos que tuvo el tipo vendedor mayorista, al caer de $36,65 a 36,54 en la jornada (-21 centavos o 0,6% en la semana). La estabilización, tras dos días al alza, no casualmente llegó junto a una reducción del 16% en el volumen total operado, que alcanzó los US$497 millones.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?