Suscriptor digital

Un crimen aberrante que no surge de la nada

Miguel Espeche
(0)
20 de octubre de 2018  

Sheila fue encontrada muerta casi en el mismo lugar en el que vivía. Las investigaciones siguen su curso, hay familiares involucrados y seguramente en las próximas horas los relatos del horror serán más precisos y crudos . El impacto de la situación ha logrado atravesar la coraza emocional, ese blindaje que se forja en muchos ante la trágica abundancia de noticias acerca de violencia, abuso y maldad que se hacen conocidos a través de los medios. Todos sabemos que quien no vivió una situación semejante poco conoce del abismo de la experiencia.

Es real que las condiciones de marginalidad en nada ayudan a evitar estas tragedias. También es real que es un error adjudicar la condición de sospechoso a todo aquel que es portador de pobreza económica o marginalidad social o cultural.

Es conmovedor saber de tantos padres, madres y familias enteras que, en condiciones de precariedad económica y social inimaginables, se afanan por ofrecer a los más chicos lo mejor en todo sentido de la palabra. Pensar que la pobreza es sinónimo de claudicación moral o de barbarie es un error en el que se cae, quizá, para evitar la angustia de sentir una empatía mayor con aquellos que sufren esa merma.

Sin embargo, sabemos que las condiciones de hacinamiento, de precariedad, de despojo o de agobio facilitan ciertos caminos que dejan sin protección a chicos y grandes. Aquellos que habitan la precarización de la vida laboral y social son más proclives a ser golpeados por la desesperación (el des-esperar), la madre de todas las barbaries. Esto es así, en particular, cuando se suman generaciones viviendo ese tipo de circunstancia.

Se puede analizar el entorno de la familia, el efecto de la droga, el deterioro de los lazos sociales o familiares, la degradación de los valores. Pero no siempre ese tipo de análisis por sí solo ayuda, sobre todo si se trata la cuestión como un problema de "ellos", los pobres, los "feos, sucios y malos" de la película.

Sheila murió en un terreno lleno de locura y de impulsividad asesina. Murió como víctima de la bruma homicida de la droga, del impulso descontrolado, del abuso. Gente "jugada" en el abismo, que siente que no tiene nada que perder y actúa en consecuencia. Un hecho cierto es que un crimen como el que hoy nos conmueve no surge de la nada. Siempre hay una trama previa. Venganzas, perversiones, resentimientos, todo parece una justificación para lo luctuoso, sobre todo, dentro de horizontes acotados como suelen ser aquellos signados por algún tipo de marginalidad.

El autor es psicólogo especialista en vínculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?