Suscriptor digital

Diego Maradona sufre por sus rodillas, pero festeja a lo grande con Dorados en la segunda división de México

A Maradona se lo vio en muletas durante el partido, al lado de Luis Islas
A Maradona se lo vio en muletas durante el partido, al lado de Luis Islas Crédito: Captura de TV
Ariel Ruya
(0)
20 de octubre de 2018  • 19:59

Diego Maradona es una extraordinaria figura envuelta en un cuerpo debilitado. Hace lo que más le agrada: dirige a un equipo de fútbol, reparte recuerdos del glorioso pasado y lanza creaciones tácticas. Sin embargo, su imagen es la que se presenta en primera fila, más allá de las desventuras de Dorados, un entusiasta y valiente equipo de la segunda división de México. El serio problema de artrosis que lo agobia, que va a derivar en el quirófano, lo tiene postergado, incómodo. Se sostiene con una muleta, un apoyo imprescindible en su mano derecha, en un viaje que es seguido en vivo por los 15.000 hinchas que lo aplauden en el estadio Carlos Vega Villalba. Diego saluda a los eventuales adversarios con una sonrisa y el palo levantado, en señal de agradecimiento a la platea. El resultado es lo de menos., aunque no tanto. Dorados supera por 3 a 2 a Mineros de Zacatecas. Está lejos de Juárez, el líder. Pero el sueño de subir a la máxima categoría sigue vigente.

Sentado, serio, con los brazos cruzados. Arropado en una gorra oscura, con una D dorada enorme en el centro. Habla poco durante el encuentro. Gesticula, grita, insulta y festeja. Durante el primer tiempo, llegan los dos primeros goles del conjunto visitante. "Gritá el gol, Diego", le susurra Islas, después del cabezazo -de pique al suelo-, de Angulo y de la sutil definición de Escoboza. Festeja, sufre, se levanta por unos segundos, se vuelve a sentar. Gaspar Servio, el arquero argentino, hace un mal cálculo y permite el descuento. Pero enseguida Angulo -Vinicio César, el ecuatoriano de 30 años-, acaba con el suspenso.

Germán Ochoa, el médico al que Maradona le confía el desafío de recuperar la salud en sus piernas, reconoce que el ex crack sufre de artrosis en sus rodillas y cada vez le cuesta más caminar. El médico colombiano señala que el problema de Maradona es "muy avanzado". Se nota: le cuesta caminar, durante el partido casi no se para, sostenido por las indicaciones de Luis Islas, su ayudante y amigo. "Le hicimos un tratamiento antes del Mundial para que pueda atravesar sus actividades en Rusia de la mejor manera posible. Tiene una severa artritis en sus dos rodillas y ya no tiene cartílagos. Los huesos tocan entre sí, el fémur con la tibia y el peroné. Es un problema grave porque le provoca mucho dolor, inflamación y dificultad para desplazarse", contó el médico en una entrevista a TN.

La imagen, de pronto, devuelve el recuerdo fresco del Maestro Tabárez, el sabio DT de Uruguay. Maradona encuentra felicidad en el banco de suplentes, en México. Islas grita, Maradona asiente. Las rodillas lo asfixian, pero no claudica, ni siquiera con el descuento de penal en el cierre. Pide que acabe el tiempo, levanta los brazos, los últimos segundos los vive a pie. Hasta firma una camiseta de la selección argentina, de un rival, mientras el balón sigue rodando. Pero no claudica, no se lo permite su historial.

Por: Ariel Ruya

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?