Suscriptor digital

Mickey y Patoruzú: secretos de una relación insospechada

Walt Disney y Dante Quinterno, juntos en Buenos Aires, en 1942; pero la relación era anterior
Walt Disney y Dante Quinterno, juntos en Buenos Aires, en 1942; pero la relación era anterior Crédito: Centro de historieta de Biblioteca Nacional
Hechizaron la cultura popular y cumplen 90 años; las influencias cruzadas entre Quinterno y Disney, sus creadores
Natalia Blanc
(0)
21 de octubre de 2018  

Dos íconos de la cultura popular, argentina en un caso y estadounidense en el otro, cumplen 90 años en 2018. Patoruzú, el indio tehuelche millonario y buenazo creado por Dante Quinterno, y el ratón Mickey, el célebre personaje de Walt Disney adorado por varias generaciones de chicos de todo el mundo, nacieron en 1928 con un mes de diferencia: Patoruzú apareció por primera vez el 19 de octubre en el diario Crítica y Mickey, el 18 de noviembre, en el corto animado Steamboat Willie. Pero, más allá de esta coincidencia, hay otros factores que unen a Quinterno y Disney: una relación de influencias cruzadas, admiración y mutua conveniencia.

Aunque hay pocas (muy pocas) fotos de Quinterno, la que ilustra esta página es un documento de su encuentro con Disney en Buenos Aires en 1942, año en que se estrena el corto animado Upa en apuros, dirigido por Quinterno, que fue el primero en su tipo en el país. Tuvo gran reconocimiento local e internacional. Upa en apuros se proyectó junto con La guerra gaucha, de Artistas Argentinos Asociados, pionera del cine nacional. Una de las historias (o mitos) que quedaron desde entonces es que Quinterno, en realidad, quería filmar un largometraje animado, pero tuvo que hacer corto por falta de celuloide debido a la Segunda Guerra Mundial.

Poco después del estreno de Upa..., que fue todo un éxito, los estudios Disney se contactan con Quinterno. Querían asesoramiento para colorear y animar los fondos de la película Bambi, que se estrenó en diciembre del mismo año. Las imágenes del bosque bucólico de Bambi están inspiradas en los bosques de arrayanes de la Patagonia argentina.

Pero antes de esa reunión cumbre hubo dos encuentros que no trascendieron tanto como el de la foto en la vereda del Hotel Alvear en 1942. Según investigadores del género, Quinterno y Disney se conocieron en 1935 en Estados Unidos y se volvieron a reunir en 1941, en Buenos Aires, durante la gira del creador de Mickey por América Latina.

Uno de los anuarios de Patoruzú
Uno de los anuarios de Patoruzú Crédito: Centro de historieta de Biblioteca Nacional

"Es muy temprano el interés de Quinterno por la animación; su visión de que lo masivo pasaba por la animación y que la animación era el medio para alcanzar la distribución internacional y superar la barrera de la prensa gráfica local. En 1932 viaja a Estados Unidos (faltaban cuatro años para que apareciera el semanario, la consagración definitiva del personaje, aunque Patoruzú ya era exitoso en el 32). La tira ya salía con el nombre definitivo del indio porque nació como invitado en Don Gil Contento. Quinterno ya sabía cómo se trabajaba en Estados Unidos: que había un sistema de producción en equipo totalmente diferente al de acá que era individual y artesanal; cada autor dibujaba sus tiras. Va a ver cómo es el funcionamiento: allá estaban los equipos, uno hacía las letras, otros los bosquejos, otros coloreaban. Cada uno tiene una función y hay un director que ensambla todo, que es en lo que finalmente se convierte Quinterno y deja de dibujar en el año 40, también muy tempranamente", explica José María Gutiérrez, investigador del período primitivo de la historieta en la Argentina y responsable del Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos de la Biblioteca Nacional.

Gutiérrez es el curador de la muestra A todo Patoruzú, que inaugura el jueves en la nueva sede del Centro y en la Plaza del Lector, donde se exhibirá material inédito de Quinterno cedido por sus familiares directos. También fotos, bocetos, tapas de los anuarios, tiras y artículos de prensa que reflejan la popularidad del indio tehuelche y los otros personajes creados por Quinterno. Todo el material está en excelente estado. Fueron muy bien conservados por sus herederos.

El inventor de una fórmula

Además de mostrar los inicios de Quinterno, de muy joven, y cómo surge Patoruzú en el panorama de la historieta argentina en esa época, la muestra está centrada en un período particular del personaje, con exhibición de originales de 1936 a 1941. "Quinterno inventa una fórmula que adapta a la Argentina e inicia una nueva etapa. Ese período es muy importante. Hay ilustraciones de portadas que son muy potentes. Quinterno era un dibujante extraordinario. Fue autodidacta y comenzó a dibujar de muy chico. Sus maestros fueron Arturo Lanteri primero y el Mono Taborda, después, aunque Quinterno solo se ocupó de mencionar a Taborda como su maestro. Pero fue Lanteri quien le publicó sus primeros dibujos cuando tenía apenas 15 años en la revista Humorismo Porteño. A los 17 y de la mano de Taborda, Quinterno publica en Crítica, diario popular de gran tirada. Fue el primero en publicar una tira diaria en Crítica: 'Don Gil Contento'", completa Gutiérrez.

En esa tira, como señala el investigador en el catálogo de la muestra, aparece por primera vez Patoruzú, como personaje secundario, contrapeso de la figura de Don Gil Contento. Crítica publicó un aviso a toda página para informar a los lectores que "Don Gil adoptará un indio tehuelche de la Patagonia". El indio, por entonces, se llamaba Curugua-Curiguagüigua y lo presentan como "el último vástago de los tehuelches gigantes". Don Gil le cambia el nombre a Patoruzú porque pronunciar el original le "descoyunta las mandíbulas".

Mickey con boleadoras y espuelas, en el trazo de Disney
Mickey con boleadoras y espuelas, en el trazo de Disney Crédito: Centro de historieta de Biblioteca Nacional

El paso del indio por esa tira fue muy corto, pero Quinterno ya había advertido el potencial de su criatura, que tiene una fuerza sobrenatural y se rige por una moral muy estricta. El gran hallazgo de Quinterno, coinciden los investigadores del género, es haber creado un indio y no un gaucho. Y ahí aparece otra de las vinculaciones con el mítico Mickey: en 1941, en su visita a Buenos Aires, Disney dibuja un Mickey con boleadoras y botas con espuelas. El original, firmado de puño y letra por Walt, se exhibió hasta hace unos años en el Museo de la Caricatura Severo Vaccaro. Se lo regaló al dibujante Nicolás Greco, que lo donó al museo, cerrado hace unos años.

La segunda etapa (y la definitiva) de Patoruzú comienza el 27 de septiembre de 1930 en La Razón, en la tira Julián de Montepío, que el 5 de agosto del 31 pasa a llevar el nombre del indio como título. El héroe nacional ya estaba consolidado.

Al año siguiente, Quinterno viaja a Nueva York a aprender las técnicas de animación y comercialización de los personajes para convertirlos en productos de consumo masivo: muñecos, ponchos, peluches. Allí aprende también el manejo de los derechos de autor y el copyright. Cuando muda la tira al diario El Mundo, en 1935, pone en práctica lo aprendido. Al regreso de su viaje, funda la primera agencia sindicada de derechos de historieta del país, una práctica que Disney ya había extendido por varios países. En la tira de El Mundo aparece Isidoro Cañones en reemplazo de Don Julián. El indio millonario mantiene al porteño tarambana y mujeriego que le tocó como padrino. Ya en 1936, aparece la revista Patoruzú, que se convierte en un éxito de inmediato. "De a poco, Quinterno lleva a Patoruzú al lugar del héroe, a la aventura exótica y fantástica. El modelo industrial del autor es el norteamericano, pero la idiosincrasia es siempre argentina", describe Pablo Sapia en el catálogo.

Los investigadores aseguran que a medida que fue creciendo el éxito y la popularidad de Patoruzú y su banda de personajes (Upa, Isidoro, La Chacha, Pampero), Quinterno se fue retirando. Dejó de dar entrevistas (la última fue en 1931) y de aparecer en público, aunque siguió controlando la producción de sus personajes y medios. La última de las aventuras originales de Patoruzú se publicó en 1977; desde entonces, se reedita periódicamente, aún después de la muerte de su creador, en 2003, a los 93 años.

En el medio, está la visita de Disney de 1941, en busca de un nuevo mercado para sus exitosas producciones. Se reúne con Quinterno porque buscaba, entre otras cosas, un dibujante reconocido para "importar" a Estados Unidos. Pero fracasó en su misión con Quinterno y se quedó con Molina Campos. Ahí empieza otra historia.

Las nuevas aventuras del ratón

  • En noviembre, para celebrar los 90 años del ratón más famoso, Planeta publicará dos libros nuevos: Mickey Mouse. Libro de arte y aventuray La Navidad de Mickey Mouse. Este mes ya salió a la venta Mickey Mouse. Arte Color.

PARA AGENDAR

A todo Patoruzú

Del jueves a abril de 2019, de martes a domingos de 14 a 19. Centro de Historieta y Humor Gráfico Argentinos de la Biblioteca Nacional (Agüero 2502). Entrada libre

Distinción

El lunes 5 de noviembre, a las 18.30, y en el marco del 90 aniversario de Patoruzú, el Senado de la Nación le entregará a Dante R. Quinterno la Mención de Honor Senador Domingo Faustino Sarmiento. (Hipólito Yrigoyen 1849, piso 1)

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?