Suscriptor digital

El progresismo activa diálogos para 2019 y arranca con Massa

Fuente: Archivo
Mañana se reúnen Lifschitz, Alfonsín y Stolbizer con referentes del Frente Renovador
Marcelo Veneranda
(0)
21 de octubre de 2018  

A un año de las elecciones presidenciales , el progresismo activó una serie de eventos que, aunque sus organizadores definen como no electorales, lo parecen. El 1° de noviembre, el gobernador santafesino, Miguel Lifschitz , y los exdiputados Ricardo Alfonsín (UCR) y Margarita Stolbizer (GEN) encabezarán un acto para lanzar un espacio denominado Encuentro Progresista. Mañana, junto a Humberto Tumini (Libres del Sur) y convocados por el presidente del Partido Socialista, Antonio Bonfatti , el trío se reunirá con Sergio Massa y legisladores del Frente Renovador.

Si al combo se suma el encuentro que ayer, en Villa Carlos Paz, Córdoba, reunió a funcionarios de 40 intendencias progresistas de entre 10.000 y 200.000 habitantes, más otro evento similar que vendrá en noviembre con municipios más poblados, la película muestra al progresismo en estado de aceleración.

El tipo de construcción a la que se espera llegar es, sin embargo, una incógnita. Básicamente, por el punto de partida desigual de sus referentes y sus necesidades políticas, más allá de las coincidencias ideológicas.

El socialismo, por caso, arriesgará en 2019 la gobernación santafesina. Agotados los intentos para lograr una reforma constitucional que habilite su reelección, Lifschitz es mirado por sus socios como el mejor candidato presidencial. Bonfatti, por su parte, quedó encaminado a disputar su retorno a la Casa Gris.

Stolbizer viene de compartir una alianza con Massa que naufragó en las urnas por la polarización y dejó al GEN sin diputados nacionales (tampoco los tiene el socialismo). Libres del Sur fue parte de esa construcción, pero la abandonó por diferencias en el armado de las listas.

Alfonsín, por su parte, lleva meses cuestionando la actitud de su partido dentro de Cambiemos y, aunque nunca rompió con la UCR, nadie lo identifica ya con la coalición que comanda Pro. La duda, para sus socios, es si finalmente sacará los pies del plato, cómo y con quién.

Lo que todos parecen compartir es la voluntad por reconstruir un espacio netamente progresista de alcance nacional. Y fortalecerlo en los próximos meses, ya sea para enfrentar las urnas en soledad o en una interna que conjugue a quienes no integren el oficialismo ni el kirchnerismo.

Por eso, la reunión de mañana con Massa (que, para peor, viene de compartir un palco ultrapejotista en Tucumán) fue interpretado por algunos de los socios progresistas como un fallido precoz. "Mientras el avión está carreteando no lo cargás con valijas", sintetizó un referente, que atribuyó esa falta de coordinación a la tensión entre Lifschitz y Bonfatti, organizador del encuentro de mañana.

Ese encuentro se realizará en la sede porteña del Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro), con la presencia de Bonfatti, Lifschitz, Alfonsín, Stolbizer y Tumini, con Massa y los diputados Marco Lavagna, Daniel Arroyo y Alejandro Grandinetti como invitados.

"Vamos a analizar la preocupante situación económica y social que estamos viviendo, para encontrar puntos de acuerdo que nos permitan buscar soluciones y pensar otro país. La gravedad de la situación lo amerita", señaló Bonfatti a LA NACION.

Ante la consulta, fue tajante: "Yo le quito toda connotación electoral. Nuestro partido no construye política desde las candidaturas, sino al revés. Las rondas de diálogo incluirán también a actores sindicales, sociales, empresarios y religiosos".

En el mismo sentido se expresó Alfonsín: "De mi parte, no tiene que ver con lo electoral. Hay quienes creemos que es necesario poner en marcha un proceso de diálogo ante los problemas severos que enfrenta el país. Y para eso no te juntás con quienes piensan igual, sino con quienes piensan distinto, para buscar soluciones. El momento para discutir qué tipo de partido queremos no llegó aún", indicó a LA NACION.

Tumini apuntó al hueso: "Compartimos la idea de que hay una porción importante de la sociedad que no está de acuerdo con Mauricio Macri ni con Cristina Kirchner y lo que significan. Para representar esa alternativa hay que ir más allá del progresismo puro: todas estas reuniones apuntan en este sentido".

En el GEN y en las segundas líneas del socialismo comparten la lectura. "Uno no se pone a buscar acuerdos sobre qué hacer con la deuda, el FMI, la inflación o la producción si no es con alguien con el que creas que podés construir", señaló una fuente.

Desde hace meses, Massa alienta la posibilidad de que en 2019 se produzca una interna que enfrente a peronistas y progresistas. Lo mismo propone el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. El socialismo santafesino, por su parte, necesita todos los apoyos posibles para evitar que Cambiemos o el PJ le arrebaten la gobernación en 2019.

Lifschitz abonó esas especulaciones al recibir a Urtubey en Santa Fe y luego visitarlo, para firmar un convenio sobre biodiésel. Pero, entre foto y foto, tomó distancia del armado que buscan los peronistas.

Desde el progresismo no se cansan de enfatizar: antes de salir al ruedo de alianzas, si es que se decide salir, hay que fortalecer lo propio. A ese objetivo apuntará el acto del 1° de noviembre, en el Palacio Alsina de esta ciudad, que encabezarán Alfonsín, Lifschitz y Stolbizer. El 35° aniversario de la elección que consagró a Raúl Alfonsín como presidente y formalizó la recuperación democrática será el sentimiento que atravesará la jornada. No es poco.ß

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?