Suscriptor digital

Incorporar el clima en nuestras decisiones

Todos los países deben tomar conciencia de que el cambio climático y el aumento de la temperatura no son una amenaza, sino una dura realidad
(0)
22 de octubre de 2018  

El conjunto de científicos asesores de las Naciones Unidas que conforma el Grupo Intergubernamental de Expertos en materia de cambio climático (IPCC, por sus siglas en inglés) acaba de advertir a los gobiernos acerca de la necesidad de una transformación sin precedentes para limitar el aumento de la temperatura en el planeta. En un informe basado en más de seis mil estudios, presentado en Corea del Sur, se asegura que, de continuar con el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero, se alcanzarán 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales entre 2030 y 2052. Esto significa que, en solo una década, incumpliremos el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París de no superar el mencionado límite en 2100.

Ello implica, nada menos, que si queremos mantener los efectos del calentamiento ya en curso en proporciones manejables debemos cambiar radicalmente nuestras economías en materia de energía, transporte, industria, desarrollo de ciudades y uso del suelo.

Las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el hombre ya han elevado aproximadamente un grado centígrado la temperatura global respecto de los niveles preindustriales. Y para evitar sobrepasar la meta de una subida de 1,5 grados se requiere un gran esfuerzo planetario: una disminución del 45% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) el principal gas de efecto invernaderorespecto del nivel de 2010 para 2030, y para 2050 el mundo deberá alcanzar una "neutralidad de carbono", es decir, tendrá que dejar de emitir más CO2 del que se retira de la atmósfera. Ello significa que en 2050 entre el 70% y el 85% de la electricidad debe ser de origen renovable, libre de emisiones de gases de efecto invernadero.

Los efectos del cambio climático aumento de fenómenos extremos, incremento del nivel del mar o descenso del hielo en el Ártico ya están presentes. Los científicos del Panel Intergubernamental del Cambio comparan dos escenarios: con aumentos de temperatura de 1,5 grados y de 2 grados respecto de los niveles preindustriales. Alcanzar los 2 grados, frente a los 1,5, acarreará más pérdida de especies y extinciones, más incendios forestales, la propagación de especies invasoras y la desaparición prácticamente completa de los arrecifes de coral de aguas cálidas.

Como ya hemos destacado desde estas columnas, el cambio climático es un problema colectivo que nos exige soluciones igualmente colectivas, aun cuando no todas las naciones sean responsables en la misma medida. Aquellas que se han beneficiado con un alto grado de industrialización a costa de una enorme emisión de gases de efecto invernadero tienen una mayor responsabilidad en el aporte de soluciones a los problemas que han causado. Pero no son las únicas que deben proveer esas soluciones.

El Estado argentino tiene un gran desafío por delante y para ello ha creado el Gabinete Nacional de Cambio Climático -en el que participan casi todos los ministerios y secretarías de Gobierno- con el objetivo de implementar políticas que avancen en ese campo, a fin de cumplir los compromisos contraídos al firmar el Acuerdo de París.

Sería un error no fortalecer este proceso, ya que no se trata de una temática exclusivamente ambiental, sino que requiere la participación activa y la articulación entre todos los sectores, principalmente energía, industria, transporte, agricultura, infraestructura, finanzas y educación. Es imprescindible contar con una sinergia ágil entre las diferentes áreas del gobierno nacional y con las distintas provincias y municipios.

Es cierto que ya existen muchos procesos en marcha, pero, como resalta el reciente informe del IPCC, la crisis climática es de tal magnitud que no resulta posible aplazar por más tiempo la transformación hacia el bajo consumo de carbono, y por eso se debe integrar el clima en cualquiera de los procesos de la toma de decisiones. Para ello es necesario contar con cambios verdaderos en todos los niveles de gobierno y negocios, porque el cambio climático no ocurrirá en lugares lejanos, en el futuro. Ocurre aquí y ahora.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?