Suscriptor digital

Arabia Saudita define como un "enorme error" el crimen del periodista

Mientras se refuerza la presión internacional, el reino dio nuevas explicaciones a través de su canciller, que dijo que se ignora dónde está el cuerpo
(0)
22 de octubre de 2018  

LONDRES.- Arabia Saudita definió ayer el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en su consulado de Estambul como un "error enorme y grave", pero trató de proteger a su poderoso príncipe heredero y dijo que Mohammed ben Salman no estaba al tanto.

Los comentarios del ministro de Relaciones Exteriores, Adel al-Jubeir, fueron algunos de los más directos provenientes de Riad, que ha dado múltiples y contradictorios relatos sobre el asesinato de Khashoggi, el 2 de octubre. Primero negó su muerte hasta que anteayer la admitió, en medio de una protesta internacional.

Las semanas de negación y falta de evidencia creíble del reino frente a las acusaciones de los funcionarios turcos de que Khashoggi había sido asesinado han sacudido la confianza global en los lazos con el principal exportador de petróleo del mundo, sostienen los gobiernos occidentales.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos , Stephen Mnuchin, dijo ayer que la admisión de Arabia Saudita de que el columnista de The Washington Post fue asesinado en una pelea fue un "buen primer paso, pero no suficiente", aunque agregó que era prematuro discutir cualquier sanción contra el reino saudita.

Tres grandes potencias europeas, Alemania, Gran Bretaña y Francia, presionaron a Arabia Saudita para proporcionar datos que respalden su explicación anterior de una pelea. La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que Alemania no exportaría armas a Arabia Saudita mientras persista la incertidumbre actual sobre el destino de Khashoggi. "Hay cosas que necesitan ser aclaradas de forma urgente", señaló Merkel.

En declaraciones a la cadena Fox, el ministro de Asuntos Exteriores saudita extendió sus condolencias a la familia de Khashoggi.

"Este es un terrible error. Esta es una tragedia terrible. Nuestras condolencias van con ellos. Sentimos su dolor -dijo-. Desafortunadamente, se cometió un grave error y les aseguro que los responsables tendrán que asumir la responsabilidad de esto".

Además, señaló que su gobierno no sabía cómo mataron a Khashoggi, un ciudadano saudita y residente de Estados Unidos, ni dónde estaba su cuerpo. También dijo que el príncipe Mohammed, gobernante de facto de Arabia Saudita, no era responsable.

"Esta fue una operación en que los individuos terminaron superando a las autoridades y las responsabilidades que tenían. Cometieron un error cuando mataron a Jamal Khashoggi en el consulado e intentaron encubrirlo".

Khashoggi desapareció después de ingresar al consulado para obtener documentos para su próximo matrimonio.

Después de negar cualquier participación en la desaparición del hombre de 59 años durante dos semanas, Arabia Saudita dijo el sábado que Khashoggi, un crítico del príncipe heredero, había muerto durante una pelea en el edificio. Una hora después, otro funcionario saudita atribuyó la muerte a un estrangulamiento.

En tanto, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció ayer que mañana proporcionará un informe detallado sobre las circunstancias que rodean a la muerte de Khashoggi. "Buscamos hacer justicia", declaró Erdogan. "¿Por qué vinieron aquí 15 personas? ¿Por qué se ha detenido a 18? Esto tiene que ser explicado con todos los detalles", señaló en un discurso ante los miembros de su partido, AKP.

La novia de khashoggi, bajo custodia

Hatice Cengiz, la novia del periodista saudita desaparecido Jamal Khashoggi, fue puesta bajo protección de la policía las 24 horas del día.

La decisión fue tomada por el gobernador de Estambul, que no quiso suministrar más detalles.

El 2 del mes actual, Hatice estaba junto al periodista cuando este último desapareció poco después de haber ingresado en el consulado saudita en Estambul para obtener una licencia de matrimonio.

Fue ella quien dio la voz de alarma cuando Khashoggi no salió más del edificio.

En declaraciones a la prensa turca, Hatice dijo sabía que él podía estar en peligro. Sus textos críticos hacia el reino de Arabia Saudita estaban en la mira. Por eso, admitió: "Una vez le pregunté a quién debería contactar si le ocurriera algún problema inesperado relacionado con su posicionamiento político respecto de su país. Me dijo que Yasin Aktay [un asesor del presidente turco Erdogan] era un viejo amigo y que podría llamarlo", señaló.

Agencias AFP, DPA y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?