Suscriptor digital

El CEO de Kosmos, con La Nacion: una Copa Davis revolucionaria que intentará atraer a los millennials y a Del Potro

Javier Alonso, acompañado por Gerard Piqué, durante el US Open
Javier Alonso, acompañado por Gerard Piqué, durante el US Open
Sebastián Torok
(0)
22 de octubre de 2018  

El español Javier Alonso trabajó 25 años en la industria del motociclismo. Durante ese período se desempeñó en Dorna, la compañía organizadora del Mundial de Motociclismo. Antes de finalizar su vínculo con la empresa por "asuntos personales", fue director general y uno de los responsables del arribo del Moto GP en Termas de Río Hondo, en 2014. Alonso dice que un día, tras aquella decisión laboral, estaba "aburrido" en su casa y lo contactó Gerard Piqué , el futbolista de Barcelona con activo perfil empresarial. "Nos pusimos a hablar, me encandiló y acá estoy...", apuntó. ¿Dónde está Alonso? Cimentado como CEO de Kosmos, el grupo que, tras un impactante compromiso de desembolsar 3000 millones de dólares durante 25 años, concretó un hecho histórico, en complicidad con la Federación Internacional de Tenis y la mayoría de las federaciones: modificar el formato de la Copa Davis .

"Gerard es una persona que dentro de su juventud (31 años) posee mucha inquietud en poder hacer proyectos que sean interesantes. Es un apasionado por todos los deportes, conoce a los mejores jugadores de básquet, de fútbol americano y de tenis, por supuesto. Es alucinante la cantidad de jugadores y tácticas que conoce. Y lo que hemos hecho en la Copa Davis fue a partir de una visión que él tuvo. Tiene un equipo detrás; somos como quince personas en el proyecto y en breve pasaremos a ser unas 25 personas", le explicó Alonso a LA NACION, desde Barcelona.

-¿Qué es Kosmos? ¿Quién sostiene económicamente al grupo?

-A partir de esa idea que tuvo Gerard para la Davis, se desarrolló el proyecto y el producto. Y dentro de los accionistas de Kosmos Holding, la empresa madre, está Gerard por un lado. Está Hiroshi Mikitani como segundo socio fundador; es dueño de Rakuten (la tienda online más grande de Japón) y amigo personal de Gerard. Luego está Edmund Chu, que es un canadiense de origen chino que vive en Shanghai, involucrado en la industria del deporte y director general de SECA, una empresa china de marketing que, entre otras cosas, es accionista de Manchester City y propietaria de Techeetah, un equipo de Fórmula E. Edmund es una persona muy bien conectada en el mundo del deporte y sobre todo en el ámbito asiático. Y luego hay otras dos personas estadounidenses: Nullah Sarker y Mike Evans, que vienen del sector del ocio, de la música, del entretenimiento y nos ayudan a encontrar y desarrollar contactos y contratos en Estados Unidos, porque están muy bien relacionados. Todos ellos son los inversores de Kosmos. Somos conscientes de que haber cambiado el formato de la Copa Davis fue revolucionario. En los últimos 20 o 25 años no ha habido un cambio tan grande en el mundo del deporte global. Estamos contentos y orgullosos.

-Afirmaron que el nuevo formato será una "salvación" para la competencia. ¿Por qué?

-El actual es un formato que, cuando eres parte de las eliminatorias, es espectacular. Yo estuve en las últimas semifinales Francia-España en Lille y es espectacular; no hay discusión de eso. El problema es que si yo me bajo ahora a la calle en Barcelona y les pregunto a diez personas quién ganó la Copa Davis el año pasado, te puedo decir que probablemente ninguna sepa que el año pasado se jugó Francia-Bélgica y ganó Francia. ¿Por qué? Porque la repercusión que tuvo ese partido fue en Francia y en Bélgica. Este año, que España ha llegado a las semifinales, los españoles nos desconectamos de la Davis y no seguimos manteniendo el interés. Si tu estás en Argentina siguiendo un torneo, tomo al US Open como ejemplo, y te pones a seguir los partidos iniciales donde están Del Potro y Schwartzman , puede pasar que en cuartos de final no quede ninguno, pero ya has iniciado el proceso de ver el torneo y vas a querer ver cómo el jugador "X" que le ha ganado al argentino "Y", gana la final. Ese es un proceso natural. ¿Qué quiero decir? Que lo que se conseguirá entrando a 18 países en una semana en la etapa final de la Copa Davis, como mínimo, generará interés en esos países que participarán, por lo cual estaremos multiplicando por 9 los países que van a estar interesados, como mínimo, en el desarrollo de esta competencia. Y el tenis saldrán ganando.

-En la búsqueda de identidad que tendrá el nuevo formato, ¿harán foco en el espectáculo y en la periferia de lo que sucede en el court?

-Sí, está claro que sí. Nuestro approach en ese sentido es diferente. Queremos enriquecer el producto que la gente va a poder observar. Cuando empieza el año y hay una gira sobre tierra europea, hay una serie de torneos, uno detrás del otro, Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y son todos muy parecidos. Casi que es muy difícil diferenciar qué torneo estás viendo. Queremos que la Copa Davis tenga su identidad propia. En cierta manera ya la tiene ahora, pero queremos potenciar esa identidad, tanto para el espectador que vaya al torneo como para el que esté en su casa. Estamos trabajando en una parte revolucionaria para consumir la Copa Davis. Queremos acercarnos a la juventud, a los millennials , que en este momento están muy desconectados. Hoy en día es imposible que un chaval siga un torneo largo. Un partido que dure cuatro horas, no lo sigue. Pero a través de una aplicación, a través de un grafismo diferente, queremos enganchar a esta gente y que hagan un seguimiento diferente del que hacen hasta ahora y que incorporen un sentimiento. Por ejemplo, están jugando España contra la Argentina y si tu tienes una aplicación potente que le vas dando contenido, será distinto. Consumen mucho videojuegos, todo el día están enganchados a uno, entonces nos lleva a pensar por qué sucede con eso y no en consumo de deporte tradicional. Bueno, pues, porque hay una desconexión. Si conseguimos mezclar un poquito los dos mundos, vamos a lograr que la juventud consuma más tenis y esa es una tarea que nos hemos puesto en la cabeza.

Javier Alonso, CEO de Kosmos
Javier Alonso, CEO de Kosmos Crédito: Kosmos Tennis

-Una tarea que no debe ser sencilla, ¿verdad?

-Una de las empresas que tenemos se dedica a la creación de una liga de fútbol electrónico y queremos trasladar una parte al tenis. Hace poco tiempo la gente de la Liga de fútbol en España me compartió una aplicación que está desarrollando para los entrenadores, para que puedan consumir información y tuvieran datos de cómo juegan sus futbolistas, qué hacen y qué no, con muchos datos y de una manera interesante. Y yo les dije: 'Esta información no se la tienen que dar solamente a los entrenadores, se la tienen que dar a todo el mundo, porque esto es lo que la gente quiere consumir'. Yo tengo un hijo de 18 años y cuando estoy viendo un partido de fútbol sentado frente a la televisión y tomando una cerveza, él está viendo el mismo partido pero a la vez está con una aplicación viendo cuánto está corriendo Leo Messi o analizando algo más, y viendo un segundo partido en una tablet. Y ahí es donde tenemos que llegar, donde el tenis se pueda consumir de tal manera que se ponga a niveles más altos para la gente joven, que es el mismo problema que tienen todos los deportes. La audiencia está envejeciendo en todos los deportes y todos los deportes están buscando soluciones a eso. Nosotros queremos aportar nuestro granito de arena.

-Mucha gente piensa que mataron la Copa Davis. ¿Qué efecto les causa esa afirmación?

-Cuando propones un cambio siempre hay gente que le va a costar más entenderlo. Hablaría de experiencias personales en el mundo motor: cuando cambiamos y aumentamos la cilindrada y las denominaciones de las categorías del Mundial nos dijeron de todo menos guapos. Y está claro que, al final, esos cambios han sido beneficiosos. En cuanto a la Copa Davis, hay un análisis detrás que hemos hecho con la ITF y creemos que es el cambio lógico en el momento en el que nos encontramos ahora. Probablemente si hubieran mantenido la Copa Davis en el formato actual, podría haber seguido subsistiendo, y digo la palabra subsistir expresamente, donde los mejores jugadores no juegan. Había países que no querían afrontar el costo que suponía la producción de una serie porque perdían dinero. La Davis podría haber seguido así, pero el problema es que el tenis necesita dinero para subsistir. Porque la función de la ITF y de las federaciones nacionales es ayudar al desarrollo del tenis. La ATP está para hacer sus torneos y pagarle a sus jugadores. Pero la ATP no está teniendo la función de las federaciones. Los ingresos de la ITF por la Davis han ido decreciendo en los últimos años y seguirían decreciendo. Se encontrarían en un punto en el que tendrían que decir a las federaciones nacionales: 'Donde te pagaba 10, te tengo que pagar 5 porque no ingresa lo mismo'. Y eso no es lo que quería la ITF. Por eso hemos llegado a este acuerdo.

-Entonces, piensan que mantenía el romanticismo pero iba agonizando en la industria, ¿no?

-Así es.

-¿Cómo tomaron que Roger Federer dijera que es extraño ver a un futbolista involucrarse en el tenis?

-Cada persona es libre de pensar lo que quiera. Está claro que Gerard es un futbolista, que está activo y que ha tenido éxito. Pero no entiendo la comparativa que pretende hacer Federer, no sé dónde quiere llevarlo. Insisto que hay un equipo detrás, hay gente que está revisando las inversiones y produciendo una idea. Gerard no viene a la oficina cada día, ni mucho menos, como se pueden imaginar. Gerard es el presidente de una compañía que tiene un equipo que trabaja, donde hay tenistas, gente de la industria y que entiende del mundo del deporte, como yo que he organizado más de 500 carreras. Y organizar una carrera y un torneo de tenis, a nivel logístico, es el mismo.

-¿Se sienten subestimados?

-¿Sabes qué pasa? Hay muchos intereses y a cada uno le interesa explicar lo que le interesa. Roger está detrás de un torneo, no sé si es un torneo, no sé cómo llamarlo, la Laver Cup . Y tiene sus intereses. Los nuestros son mantener una competición con 120 años de historia ayudando al desarrollo del tenis. Hemos puesto mucha plata para conseguir que realmente el mundo del tenis siga funcionando y las federaciones tengan un peso específico en el desarrollo.

Piqué, la cara visible de Kosmos
Piqué, la cara visible de Kosmos Fuente: AFP

-¿Qué cantidad de público proyectan para las finales de la Copa Davis de 2019 en Madrid?

-Estamos hablando de cerca de 200 mil personas durante toda la semana. Habrá gente que tendrá asiento en los estadios, pero también habrá una localidad para entrar en el recinto.

-¿Si el negocio no funciona como anhelan pueden retirarse antes?

-No es nuestra intención. Nuestro deseo es que esto funcione. Hay unas cláusulas que no permiten una salida unilateral. Si de aquí a cinco años esto no funciona yo no puedo decidir irme y decir: 'Adiós'. Hay condiciones que se tendrían que cumplir que no son fáciles. Insisto: no vemos por qué no puede funcionar. Mientras el mundo del tenis siga siendo el mundo del tenis y el consumo siga siendo el que es, esto funcionará muy bien.

-¿Por qué la Argentina recibió un wild card para la etapa final?

-Como en todos los wild card hay una parte de locura en la decisión. Es una decisión que se toma sobre la base de una serie de candidatos, una serie de razones que no te las puedo explicar, porque habría gente que no entendería por qué se lo dimos a Argentina y no a otro país, como ya está sucediendo. Te diré que tanto la ITF como nosotros teníamos nuestros motivos. Es una decisión que se tomó a 50% entre ITF y Kosmos.

-¿Es cierto que pesó el recuerdo de la ITF sobre los 5000 argentinos en la final de 2016 en Croacia?

-Lógicamente que se puso en valor. Cuando uno toma una decisión de esta manera se hace por muchos motivos, y uno de ellos es la pasión de los argentinos en todos los deportes, no solo en el tenis. Son unos apasionados espectaculares. En el Mundial de fútbol era alucinante verlos en Rusia. No sé cuántas horas tenían para llegar allí, pero estaba lleno de argentinos. Casi que era el país con más seguidores en el Mundial.

-Iniciaron gestiones para tratar de que Juan Martín del Potro juegue la Copa Davis, ¿no?

-Deseamos que Del Potro esté en la Copa Davis y hemos iniciado conversaciones con él y con su gente. Hay un proceso. Está claro que lo primero que tiene que pasar es que podamos explicar mejor cómo es el proyecto, porque ahora mismo está explicado pero hay que poder concretarlo mejor y en ese proceso nos encantaría poder sentarnos con él e intentar convencerlo. Él no nos ha dicho nada hasta el momento. Le gusta la idea, porque es una idea interesante. Y como buen argentino que es, no tendría nada mejor que defender la bandera en una competición de tan elevadas características. Estoy seguro que tiene ese sentimiento. Pero hay un proceso a hacer y lo iremos haciendo poco a poco.

-Estuvieron junto con Piqué en Nueva York en el último US Open. ¿Hablaron con él?

-Hablamos con mucha gente. Sé que Gerard ha hablado con él, eso te lo puedo confirmar. Sé que Galo Blanco (extenista español), que trabaja con nosotros, ha hablado con él y con su manager. Vamos teniendo conversaciones, que no son estrictamente oficiales, son conversaciones cuando te encuentras en el vestuario y charlas un rato, cinco, diez minutos. Y esas conversaciones van sucediendo. Pronto llegará la etapa en la que nos sentaremos más seriamente con su gente y con él para explicarle mejor el proyecto. Nos encantaría tener a Del Potro, porque es un grande del tenis. Queremos tener a los más grandes.

-¿Es imposible pensar a futuro en una etapa final de la Copa Davis organizada en una ciudad de Latinoamérica?

-No estoy de acuerdo con esa observación. Salvando las distancias porque no somos unos Juegos Olímpicos, pero si en Brasil lo han podido hacer, y si se ha hecho una carrera de Moto GP en Termas de Río Hondo, o si se ha hecho un circuito en Villicum en San Juan, ¿por qué no se puede hacer una final de Copa Davis en la Argentina? Sí que le veo complicación, como todo en la vida. Pero normalmente los países necesitan generar turismo, movimiento y eso se genera a través de los grandes eventos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?