Suscriptor digital

El futuro de la selección: Gallardo, Pochettino, Simeone y Martino desnudaron a la AFA

Martino, reconocido y admirado en Atlanta, a un paso de una campaña récord en la MLS
Martino, reconocido y admirado en Atlanta, a un paso de una campaña récord en la MLS Crédito: Atlanta United
Cristian Grosso
(0)
22 de octubre de 2018  

Buenos Aires, Londres, Madrid y Atlanta. Claro que no se pusieron de acuerdo, pero la sucesión de declaraciones pareció seguir un imaginario guión. Marcelo Gallardo , Mauricio Pochettino , Diego Simeone y Gerardo Martino , los cuatro entrenadores que con más insistencia han sonado desde la salida de Sampaoli para dirigir a la selección, se ocuparon en los últimos días de desactivar esa posibilidad. Para desnudar a la AFA en su inacción, para dejar a la Argentina a la deriva. LA NACION lo anticipó el 30 de agosto cuando subrayó que ninguno de los cuatro sería el líder del nuevo ciclo. Y, por entonces, advertía que el paso del tiempo sin definiciones iba a acorralar a la administración de Claudio Tapia hasta dejarla sin opciones de jerarquía. Si no aceleraba un profundo y creíble plan refundacional quedaría obligada a optar entre elecciones alternativas, entrenadores que comenzarían debilitados por su falta de consenso. La AFA hizo todo lo posible porque eso ocurriera y lo consiguió.

Para desalentar rumores, quizá también para evitar que se siguiera jugando con sus apellidos, los cuatro tomaron la palabra y fijaron su posición. Bien lejana de la AFA, por cierto. Cronológicamente, el primero fue Gallardo. El miércoles pasado, en conferencia de prensa, el DT de River fue suficientemente claro: "Hoy no pienso en la selección, tengo muchas cosas en mi cabeza que tienen que ver con River". Pero como también señalo "nada dura para siempre" y muchos lo interpretaron como que le entreabría las puertas a la selección, 48 horas más tarde, el viernes, a través de los canales digitales del club, salió a enfatizar que su futuro continuará teñido de rojo y blanco: "Lejos estuve de generar alguna incertidumbre con mi continuidad a fin de año", aclaró. Gallardo no tiene ninguna intención de trabajar con Tapia, Angelici y cía. Su padre lo graficó mejor que nadie hace algunas semanas: "Hay dirigentes que no concuerdan con los pensamientos de él".

También el viernes, consultado sobre si la selección argentina podía aparecer en su futuro, Pochettino no pudo ser más categórico: "Tengo cuatro años más de contrato con Tottenham, es inviable". El mismo día, en Madrid, Simeone respondía que seguramente en poco tiempo se reunirá con Miguel Ángel Gil Marín, consejero delegado de Atlético de Madrid, para comenzar a dialogar sobre la extensión de su contrato que finalizará en junio de 2020. "En breve nos juntaremos", asumía el 'Cholo'.

Gallardo: "Hoy no pienso en la selección"
Gallardo: "Hoy no pienso en la selección"

Finalmente ayer, se sumaron declaraciones de Martino sobre la actualidad del fútbol argentino y, en particular, sobre la selección: "Desde lejos se nota peor", destacó el entrenador de Atlanta United. Su diagnóstico fue negativo: "Pienso que ha cambiado muy poco y que por ahí hasta puedo pensar que está peor". Martino, que lidera la Conferencia Este de la MLS -ayer derrotó 2 a 1 a Chicago Fire y a una fecha del final de la serie regular alcanzó el récord de 69 puntos-, según los medios mexicanos es el principal candidato para asumir en el Tri a mediados de diciembre.

En aquella nota del 30 de agosto, LA NACION ya advertía, por fuentes muy confiables cercanas a los protagonistas, que ni Simeone ni Pochettino dirigirían próximamente a la selección. Sentían que no era su momento, atrapados por el día a día de Atlético de Madrid y Tottenham, dos clubes donde están dejando una huella. También se apuntaba que Gallardo era otro imposible porque el entrenador de River había sido siempre muy crítico con la gestión de Tapia. Y el regreso de Martino, más allá de un real vínculo afectivo con Tapia, tampoco era viable si no se producía antes un vaciamiento de la AFA. Porque vale recordar que muchos de los actuales dirigentes estaban a mediados de 2016 cuando el entrenador de Atlanta United se marchó sofocado por el desgobierno y la falta de respaldo.

Simeone, concentrado en Atlético de Madrid
Simeone, concentrado en Atlético de Madrid

La AFA de Tapia se ha encorsetado en sus palabreríos para disimular la realidad: la selección no es su prioridad. Desde que la Argentina fue eliminada en los octavos de final de la Copa del Mundo de Rusia, hace 114 días, el comité ejecutivo prácticamente no la ha tenido en su agenda de temas. Ni la AFA impulsa el debate ni los clubes presionan para atender el tema. A nadie le importa. No hay reuniones, no se creó ninguna comisión de selecciones, ni tampoco se constituyó una junta de notables o exglorias para escuchar su palabra.

En lo que está trabajando el Área de Desarrollo de la AFA es en un plan estructural que obedece a cuestiones logísticas, formativas y hasta de comportamiento. ¿Ejemplo? Desde profesionalizar departamentos hasta dividir el país en regiones para crear centros de alto rendimiento. Valioso, sin dudas, un plan de fondo. Pero aún así es un tema que pocos conocen, que nadie explica, del que no participan los actores centrales del fútbol y que no derramará en la elección del futuro entrenador de la selección mayor. Ese seguirá siendo un mandato casi unilateral de Tapia. "Hasta fin de año vamos a tomarnos el tiempo para tener un proyecto y después vamos a traer al técnico. Vamos a escuchar a todos. Tenemos una oportunidad para no apurarnos, es un proyecto a diez años", ha repetido insustancialmente Tapia. El mismo que, individualmente, sin el consenso del cuerpo dirigencial, intentó aproximarse a Pep Guardiola, un caso que solo desnudó desprolijidades. Y que derrumbó el precepto del proyecto por delante del nombre.

¿Quién será el entrenador de la Argentina? Nadie lo sabe, pero nadie se preocupa tampoco. Al menos ahora se conoció, desde los propios protagonistas, que no serán Gallardo, Pochettino, Simeone ni Martino. Tampoco Gareca o Almeyda, que se cansaron de esperar una señal y siguieron adelante con sus carreras. Tampoco Pekerman, que observa con alivio desde afuera. Podrá caerle la oportunidad a Jorge Almirón, a Guillermo Barros Schelotto... O hasta a Javier Mascherano, un nombre que algunos desde Viamonte intentarán instalar. O Lionel Scaloni, un interinato que de ampliarse confirmará que la AFA hizo todo mal. En cualquiera de los casos se tratará de un parche ante la emergencia. El arte de simular.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?