Suscriptor digital

La Justicia chilena ordena que la Iglesia indemnice a víctimas

Una corte de apelaciones falló a favor de tres hombres que denunciaron abusos
(0)
22 de octubre de 2018  

SANTIAGO, Chile.- La Justicia ordenó a la Iglesia chilena pagar una indemnización de 450 millones de pesos (equivalentes a unos 671.000 dólares) a las víctimas de abusos sexuales del exsacerdote Fernando Karadima, confirmaron ayer los beneficiados con el fallo judicial.

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó un dictamen anterior y determinó fallar en favor de Juan Carlos Cruz, José Andrés Murillo y James Hamilton, que demandaron a la Iglesia por su negligencia y haber encubierto las denuncias de abuso sexual sufridas a manos de Karadima, expulsado de la vida sacerdotal por el papa Francisco en septiembre pasado.

"Nos alegramos profundamente, ha sido un camino muy largo (...) Este fallo debiera marcar el fin de la impunidad en materia de abuso sexual clerical", indicaron los tres denunciantes en un comunicado.

El tribunal chileno emitió su fallo el jueves, pero el texto de este no ha sido dado a conocer, por lo que las víctimas esperan que en los próximos días se conozca el detalle del dictamen.

La Iglesia chilena, que no emitió su parecer sobre este fallo, puede presentar una apelación ante la Corte Suprema.

Karadima, de 88 años, influyente formador de varios obispos, había sido suspendido de por vida de sus funciones por el Vaticano en 2011 tras ser condenado por abuso sexual de menores cometidos en las décadas del 80 y 90 en la parroquia de El Bosque, en una zona exclusiva de Santiago.

El caso de los abusos sexuales cometidos por Karadima es uno de los más emblemáticos en Chile por la influencia de este sacerdote dentro de la Iglesia chilena, institución que padece la peor crisis de su historia por los centenares de religiosos denunciados por pederastas.

"El Estado chileno se está poniendo al día a través de la Justicia para que, independientemente del poder de una organización, todos deban responder por sus actos, especialmente si tienen a su cargo el cuidado de niños, adolescentes y personas vulnerables", agregó el comunicado de las víctimas.

Hasta ahora, el papa Francisco aceptó la renuncia de siete obispos chilenos, expulsó del sacerdocio a otros dos obispos eméritos y a los sacerdotes Karadima y Cristián Precht, reconocido defensor de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

La Justicia chilena mantiene 119 causas abiertas por casos de abusos cometidos o encubiertos por obispos y sacerdotes.

El nuevo fallo revertiría una decisión de un juez de primera instancia que dictaminó en 2017 que no había pruebas del encubrimiento. Un elemento clave en el nuevo juicio sería la carta del arzobispo emérito Errázuriz revelada por el abogado Hermosilla, en la que el entonces arzobispo de Santiago rechazaba interrogar a Karadima en 2009 "por respeto".

"Por respeto a Karadima no le pedí al promotor que lo interrogara y solo le pedí a Andrés Arteaga, obispo auxiliar de Santiago, su parecer", afirmaba la misiva.

La Iglesia chilena aún podría recurrir esta sentencia ante la Corte Suprema. "Si bien no conocemos la resolución, en los últimos días se agregó un antecedente nuevo para la causa, del cual no teníamos conocimiento. Debemos analizar esta situación, junto con el fallo, para resolver los pasos a seguir", afirmó el Arzobispado de Santiago al difundirse ayer la noticia.

Agencias AP y AFP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?