Suscriptor digital

La mitad menos uno: por qué a Boca se le mojó la pólvora a las puertas de la semifinal de la Copa

Pablo Lisotto
(0)
22 de octubre de 2018  

La mitad menos uno. Esa es la cantidad de goles que tiene Boca (10) en la Superliga en comparación con los 22 que cosechaba después de las primeras 9 fechas del campeonato anterior.

El equipo de la Ribera tiene la pólvora mojada y sufre. Su promedio de gol bajó de 2,44 a 1,1 por juego. A sus delanteros se les cerró el arco en un momento donde necesita más que nunca convertir. Y no es algo que solo padezca Darío Benedetto , que t odavía no pudo volver a inflar una red rival después de su rotura en el ligamento cruzado de su rodilla derecha. Así como hace un año el Pipa lideraba la tabla de artilleros de la Superliga con 9 conquistas, hoy los goleadores del club son Cristian Pavón y Sebastián Villa , con dos, seguidos por Zárate, Cardona, Magallán, Tevez, Izquierdoz y Ábila, con uno. Antes de su grave lesión, Benedetto había marcado en el segundo semestre de 2017 apenas un tanto menos que todo Boca en este semestre.

Más allá de su escasez goleadora, el funcionamiento general del equipo que conduce Guillermo Barros Schelotto no es el mismo que 12 meses atrás y eso lo evidencia en la estadística. De aquellos 24 puntos sobre 27 posibles (ocho triunfos en cadena antes del tropiezo con Racing, en la Bombonera), Boca pasó a ganar la mitad (4), sumar 15 unidades y ubicarse en el quinto puesto.

Se da también otro contexto. A diferencia del año pasado, ahora Boca está en plena definición de la Copa Libertadores . La excusa de la rotación de nombres puede ser un argumento válido. De hecho, en la actualidad ningún futbolista xeneize completó todos los partidos. El único que dijo presente en las 9 jornadas fue el colombiano Villa, aunque en apenas dos (Argentinos y Central) completó los 90.

En medio de este presente, el GPS ya está direccionado al partido de pasado mañana. Ante una Bombonera colmada, Boca buscará desde las 21.45 hacer valer su localía frente a Palmeiras . Claro que se da una situación contradictoria: mientras al xeneize le está costando mucho convertir, el equipo paulista llega confiado a Buenos Aires, con un invicto de 15 fechas en el Brasileirao (donde es líder), y con un transitar copero a paso firme: en la Libertadores ganó sus cinco encuentros como visitante, en los cuales marcó 12 goles y apenas recibió uno. Fue 3-0 a Junior en Barranquilla, 2-0 a Boca en Buenos Aires, 3-1 a Alianza Lima en Perú, 2-0 a Cerro Porteño en Paraguay y 2-0 a Colo-Colo en Chile.

El equipo xeneize precisa recuperar su poder de fuego. Y lo más pronto posible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?