Suscriptor digital

El Banco Central espera una baja de la inflación desde noviembre

Guido Sandleris, presidente del Banco Central
Guido Sandleris, presidente del Banco Central Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Javier Blanco
(0)
22 de octubre de 2018  • 17:57

El presidente del Banco Central (BCRA), Guido Sandleris , defendió el programa monetario que esa entidad aplica desde comienzos de este mes al considerar que se trata de un régimen "sustentable" diseñado para que "los argentinos tengan la certeza de que ya dejamos atrás los duros meses que vivimos".

Lo dijo con relación a la elevada volatilidad cambiaria y a los efectos derivados de la fuerte depreciación que sufrió el peso, lo que provocó que "la inflación se haya acelerado desde julio en adelante hasta tocar el nivel visto en septiembre, que deja a la vista el desafío que enfrentamos". En este sentido, admitió que la inflación de octubre también "será elevada", pero confió en que tenderá a ir bajando en "noviembre y diciembre, aunque las tasas interanuales seguramente seguirán en alza hasta entonces, como ya reflejan las expectativas de mercado".

Dijo que a esa baja aportará el esfuerzo que lleva adelante el BCRA para sobrecumplir su meta de variación nula en la base monetaria en unos $60.000 millones en lo que va del mes.

Sandleris dio la segunda conferencia en lo que va de su corta gestión para presentar desde el Salón Bosch del Central el Informe Mensual de Política Monetaria (IPOM) de octubre junto a los dos vicepresidentes de la entidad, Gustavo Cañonero y Verónica Rappoport, y el gerente principal de Estrategia y Comunicación de la política monetaria, Mauro Alesandro.

"La escalada de la inflación nos llevó a tener la necesidad de abandonar el esquema de metas y adoptar un esquema más simple y contundente para asegurar la posibilidad de reanclar variables. Este cambio busca reducir lo más posible el riesgo de que volvamos a vivir meses como los que pasaron: no hay nada más peligroso que la volatilidad de los últimos meses", insistió.

De causas y tasas

La ponencia comenzó con una descripción de lo que, a juicio de Sandleris, llevó al país a esta situación crítica: "La herencia por años de políticas económicas desacertadas, el shock por la sequía y la volatilidad financiera global, y los errores propios al subestimar la corrección de los desequilibros recibidos y la situación internacional".

Luego el funcionario volvió a apelar a una trilogía cuando se ocupó de defender la solvencia del plan que lleva adelante la entidad desde comienzos de mes. Fue cuando explicó que la fortaleza del programa radica en que "partió de un tipo de cambio real alto y competitivo (que desalienta la demanda de dólares), con la situación monetaria más controlada -al haberse cerrado desde junio la emisión monetaria para financiar déficit del Tesoro nacional- y porque la situación patrimonial del BCRA ha mejorado al disminuir en los últimos meses el peso de sus "pasivos remunerados".

Este comentario fue destinado a desautorizar a los analistas que advierten sobre el riesgo de que se recree con las Leliq la bola de deuda de implicancias sumamente negativas para la economía que significaron las Lebac.

"Aun si pagáramos tasas del 72% por esta deuda de acá a diciembre de 2019, los pasivos remunerados totales del BCRA tendrían un costo que supone 7,8 puntos del PBI, cuando las Lebac llegaron a representar 11,2% en abril", ejemplificó antes de aclarar que ve esa situación como "muy improbable".

Con relación al elevado nivel de las tasas de interés, insistió en que es un valor que "ya no maneja" el BCRA, que decidió un ajuste por "cantidad" y no "por precio" cuando se comprometió a lograr una variación cero de la base monetaria para los próximos meses. "La tasa la determina el mercado. En algún momento va a bajar, pero no estamos en condiciones aún de decir cuándo", sostuvo .

A la vez recordó que, por un cambio en el esquema normativo, los mecanismos de transmisión de las tasas de mercado a los ahorristas se han hecho mucho más lineales, lo que favorece un auge de los depósitos

"Se está cumpliendo el objetivo de que las altas tasas de las Leliq se trasladen a la tasa de captación de depósitos a plazo fijo. Así llegan al ahorrista y ayudan a quitarle presión al mercado de cambios", insistió el funcionario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?