Suscriptor digital

Indignación popular en Uruguay por ataúdes con nombre de hinchas: involucran a un jugador de 14 años

Crédito: @WilsonMendez86
Nelson Fernández
(0)
22 de octubre de 2018  • 18:17

MONTEVIDEO.- Hace dos años, el hincha de Peñarol Hernán Fiorito fue asesinado a balazos cuando junto amigos celebraban el aniversario del club, víctima de una emboscada de hinchas del adversario clásico, Nacional, que fueron al pueblo de Santa Lucía para empañar aquella fiesta. Ahora, el dolor por aquella muerte reabrió heridas cuando en medio del clásico del fin de semana, la hinchada de Nacional exhibió en su tribuna, una caricatura de ataúd con el nombre de Fiorito. No fue el único inflable que simulaba ser un cajón de cadáver que apareció en la tribuna Colombes donde el sábado fue ubicada la barra brava tricolor, en el clásico que terminó empatado 1 a 1.

En medio de indignación popular, y de rechazo a ese acto que hicieron dirigentes y simpatizantes de ambos clubes, la Fiscalía de Corte impulsó una rápida investigación del caso para castigar a los culpables. La figura delictiva mencionada es la de "apología del delito", por celebrar el asesinato de hinchas en manos de barras bravas. La sorpresa fue mayor cuando la ampliación de las imágenes mostró que un futbolista que integra la selección juvenil celeste, era uno de los que levantaba el ataúd irónicamente en la tribuna. Pidió disculpas públicas, pero igualmente fue el primer detenido.

"Quiero pedir disculpas y poder defenderme ya que agarré el inflable sin darme cuenta de lo que tenía escrito y del mensaje que representaba", comentó Santiago Vargas, jugador del Defensor Sporting y del seleccionado uruguayo. "Me siento muy avergonzado y triste por haberme dado cuenta a lo que se refería, mil disculpas a la hinchada de Peñarol", escribió Vargas en sus redes sociales. El 18 de octubre había jugado por Uruguay en un amistoso contra el Gremio de Porto Alegre.

El fiscal Carlos Negro realizó el análisis de las cámaras de seguridad que la Policía tiene en el Estadio Centenario y en base a eso pidió la captura de otros ocho hinchas de Nacional. El caso de adolescentes es trasladado a la justicia de menores de edad, pero el fiscal Negro trabaja con los que sean mayores de 18 años. Otro inflable simulando un cajón de muerto estaba también pintado de amarillo, color de Peñarol, y llevaba el nombre de "Rodrigo", por el hincha asesinado en 2011, Rodrigo Aguirre.

Salvo alguna escaramuza aislada, la policía logró un resultado exitoso en el operativo de seguridad para el clásico Peñarol-Nacional, que siempre se ve como partido de fútbol con riesgo de escenarios de violencia.

La figura de "apología del delito" se corresponde a una pena mínima de prisión de tres meses y una máxima de dos años. Pero las autoridades judiciales cuentan con una posibilidad de asignar medidas sustitutivas, como la prohibición de ingreso a los estadios por determinado plazo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?