Suscriptor digital

Los echaron y golpearon por besarse, hicieron la denuncia y la pizzería desvinculó al encargado

Tomás y Joaquín estaban juntos en una pizzería de Palermo cuando fueron maltratados por algunos empleados del local
Tomás y Joaquín estaban juntos en una pizzería de Palermo cuando fueron maltratados por algunos empleados del local
(0)
22 de octubre de 2018  • 18:51

Tomás Rodríguez y Joaquín Guevara cenaban juntos en Accademia della Pizza, en la avenida Santa Fe y Scalabrini Ortiz. Ellos, que son pareja desde hace un año, relatan que vivieron uno de los momentos más feos de su vida cuando un mozo se acercó y les dijo que se retiren ya que ese era "un lugar de familia".

"Estábamos sentados del mismo lado de la mesa y se acercó el encargado del lugar y nos echó. Nos fuimos en ese momento, hicimos una cuadra y media escuchamos gritos, vemos que nos están persiguiendo. Era el mozo, el encargado y un lavacopas", relata Tomás.

"Nos pegaron en la cara, en los brazos, nos gritaban cosas, nos decían puto de mierda, les quisimos pagar, no querían que les pagáramos con tarjeta así que tuvimos que ir a un cajero mientras ellos seguían agrediendonos. Esperamos en la puerta a que nos hicieran el ticket, pagamos y nos fuimos. Mientras nos íbamos continuaron insultando", agrega la víctima.

Por su parte, desde la pizzería confirmaron a LA NACION la denuncia, negaron que los hayan echado sino "simplemente" les pidieron que dejaran de besarse aunque aún así decidieron desvincular al encargado de la noche. "Lo que hizo es una locura. El hombre nos explicó que se acercó a la mesa porque los chicos se estaban dando un beso y notaba cierta incomodidad de la gente, en realidad la incomodidad era de él evidentemente", indica el responsable del local Sergio Rivadulla y agrega: "Echamos al encargado y suspendimos al mozo".

Pero la noticia de que el hombre fue desvinculado de la empresa no fue una noticia simpática para la pareja: "El dueño del lugar accionó sin consultarnos echando al encargado, echó a una persona que nos corrió una cuadra y media diciendo que nos iba a buscar para cagarnos a trompadas. Ahora no sabemos qué va a hacer esa persona, porque al odio que tenía ahora se le suma el odio del desempleo en un país en el que no hay empleo. No sabemos qué va a pasar. Tenemos miedo", finaliza Tomás.

A través de las redes sociales el caso tuvo mucha repercusión y este sábado el colectivo LGBTQI convoca a protestar en la puerta del local por lo sucedido.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?